No hay día que no veamos un nuevo anuncio de tablets, un próximo lanzamiento, una actualización… el iPad se adelantó pero después el resto de fabricantes no sólo respondieron sino que algunos de los productos presentados son verdaderos competidores en este mercado que está repitiendo el despegue que hace dos años protagonizaron los netbooks. Estamos viviendo casi una repetición paso a a paso con dos diferencias principales, por el camino el teclado se ha caído (aunque se puede añadir), y segunda, los sistemas operativos esta vez han sido sustituídos por los herederos de los usados en telefonía.

El mercado de las tablets supone un pastel tan apetitoso que nadie se quiere quedar sin llevarse su parte y aunque la mayoría de noticias están protagonizadas por las Galaxy Tab 10.1, Motorola XOOM, Asus Transformer o fuera ya de Android el iPad 2 o la Blackberry Playbook, también tenemos a los actores secundarios a los que ya les dedicamos un artículo.

Son esas tablets que no incluyen procesadores de doble núcleo, las mismas que no sólo no se actualizarán a Android 3.2 sino que ni siquiera verán jamás Android 3.0, pero a la vez las mismas que no cuestan 600€ y ponen al alcance de cualquiera poder decir que también tiene una tablet (aunque después las comparaciones sean odiosas), las mismas que incluso terminan siendo vendidas como eReaders económicos (aunque la autonomía no sea ni de broma la de un eReader, no sepan lo que es la tinta electrónica y leer libros en su pantalla LCD sea algo que tus ojos puedan pagar con el tiempo).

Es cierto que podemos encontrar tablets por menos de 100€ equipadas con Android pero ¿merece la pena un dispositivo así?. Es cierto que podreis tener una tablet a un precio mucho más asequible que incluso la Galaxy Tab original rebajada (ahora disponible en grandes superficies por 300€ libre) pero siempre que os encontreis con esos «chollos» debeis tener en cuenta varias consideraciones.

  • Jamás intenteis que su funcionamiento sea tan fluído como habeis visto en los vídeos de la XOOM o Galaxy Tab.
  • Soporte limitado o nulo para vídeos en alta definición.
  • Android 2.1 en la mayoría de casos, es decir, ni la apariencia, ni el sistema de notificaciones de Honeycomb sino una versión «estirada» en la resolución de la interfaz para móviles (lo mismo en las aplicaciones).
  • En algunos casos carencia de conexión con el Android Market.
  • Pantalla (y por lo tanto visualización) de inferior calidad en la mayoría de casos.
  • Nunca (y esto es para todos los tablets) se deberían usar como eReaders (los de tinta electrónica).
  • Pocas, por no decir ninguna en algunos casos, posiblidades de actualización.

Si sois conscientes de estas limitaciones y no necesitais una funcionalidad superior podreis obtener una tablet a un precio bastante económico comparado con los productos más conocidos. Sin embargo si lo que buscais es una tablet como las que os hacen soñar en los vídeos promocionales… siempre será mejor ahorrar antes de no poder disfrutar de la experiencia que Android y Honeycomb os pueden ofrecer en una tablet.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Los desarrolladores empiezan a pensar antes en Android
Especial hoteles en Android: Busca, compara y encuentra el mejor