En:
No voy a desvelar a nadie que las operadoras son algo así como los bancos del siglo XXI, porque la usura de los primeros ya la hemos aceptado. Pero voy a ir al grano. Una vez llegó Android al mundo de la telefonía móvil y con el camino allanado por el iPhone al que se le debe su ultraprotección, que las operadoras no pudieran meter sus aplicaciones, sus servicios, su mierda publicitaria y porqué no ir mas allá, sus propios canales de internet, portales de conexión y semejantes aberraciones que hoy en día siguen existiendo. Y lo peor es que se incrustan como parásitos en nuestros móviles sin que podamos quitarlos, ni evitarlos, ni nada parecido. Me pregunto cuantos millones de € se embolsan al año por conexiones sin tarifas planas que se hacen por error. Eso por no hablar de las marcas del logotipo que imprimen.

El problema nace de la cultura del móvil gratis que se vive en España, donde por desgracia, aún no hay una ley que permita que cualquier móvil se pueda conseguir libre y haya operadoras que se aprovechen de eso, en su larga lista de abusos y choteos hacia el personal (hay para todos, tranquilos). Y claro, el pago por ese «Gratis» es estar atados 18 meses o más a esa operadora, durante el cual, el móvil les pertenece, así como nuestras facturas, en Vodafone los ya famosos errores de facturación, en Movistar los precios escandalosos y en Orange su servicio técnico de alta cualificación donde nadie habla tu idioma y los departamentos que siempre necesitas están comunicando.

Gastarse  270 euros como mínimo por un móvil libre hoy en día es para muchos, un escándalo, que sólo con el tiempo y la experiencia les hará cambiar de idea, así como en Europa la gente que no tiene un alto poder adquisitivo ( y los que no también) ya no compran casas si no que alquilan, el símil con la telefonía vendría a ser el mismo. Parece un gasto enorme e inútil de repente, pero que te comporta no sólo beneficios en la facturas con otras operadoras minoritarias que ofrecen planes de precios altamente competitivos, por no hablar que la comunicación está derivando a internet y sus complementos, Mail, Twitter, Facebook, Voz por Ip, Videollamadas, ect, ect. No comprenden y ante la incomprensión las operadoras de telefonía restringen, betan y constriñen en comandita ofreciendo a los clientes portabilidades a priori suculentas y cantos de sirena que luego son pesadillas de telenovela. Y si algún móvil no sale en exclusiva, por azar casuístico, todos ofrecen precios similares.

Pero el problema que más me molesta por tocar a Android de lleno son las aplicaciones preinstaladas. En mi primer HTC Magic sólo era un portal web, luego con el Samsung Galaxy S descubrí hasta 5 (creo recordar) aplicaciones absurdas, inútiles y que no se podían borrar, desde juegos (encima demos ¬¬), portales web con servicios del pleistoceno a Market propios como el de Movistar con 3 aplicaciones y lo de 3 no es un número retórico, son 3 literalmente, de la misma calidad que el Snake de un Nokia 8220. Y llegamos al penúltimo capítulo de terror, cuando a los HTC Legend, ansiosos por recibir Froyo viendo que los Desire lo acaba de recibir, se encuentran con que reciben una actualización que les mete 4 aplicaciones de Vodafone, que lo único que buscan es entorpecer la limpieza de la interfaz, el uso, y la libertad del propietario con markets de chichinabo, servicios de pago y agendas de contactos con olor a alcanfor.

Que las actualizaciones de Android y Google pasen por la supervisión de las operadoras ya me escama bastante, no sólo por el retraso, (y si no que lo digan a los de las HTC Hero de Orange o a los Nexus de Vodafone), si no que además hay sumarle el retraso de las fabricantes como HTC que tiene que adaptarlo, en el mejor de las casos, si no es que se olvida del terminal y adiós muy buenas. Ya suena a risotada en toda la jeta lo de las Magic, lo de del Motorola Dext, lo de tantos móviles huérfanos no ya de actualizaciones, sino de noticias claras sobre su futuro. Se está caminando por el acantilado peligroso del «sobamiento», y ese es en el que todos quieren meter la mano y poner su trocito para llevarse luego parte del pastel. Si todos meten la mano y todos tienen la mano sucia, al final no hay pastel, sólo caca.

Hay una forma de matar a Android, y esa es haciendo esto mismo, convertir los móviles en perritos disfrazados de rojos, azul o naranja, para rídiculo generalizado de los usuarios. Y que no se pasen la pelota entre ellos diciéndome que es culpa de el vecino Google o el vecino HTC.

Por suerte Android es la libertad de las alternativas, y las hay. Móviles libres, operadoras aún no manchadas del monopolio, Roms donde podemos instalar lo que queramos y la libertad de no escoger los móviles a los que les hagan esto. Muchos estarán de acuerdo conmigo ( o no) pero a la hora de la verdad, el dinero es el dinero y seguirán tragando con las vejaciones que se hacen al software de los SO móviles. Android e iPhone eran el comienzo de este fin, pero ya sabemos por donde se pasan algunos la libertad que ofrecía Android : POR EL ARCO DEL TRIUNFO. Esta ha sido mi opinión y mi carta abierta, que estad seguro que leerán Vodafone y Movistar y quizá Orange, aunque aún no les conozco ( y en petit comité en algún evento social me tirarán de las orejas entre vinitos y tapas y risitas) pero también se que se les caerá la cara de vergüenza algún día.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Zepp E
Experiencia gaming al máximo
Análisis Nest Audio
Probamos Genshin Impact en Android
Análisis Samsung Galaxy Z Fold 2
Exprimiendo la cámara de vídeo del OPPO Find X2 Pro
Análisis Motorola Moto G9 Plus
Análisis Ecovacs Deebot N3 Max
Análisis Poco X3 NFC
Opinión OPPO Watch
Probamos el Samsung Galaxy Z Fold 2 5G, el mejor plegable del mundo
Análisis Nubia Red Magic 5S
10 trucos y consejos para las notas de voz de WhatsApp
Análisis OnePlus Nord
Análisis ASUS ROG Phone 3

Lo más visto

3 juegos 3, Vintage: Mobile Andrio, TimeChaos y PAC-MAN Championship.
Especial Mapas Off-line para Android