El otro día hablando con un amigo sobre móviles y cómo han cambiado las cosas con estos, me di cuenta lo que ha cambiado Android desde el principio. Uno es consciente de que hay cosas diferentes, pero es cuando se pone a ver detalles concretos y a pensarlo bien cuando de verdad se da cuenta del impresionante cambio y revolución que poco a poco ha ido sufriendo el sistema operativo de Google, o el del monigote verde, para los amigos.

Quizás este sea uno de los primeros recuerdos nostálgicos que tengo sobre Android. Recuerdo cuando todavía era un proyecto y le hablaba a mis amigos sobre un sistema operativo de Google para móviles que lo iba a cambiar todo. Algunos me miraban como si estuviera majareta, pero había alguno que me prestaba mucho interés. Recuerdo concretamente uno de ellos, interesadísimo en el tema. Hoy tiene un iPhone 4, cómo son las cosas, ¿verdad?

El caso es que cuando ya Android se convirtió en una realidad lo conocía muy poca gente. Tardé un poco en entrar en el mundo debido a problemas económicos, pero a finales de verano de 2009 ya tenía mi HTC Magic. Nadie sabía qué leches era eso, pero recuerdo perfectamente como para aquél entonces Android no era Android, era «ah si, lo del muñequito verde ese«, a lo que las chicas solían añadir «tan mono«. Lo que me mataba de la risa era cuando alguien me decía «Danny, mira cómo va el partido en Internet, que tienes un iPhone«. Si Steve Jobs te escuchase… pensaba yo. Ahora ya poca gente me pide mi iPhone.

¿Qué recuerdos aquella HTC Magic verdad? Y ya no os digo a los que hayáis tenido una HTC Dream, es para guardarlo como un tesoro. Yo de hecho hace poco volví a usar mi Magic, con una Cyanogen Mod 7, y la verdad es que va muy bien. Pensé que me iba a volver loco, pero para tareas simples sigue siendo un teléfono muy válido, aunque es obligatorio tener una ROM custom.

Entré en Android en parte por lo que me gustaban los servicios de Google, pero sobretodo gracias a HTC. Les llevaba siguiendo un tiempo, y había sido un orgulloso poseedor de una HTC Tornado y una HTC Touch, ambas con el infierno de sistema operativo que era Windows Mobile. Al principio de los tiempos Android, HTC fue su mayor partner, y si seguías la marca estabas muy al día de Android. Se podría decir que mi camino estaba siendo guiado hacia un final inevitable: Android.

Bueno, ¿y qué me decís del primer Market? Madre mía, qué recuerdos. Lo mismo tenía 100 aplicaciones (estoy exagerando). Si os digo la verdad no sé por qué entonces me gustó tanto Android, porque sigo pensando que la base hoy en día de un sistema operativo es su market de aplicaciones. No me malinterpretéis, un sistema operativo móvil necesita muchísimas cosas para ser bueno, el market no lo es todo, pero es la base para que el resto importe. Si funciona genial, tiene de todo, es sencillo y a la vez funcional… no sirve de mucho si el market cojea y sólo tiene unas pocas aplicaciones útiles. Es de hecho lo que hizo que primero iPhone triunfara y que luego Android levantase el vuelo y se hiciese tan famoso como es hoy en día. Y sin embargo al principio el Market de Android era un despropósito, aunque supongo que para aquél entonces nos parecería la caña, pero mucho ha cambiado desde entonces.

Pero si algo ha hecho evolucionar a Android son las actualizaciones en su sistema operativo. La verdad es que lo que ha hecho Google nombrando a sus actualizaciones por orden alfabético y eligiendo siempre nombres de dulces ha dado mucho juego. Como siempre he estado metido en el mundo de los blogs mis amigos me preguntaban por el tema medio en broma, medio en serio: «Oye, ¿ha salido ya Android Chupa chups algodón de azúcar 27.4 o qué?«. Lo peor es que la respuesta era: «No, no, la nueva es Ice Cream Sandwich 4.0«. La verdad es que uno no sabía quién estaba de coña, y para un tercero en la conversación simplemente estamos como una cabra.

Lo cierto es que estos nombres ha hecho que las actualizaciones y las versiones hayan sido algo de lo que la gente ha ido siendo más consciente, ya que digamos que lo ha popularizado. También el hecho de que cada vez más gente fuese consciente de las versiones de Android le hizo ganarse la fama de la fragmentación, y le diese tantas escusas a otros para ponerlos a parir por ellos y hacerles famosos por algo como esto. Pero comparemos Android Donut con Android Ice Cream Sandwich. El comienzo con la actualidad. Bueno, ahora que lo pienso, creo que sería una locura, ponernos a comparar eso es como nombrar las diferencias entre el avión de los hermanos Wright y un Airbus A380, poco tiene que ver lo que Donut nos ofrecía con lo que hoy ofrece Ice Cream Sandwich, pero lo cierto es que en el fondo son lo mismo.

Android se ha ido adaptando a los tiempos, a las necesidades que la gente tiene hoy en día, y su evolución ha estado marcada por ello. Yo recuerdo con nostalgia los principios de aquél muñequito verde tan mono que con el tiempo ha crecido y se ha convertido en Android, el sistema operativo móvil más extendido en el mundo y que ya raro es aquél que no lo conozca.

¿Cómo recuerdas tu los comienzos de Android? ¿Y tus comienzos con él? ¿Qué diferencia es la que más notas en las últimas versiones con respecto a las primeras?

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Paga lo que quieras y llévate tres o cuatro súper juegos Android: El Humble Bundle
Entérate de lo que les gusta a tus amigos en Facebook con Likes!