La verdad es que es un tema del que no me canso de hablar, aunque casi siempre digo lo mismo. El tema del que me gusta tanto hablar, es un tema del que estamos recibiendo noticias día si y día también, porque cuando no es Apple contra Samsung, es Apple contra Motorola, Google contra Oracle, EMI-Sony-Universal contra Pablo Soto* y así… El caso es demandar a alguien porque nos plagia la idea y se lucra con ello (o permite que se lucren otros, o impide que nos lucremos nosotros, aparentemente…).

¿Por qué hablar de este tema ahora? Bueno, la mejor respuesta que os puedo dar es porque me sale a mi de las pelotas ¿y por qué no? Es un tema que desgraciadamente siempre está de actualidad, y que es conveniente tener presente y forjarse una opinión (a favor, en contra o todo lo contrario…).

Hoy viene a colación de varios artículos que han aparecido en los medios relacionados, como que finalmente la corte de los Paises Bajos ha permitido a Samsung comercializar el Galaxy Tab diga lo que diga Apple (a buenas horas, ¿quién compensará ahora a Samsung la campaña de Navidad perdida?) y que Apple (siento repetirme, pero es que para demandas son actualmente la compañía que proporciona el mejor ejemplo) ha gastado en el caso contra HTC (sí, sólo en una de las demandas) 100 millones de dolares para conseguir una sentencia favorable que HTC ha esquivado con una simple actualización de software que puso fin al software del que partió todo este despropósito.

Puede parecer poco dinero para una compañía de esas dimensiones, pero teniendo en cuenta la cantidad de frentes abiertos ahora mismo por los chicos de Cupertino, la pasta empieza a ser un despropósito importante, y teniendo en cuenta que nos hallamos en una situación de crisis mundial parece incluso una burla. Además, la manzana de la tentación no es la única compañía que se ha pulido una pasta en asuntos relacionados con patentes, os recuerdo que la gran G ha desembolsado nada menos que 17.000 millones para adquirir Motorola y blindarse en cuestión de patentes.

Y no son los únicos dos contendientes en liza, recordemos que Microsoft está cobrando a los fabricantes por cada dispositivo Android que venden por infringir una o varias patentes de ellos (que no son reveladas hasta el momento de la firma de un acuerdo de no divulgación…), lo cual resulta curioso, pues Microsoft acaba consiguiendo lo que Google no, cobrar por cada dispositivo Android que se vende.

Y ahora deberíamos preguntarnos, ¿dónde nos lleva esto? ¿qué sentido tiene que los fabricantes deban preparar sus dispositivos contando con una importante partida presupuestaria destinada a aliviar los daños legales que puedan provocar? Y por supuesto, ¿hasta donde podríamos llegar si no fuera por esta charada legal?

Fuentes: Engadget, Phandroid

*El caso de Pablo Soto no fue por infracción de patentes, es simplemente una broma relacionada, por tratarse de un juicio disparatado, en el que demandaban a un desarrollador de un software de intercambio de archivos mediante P2P una indemnización multimillonaria (a pesar de que no se había lucrado con dicho software). Si no lo conocéis os recomiendo investigar un poco sobre el tema.
Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Probamos el Samsung Galaxy Z Fold 2 5G, el mejor plegable del mundo
Análisis Nubia Red Magic 5S
10 trucos y consejos para las notas de voz de WhatsApp
Análisis OnePlus Nord
Análisis ASUS ROG Phone 3
Análisis Google Pixel Buds 2
Análisis Xiaomi Mi Band 5
OPPO Find X2 Lite vs realme X3 SuperZoom
Oppo Find X2
Análisis realme Band
Microsoft Surface Go 2
Microsoft Surface Book 3
Análisis Huawei P40 Pro Plus
Análisis realme Buds Air Neo
Análisis Xiaomi Redmi Note 9 Pro

Lo más visto

Mejora el volumen de tu Android con Volume+
La interfaz de Ice Cream sandwich en PSD, una gran herramienta para diseñadores y desarrolladores