En:

Enfoco este artículo como una pequeña reflexión acerca de la salida de nuevos procesadores en los terminales Android y de cómo son de determinantes los mismos en el rendimiento y experiencia de uso. De manera resumida os voy a intentar explicar el estado actual del mercado de los fabricantes y el rendimiento de lo que podríamos considerar como el motor de nuestros terminales.

Hace más o menos dos años, JaimeH, un compañero erudito en Windows Mobile, me comentó que en 2009 iban a aparecer por fin procesadores a 1ghz. Obviamente nadie sabía que iba a haber una batalla campal, que su nombre iba a ser SnapDragon ni que iban a desencadenar la llamada «segunda generación» de teléfonos Android. Dichos procesadores han supuesto un salto cualitativo, debido a que hasta hace muy poco lo normal era que los terminales contasen con procesadores de poco más de la mitad de potencia que el citado SnapDragon. Se han abierto puertas que hasta hace muy poco parecían cerradas como puede ser la reproducción en HD a 720p o los juegos más avanzados. Además, los nuevos procesadores integran sistemas de comunicaciones avanzados como puede ser el WIFI N o incluso WimaX (este último tan solo en el tremendo HTC Evo). De cualquier modo, todos los fabricantes montan ya las comunicaciones genéricas (bluetooth, wifi, GSM, 3G, HSDPA), por lo que la diferencia real entre unos y otros es la potencia y la experiencia de uso que la misma conlleva; y,  como comento, no todos los procesadores SnapDragon son iguales ni todos los terminales montan ese procesador…

Partamos de la base de que este es un mercado muy jugoso y en plena expansión. El martes veíamos como el mercado de los SmartPhones ha crecido casi un 193% en un solo año, y eso se traduce en millones de unidades vendidas y de un beneficio muy elevado para aquellos que consiguen liderar este mercado tan emergente. Según previsiones, en 2013 se venderán 750 millones de unidades de SmatPhones, lo cual es un volumen altísimo y una facturación elevadísima. Hasta ahora y desde que qTek y HTC lideraron el mercado, Qualcomm había sido la compañía dominadora, pero han aparecido serios competidores que están haciendo tambalear la supremacía del gigante estadounidense; 3 de los rivales que vamos a analizar compran a ARM el núcleo de su plataforma y lo acompañan de «aditamentos». El núcleo y el resto de componentes es lo que se llama SOC (system on a chip), y tanto el SnapDragon como el resto de soluciones son precisamente eso. Pasemos a analizar las diferentes soluciones.

QualComm – Basado como comento en la arquitectura ARM, el tope de gama de los SoC de esta compañía es el citado SnapDragon. Dicho SoC varía desde el modelo QSD8250 hasta el QSD8650 que montará el anteriormente citado HTC Evo. Qualcomm llamó al procesador A8 mejorado Scorpion,  y al SoC le llamo SnapDragon. La familia completa son el QSD8250, el QSD8650, ambos frabricados en 65nm y solo se diferencian en las redes de telefonia que soportan. El primero las redes GSM, UMTS, HSDPA, y el segundo las redes americanas CDMA, WCDMA, WIMAX, Ev-Do. Luego estarían los QSD8650A fabricado en 45nm y hasta 1.5Ghz, y el QSD8672 igual que el anterior pero de doble nucleo. Volviendo a los mononúcleo, la velocidad base de dicho procesador es de 1ghz, pero Acer sacó hace unos meses al mercado un modelo con el QSD8250 a solo 768Mhz. El SnapDragon está siendo usado en la práctica totalidad de los nuevos terminales (HTC Desire, Nexus One, SE Xperia X10, …), y aunque es de un solo núcleo se prevé que para el año que viene estén disponibles los procesadores MSM7x30 (con mejoras gráficas y de sonido), 8X50A (45 nanómetros y 1.3ghz de velocidad) y 8X72, que será dual core, corriendo a 3ghz en total y capaz de reproducir 1080p. Todos los procesadores Qualcomm están basados en una modificación del «Cortex-A8» de ARM, a los que han introducido mejoras que ha usado ARM en la siguiente generación. Podemos decir, de hecho, que ARM es la base de los procesadores Qualcomm desde hace años, y lo que les ha dado para comerse casi todo el pastel de las ventas de smatphones gracias a la estabilidad y buen rendimiento que han mostrado siempre. Gráficamente, el coProcesador que lleva el SnapDragon es el AMD Adreno200, que solamente mueve 22 MegaTexels por segundo, mientras que el QSD8672 monta el modelo 220, que podría llegar a 80 Mt/s. De cualquier modo la competencia ha llegado, y parece que no son rivales débiles…

nVidia – Esta mítica multinacional con sede en California lleva 17 años innovando en el mercado de las tarjetas gráficas de escritorio y móviles, y hace muy poco se lanzaron al mercado de los procesadores completos para dispositivos móviles con su plataforma Tegra. Dicha plataforma está basada en la misma generación de ARM que monta Qualcomm (los Cortex-A8), y es en sí mismo un procesador y un sistema de comunicaciones completo (SOC). A pesar de que ha habido rumores de que iba a haber un Android con Tegra, parece ser que el primer sistema Android con esta plataforma va a ser el Adam Tablet, equipado con Tegra 2. Esta plataforma está basada en los Cortex-A9, la siguiente generación de ARM, y puede llegar a tener hasta cuatro núcleos dentro del mismo procesador (cosa que solamente QualComm consigue con A8 gracias a su diseño Scorpion). De hecho, ARM ha presentado pruebas de su A9 corriendo (nunca mejor dicho) a 2ghz. De cualquier modo, la plataforma Tegra fue presentada hace un par de años pero no ha sabido posicionarse bien, contando solamente hasta ahora con el dispositivo ZuneHD de Microsoft aunque dicen que la nueva Nintendo Ds llevará integrada la revisión 2 de su plataforma.

Tabla comparativa de diferentes terminales

Samsung -Esta empresa siempre me ha transmitido muy buenas sensaciones. Los productos de Samsung suelen destilar calidad, y normalmente su rendimiento y sus acabados están posicionados entre los mejores del mercado. Hasta el momento había utilizado muchas veces procesadores manufacturados por Qualcomm, pero en el próximo terminal, Samsung Galaxy S pro que tanto está dando que hablar, han montado un procesador también basado en ARM pero montado por ellos mismos. Dicho procesador tiene el nombre en clave de Hummingbird, y monta en su núcleo un ARM Cortex-A8, al igual que los Tegra o los Qualcomm. En este caso vamos a ver que el núcleo es importante, pero más importante son los componentes de los que se rodea, porque según Samsung, el rendimiento de Hummingbird es un 300% superior al SnapDragon. Esto puede ser debido a una de estas tres razones: 1.- Que no sea un A8 puro, sino que su fabricación sea de 45nM e Intrinsity, que ha trabajado con Samsung en la elaboración de su procesador, haya realizado modificaciones en el mismo para que rinda por encima de sus supuestas posibilidades (una especie de overclocking pero más seguro). 2.- Que tenga una GPU PowerVR SGX 540 overclockeada a 550Mhz, lo cual es poco probable por temas de calentamiento. 3.- Que en lugar de una tenga 2 o 3 GPUs funcionando en paralelo. Pero como aún no tenemos pruebas del rendimiento de su super-procesador, algunas páginas ponen en duda que la arquitectura de los terminales permitan los 90Mbt/s que el fabricante asegura que consigue. De cualquier modo, parece que monta un chip gráfico más potente que los SnapDragon (se dice que un PowerVR SGX 540 overclockeado), y el rendimiento de cualquier modo será superior si se cumplen estas expectativas de hardware.

Intel – Aunque os parezca raro, Intel ya estaba metido en la guerra de procesadores para teléfonos desde hace tiempo. Su marca xScale se basa en la estructura ARM, y la encontramos por ejemplo en la BlackBerry 8000. De cualquier modo, decidieron vender esta división a Marvell en 2006 porque no era rentable, y ahí quedo la cosa hasta hace no mucho… Porque Intel se ha dado cuenta del tremendo mercado emergente que está en plena explosión, y sus chips Atom (diseñados para el Asus Eee) están precisamente pensados para dar buen rendimiento con un consumo de energía ridículo. Como os comentábamos en este artículo, Intel, con su plataforma MooresTown (de 45nM), ha adaptado sus procesadores más modestos para que funcionen perfectamente con Android, y esto es algo esencial porque demuestra que quiere meterse de lleno en la guerra de procesadores móviles. No solamente han adaptado los Atom a Android sino que además brindan herramientas de programación para ayudar a los desarrolladores y hacer que la balanza no esté inclinada del lado de ARM por este motivo. Cabe destacar que Atom ya demostró su capacidad en el dual boot de Acer, dejándonos un magnífico sabor de boca. Dentro de unos meses nos llegarán los primeros Atom de doble núcleo, con el consecuente aumento del rendimiento. Además, una clara señal de las intenciones de Intel ha sido su acuerdo con Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC) para fabricar dispositivos Atom más eficientes en su uso en dispositivos móviles. Esto lo ha hecho después de un par de años en los que se rumoreó que Intel iba a comprar ARM, porque tiene 30 veces el capital que esta última. La gran baza con la que cuenta Intel en esta guerra es la compatibilidad. El juego de instrucciones (por así decirlo, el diccionario que usa) es el más amplio dentro de los dispositivos móviles, y es el mismo que usan los procesadores Intel o AMD de escritorio. Esto significa compatibilidad de las aplicaciones escritas para Windows, lo que nos abre un mundo nuevo dentro de los SmartPhones. Recientemente hemos tenido una noticia tremendamente prometedora con respecto al futuro de Intel en estos dispositivos, con el nuevo Atom Z6XX. Este procesador es el primero que admite Android, y ha demostrado en una prueba que es capaz de correr Quake III a 100fps, lo cual es algo muy reseñable dentro de los dispositivos móviles. Esto nos lleva a plantearnos que es posible que las deficiencias que se le achacan a las gráficas integradas de Intel no sean aplicables a los equipos móviles; siempre ha habido quejas de los usuarios respecto a los integrados gráficos de Intel, pero con el vídeo que tenemos a continuación queda demostrado que Atom rinde más que de sobra en dispositivos portátiles y puede ser competencia dura para los clásicos del sector. En el frente del ahorro energético, implementa la tecnología Intel® Intelligent Power Capability, que apaga las partes del procesador que no están en uso para evitar el consumo innecesario de energía. Ya sabemos que Intel cuando apuesta, apuesta fuerte; no piensan quedarse atrás en el mercado de procesadores portátiles y van a intentar liderar esta carrera como hacen en los procesadores de sobremesa y portátiles… A ver si consiguen posicionarse en este mercado y no cometen más errores en las formas de atacarlo, porque tienen hardware y recursos de sobra.

¿Cómo queda la batalla entonces?

Tenemos dos contendientes; por un lado, ARM que fabrica el procesador para Qualcomm, para nVidia y  y para Samsung (estas 3 marcas fabrican «lo que está alrededor», tipo chip de gráficos, comunicaciones extras, etc…). Por otro lado está Intel, que quiere meterse en la guerra de los dispositivos Android con su Atom, lo que eleva la competencia. Intel lo tiene realmente complicado porque por ahora han estado centrados en equipos de sobremesa, pero está claro que tienen un grupo de desarrolladores muy potente que está haciendo las cosas de maravilla, y que la compatibilidad que otorgaría poder ejecutar aplicaciones x86 en un móvil es una gran baza.

¿Qué procesador es mejor?

Como por ahora no tenemos teléfonos con Atom, nos vamos a ceñir a las pruebas; está claro que tanto Samsung, como Qualcomm o nVidia han fabricado dispositivos SOC tremendamente fiables y con muy buen rendimiento. Las 3 soluciones mueven perfectamente vídeos a 720p y son capaces de darnos una experiencia en juegos similar a la conseguida con el iPhone 3gs. Lo que también está claro es que tanto los nuevos procesadores de Samsung como los de nVidia están haciendo que Qualcomm se quede desfasado en sus propuestas para dispositivos móviles, debido a que el rendimiento del HummingBird y el Tegra2 como mínimo doblan a la capacidad del mejor SOC de Qualcomm, al menos hasta que saque el esperado 8X72 (con doble núcleo) y lo acompañe con un un procesador gráfico que pueda hacer sombra a las soluciones de sus dos rivales (aunque serán 3, porque Intel está demostrando que juega en serio) .

El futuro se presenta prometedor, con los ensambladores cada vez más enfocados al mercado multimedia, a los juegos y al rendimiento. Además el contendiente que se ha sumado a la fiesta, Intel, parece que quiere competir en serio contra sus tres rivales con una solución completamente diferente a lo mostrado hasta ahora y compatible con los programas escritos para x86… Veremos qué nos depara el futuro, pero pinta muy pero que muy bien.

Como despedida, os pido disculpas por los errores que pueda haber en este artículo; he consultado muchas páginas web y muchas fuentes internas de Intel para recabar información, por lo que supongo que algún error debo de haber cometido :(

Fuentes: PCA,Sramanamitra, OsNews, EeTimes, TgDaily, MaximumPc, sean the electrofreak y ElectronicWeekly

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Google Goggles: Traductor del futuro
NewsRoom: un lector RSS que promete y mucho