Alucinando me encuentro todavía después de conocer cómo se las gasta Microsoft. Si ya criticábamos las técnicas de Apple y los sucesivos litigios legales con las patentes, los de Seattle no se quedan atrás en maniobras poco ortodoxas.

Algo que parece que se está convirtiendo en una más que cuestionable costumbre. Las patentes de software son un desmadre, y las grandes empresas como Microsoft parecen más interesadas en exprimir a sus rivales haciéndoles pagar licencias astronómicas que innovando y marcando diferencias. Pasen y vean señores como Microsoft  intenta monopolizar el mercado de los móviles.

Gracias a Barnes & Noble, empresa que comercializa libros, ebooks,dvd,etc. y dueña del Nook, hemos podido conocer cómo funciona la maquinaria de Microsoft para recaudar y exprimir al máximo con sus patentes de software. Es tal la manipulación y lo inmoral de sus tácticas que han tenido mucho cuidado en poderlas mantener en secreto para que no se sepan. Pero gracias a Barnes & Noble conoceremos cómo funciona detrás de las cortinas todo el teje maneje de patentes.

Así esta compañía, harta de el expolio al que está siendo sometida por Microsoft, ha presentado una carta con una serie de anexos a la comisión de comercio de Estados Unidos donde pone de manifiesto todos los acuerdos que se ha visto obligada a acatar y cómo las patentes de software que reclama Ms son tan absurdas y simples que no tiene sentido.

Según B&N, las patentes cubren partes del software de manera arbitraria y sobre cosas que no son esenciales en el sistema Android. y exigiendo para su uso unas tasas muy altas, una manera de vetar características de Android. Esto también influye en el diseño de hardware y software al cual se han de adherir a las especificaciones que exija Microsoft para poder obtener licencia. Una maniobra que sin duda es ilegal,opresiva y totalmente contraria a la libre competencia. 

En esencia, Barnes & Noble afirma que Microsoft está atentando usar las patentes para sacar el software de código abierto fuera del mercado. Actuando para ello como un troll con las patentes, dejando a las compañías que usan android con una encrucijada: pagar los carísimos derechos de patentes de Microsoft por cosas triviales, invalidas o claramente que no infringen patentes, o gastarse una fortuna en abogados.

¿Y como no se ha sabido hasta ahora esta situación? Pues porque Microsoft se ha curado bien en salud para que estas tácticas no se conozcan. Por ejemplo en el caso del Nook, Microsoft no quiso dar a conocer a B&N qué patentes estaba infringiendo hasta que no firmara un «Non-disclosure agreement». Una especie de acuerdo de confidencialidad en el que obliga a la otra parte a no desvelar ningún tipo de información relativa a esas patentes. Tras negarse varias veces a firmarlo ya que tanto Android como Nook son de dominio público y no tenía sentido la confidencialidad, B&N no se doblegó y firmó un acuerdo mucho más ajustado y que ha permitido conocer estas tácticas.

Así pues parece que el mercado está en este plan, con unas tácticas más propias de la mafia que de una empresa que tanto ha aportado en tiempo pasado a la informática y la tecnología en general. No concibo como se pueden registrar patentes de software tan absurdas como las que Microsoft reclama (aspecto del navegador, poder seleccionar texto o hacer anotaciones en un ebook). Pero aún me parece más lamentable cómo Microsoft se lucra con ello. Ya veremos cómo acaba este litigio, de la cual esperemos se lleve una investigación a buen puerto y se acabe con estas tácticas rastreras.

Via | Groklaw

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Google Music, la tienda de canciones, el sello discográfico y el futuro de la música
El blindaje de seguridad definitivo para tus aplicaciones