Otro increíble teléfono de Samsung que os presento para vosotros, tras haberos analizado a fondo el Samsung Galaxy S II y el Galaxy S, y la cosa cada vez, va mejorando, que duda cabe. Se superan una y otra vez, la evolución del Nexus S no es sólo una evolución al uso, es un cambio importante. ¿Quieres que te contemos más sobre el Galaxy Nexus?

Qué duda cabe que lo que más impresiona de este smartphone inicialmente es el sistema operativo. Y al ser el primero que lo trae más aún, y tal vez eso pueda hacer que sea una review conjunta de teléfono y Ice Cream Sandwich, no podría evitarlo. Además de eso, en algunos puntos lo haré en clave comparativa, pues así respondo a una de las preguntas que más me hacen estos días: «¿cuál te cogerías tú el Galaxy S II o el Galaxy Nexus?».

Análisis externo

Esta obra de arte de 135.5 x 67.9 x 8.9 mm y 135 gramos de peso se ha ganado mi corazón y lo primero, por su aspecto físico. No deja de ser una mezcla entre el Nexus S y el Galaxy S II, pero su sencillo y precioso acabado le da un aspecto de vanguardismo que me encanta. El hecho de que sea curvado (pantalla incluída, por supuesto) es algo que marca la diferencia. Muy cómodo de coger, muy cómodo en la oreja.

Su gran pantalla SuperAMOLED de 4,65″ es una maravilla, aunque eso sí, hecho de menos que sea Gorilla Glass, la pantalla del Samsung Galaxy S II en ese sentido me parece mejor, pues para mi esa característica es muy importante pues suelo llevar bastantes cosas en los bolsillos, por lo que podría dañar la pantalla casi sin darme cuenta.

La falta de botones inicialmente es algo que se hace extraño, sobre todo por el botón de menú (al que adoro profundamente), pero en realidad, Google ha hecho que no lo echemos en falta con los menús contextuales, por lo que no tendréis queja en ese sentido. Eso sí, los botones de volumen (a la izquierda) y el de encendido (a la derecha) no han desaparecido, lógicamente. Minijack de 3,5 mm y toma de microUSB se encuentran en la parte inferior, algo que a mi, en el caso del minijack no me gusta, pero no es un problema importante.

También vemos el altavoz en esa posición, igual que el del Galaxy S II, pero al estar centrado es más fácil de tapar sin darnos cuenta. El acabado grip de la tapa trasera hace que al tacto sea muy agradable y tenga mejor agarre en nuestras palmas.

También vemos la cámara, de 5 MP con su flash LED, algo inferior a la del Galaxy S II, luego lo valoramos en profundidad. En la parte delantera, la cámara para videollamadas y el face unlock (1,3 MP) y los sensores de proximidad y luminosidad, pero sobre todo, el LED de notificaciones, muy vistoso y elegante, multicolor (dependiendo de la aplicación).

Podréis comprobar en la galería, más abajo, que es algo más largo y grueso que el Samsung Galaxy S II, pero no en exceso, no se hace incómodo ni es un teléfono gigante.

Hardware y características técnicas

Empezamos la parte técnica hablando, por supuesto, del procesador del teléfono, en este caso un Dual-core que corre 1.2 GHz, es un Cortex-A9, con chipset de Texas Instruments, el OMAP 4460 concretamente, y aderezado con un gran procesador gráfico, PowerVR SGX540. La evolución técnica no es tan grande con respecto al buque insignia de Samsung, cosa lógica, sabiendo que los coreanos apuestan siempre por la familia S de manera más agresiva, pero tiene muy buen rendimiento. Su único defecto en cuanto a rendimiento es más cosa de ICS que del teléfono, luego os lo explico.

En cuanto a memoria, destaca su RAM de 1 GB, y el hecho de no tener almacenamiento mediante SD, sólo teniendo el almacenamiento interno, de 16 GB (como en mi caso) o 32 GB. Por supuesto, quiero destacar también su batería de ion de litio con 1750 mAh. Sinceramente, debería con esto ir algo mejor que el Samsung Galaxy S II, y la verdad es que no es así, en mi experiencia duran exactamente lo mismo, así que esa «no ganancia» debe de ser debido a ICS y el problema que os he mencionado antes y que trataré en el análisis de software.

Conectividad: Wifi a/b/g/n, HSDPA, HSUPA, LTE, DLNA, GPS, Bluetooth 3.0, Wi-Fi hotspot y Wi-Fi Direct, además de NFC, que no he llegado a utilizar todavía. Debo decir que el Wi-Fi Direct funciona peor que en el Samsung Galaxy S II, pero me consta que se solucionará con la actualización a Android 4.0.2. Lo demás, de cine. La velocidad de descarga o de navegación es espectacular, al menos con la red de Vodafone, que es la que he utilizado para las pruebas.

La gran pega que le pongo es el GPS, tarda bastante en conectar inicialmente (lo he probado con el cielo despejado, nublado, lloviendo y en diferentes zonas), pero también es un problema localizado y que se solucionará con posteriores actualizaciones, al fin y al cabo es el mismo chip que el del SGS II y en éste va de fábula.

La cámara es también de lo que más frío me ha dejado, la verdad. Es inferior técnicamente a la del Galaxy S II, y se nota en la práctica, con esto no quiero decir que sea mala cámara, porque no es así, pero es que la cámara del SGS II es mucha cámara. Con luz nocturna es donde más se nota el cambio, evidentemente. La inclusión de las fotos panorámicas en ICS tampoco me parece la repanocha, es muy cómodo, eso es verdad, pero hay que tener un pulso y un control de los tiempos excesivamente bueno para que la foto salga bien. Por último, la carencia de Radio FM puede ser una pega para algunos, pero ya sabéis que eso ya depende más de Google que de otra cosa, que no lo ha puesto en ninguno de sus teléfonos (bueno, en el Nexus S está entre los circuitos pero no se puede llegar a usar).

Es un buen conjunto de características técnicas, y las aprovecha al máximo, como demuestra, por ejemplo este Benchmark realizado con Antutu 2.4.3, con un resultado de 5923.

Software (Ice Cream Sandwich)

Lo primero que quiero decir es que me encanta Ice Cream Sandwich y me encanta la capa vainilla de esta nueva actualización, no sé qué harán luego los fabricantes con su capa particular, pero es difícil de superar por simplicidad, vistosidad y ese aire de modernidad que le da. Pero eso sí, debo decir que los cambios son casi más los que tendríamos con un cambio de ROM o con las propias características que traen consigo Lauchers con ADW EX o Launcher Pro, de hecho casi todo lo nuevo que trae vienen de estos launchers y sus características.

La distribución por carpetas es una gran ayuda y está hecho muy bien, tanto por su comodidad como por lo bonito que lo han dispuesto. De igual manera toda la parte nueva destinada a Widgets (redimensión, apartado ex profeso en el Drawer…), la customización del dock inferior, o incluso el propio Drawer son la leche, me gustan mucho.

El problema del que os hablaba antes es la gestión de la multitarea. Si bien es muy cómo llegar hasta ese menú (¿botón? pulsador de la derecha) y con simplemente arrastrar hacia la izquierda deja de correr en segundo plano la aplicación. ¿Cuál es el problema? Que no las quita de ahí a no ser que tú lo hagas manualmente, por lo que a lo largo de un día podéis tener muchas aplicaciones corriendo en segundo plano que en versiones anteriores de Android se mataban solas por desuso. Es bueno y malo, depende de cómo lo veamos. Te da el control a ti, sin duda, pero la batería y la velocidad de algunos procesos se pueden ver resentidos si no vas quitando apps de vez en cuando.

Ese mismo sistema, el de arrastre (en este caso a la derecha), también lo aprovecha en la barra de notificaciones para quitar una determinada notificación del medio en caso de que no nos interese. Esto lo hace muy cómodo y lo uso constantemente, puede parecer una tontería pero me parece un gran avance, para que sólo te recuerde lo que quieras recordar y no esté el LED brillando por cosas que no te interesan ver en un determinado momento o que tienen menos prioridad.

Podéis ver en las imágenes que la barra de búsqueda de Google siempre está presente, no es algo opcional ni que puedas colocar en alguna de las 5 pantallas de las que disponemos, lo cual es de gran utilidad. También hay que destacar el Dialer por su diseño gráfico, aunque deberían de incluir la búsqueda rápida de contactos mientras marcamos, como en casi todos los Android, pues es de gran ayuda, sin duda.

No os voy a contar nada nuevo del Face Unlock, es un buen sistema pero como ya se demostró, se puede llegar a «engañar» con una foto frontal, por lo que si lo tenéis activado como teléfono con una VPN no nos dejará elegir esa opción para el desbloqueo de nuestra pantalla, lógico.

El teclado también es muy  bonito y su sistema de detección de palabras funciona bien, pero sigo prefiriendo otros como Swiftkey o Swype.

Pues eso, me encanta Ice Cream Sandwich y su capa por defecto, le saca todo el partido del mundo a Android, de verdad.

Análisis de usabilidad

Le he pegado unos tutes importantes, y la batería ha aguantado por lo general un mínimo de 18 horas, ya digo, siempre conectado a 3G, habiendo probado varios juegos, utilizando el GPS, Google Maps, Whatsapp, envío de SMS, llamadas constantes, mirando las dos cuentas de correo con bastante asiduidad, haciendo bastantes fotos…

Ha aguantado más de 24 horas en varias ocasiones (los días que menos intensivos fueron, pero siendo aún así un uso mayor que el habitual). Con todo esto, ¿que tenemos? Una muy buena batería y cero problemas.

Muy cómodo y agradable al tacto y muy ligero, se coge y se sostiene sin ningún problema pese a su gran tamaño. La pantalla es una pasada, se ve estupendamente bien, aunque bien es cierto que la capa oleofóbica es algo inferior a la del Samsung Galaxy S II y se «mancha» con algo más de facilidad, pero no en exceso.

La calidad del sonido es bastante estándar, no sé si es porque lo sigo comparando con el SGS II, pero no he visto grandes diferencias, lo cual es una buena noticia. Lo que sí es curioso es que se oye peor con sus propios cascos que con otros, no sé exactamente a qué es debido, porque los otros no son de grandísima calidad (son de un Wildfire concretamente).

Lo que me ha encantado es el navegador y su velocidad, así como la fluídez del sistema en sí, el paso de pantalla a pantalla es perfecto, simplemente.

Conclusión personal

Si tuviera que decir «¿recomendarías este teléfono?» diría claramente que sí, y la nota que le pondría en general es de un 9 alto.

Que yo no eche en falta mi SGS II es un dato a tener en cuenta, pero si tuviera que decir cuál es mejor, diría que es un empate técnico, porque la estética del teléfono me gusta más (es un diseño espectacular) y considero que empata las comparaciones negativas con respecto al SGS II (cámara principalmente). Además de por supuesto, Ice Cream Sandwich. Si fuera vosotros no lo dudaría ni un momento y me haría con uno, pues es ya digo, uno de los dos mejores teléfonos del mercado.

Mediante operador como ya sabréis, sólo podéis adquirirlo con Vodafone, como viene siendo habitual en la familia Nexus, y como en el caso de sus anteriores hermanos (One y S) el teléfono es libre de nacimiento. También podréis adquirirlo en tiendas especializadas como os hemos contado en varias ocasiones.

Os lo recomiendo muy mucho. Así de sencillo. TE-LE-FO-NA-ZO.

Galería

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 motivos que justifican dar el salto al 5G en 2019
Análisis del Samsung Galaxy A80
Análisis de Samsung Galaxy Tab A 10.1 2019
Guía de compra para móviles Xiaomi
Controla tu móvil SIN TOCARLO – SÓLO CON LA VOZ!
Cómo AHORRAR DATOS en INSTAGRAM
Análisis Xiaomi Mi 9T
Análisis Xiaomi Mi True Wireless
Análisis Amazon Kindle Fire 7 2019
TRUCAZO: Acelera los audios de WHATSAPP #STOPTURRAS
Cómo pasar de audio a texto automáticamente
Análisis OPPO Reno 10x Zoom
Samsung Galaxy M20 vs Xiaomi Redmi Note 7
¿Sin ESPACIO en Android? Cómo LIMPIAR tu móvil
Análisis Huawei P30 Lite
Facedroid, Facebook optimizado para tablets
Resultados del tiempo interactivos ofrecido por Google en tu Android