Un grupo de analistas de mercado (Strategy Analytics) y un importante analista de negocio (Mark Sue) se han unido para realizar un estudio profundo sobre la vida media de un sistema operativo móvil. De este análisis podemos sacar varias conclusiones, y cuadra perfectamente con el ciclo de vida del SO de Blackberry, de Symbian, de Windows Mobile… ¿Están Android e iOS acercándose peligrosamente a una crisis de mediana edad?

La premisa centra sobre la que se basa este estudio es que un SO móvil tiene una vida útil de 10 años de desarrollo, lo cual parece cumplirse si tenemos en cuenta la muerte de Windows Mobile (2000-2001) y Palm (1996, con renacimiento en 2002), y el estado comatoso de Symbian y Blackberry OS (2001-02).

Strategy Analytics nos muestra en un gráfico el estado de los ciclo de vida de todos estos sistemas operativos, y nos viene a sugerir que tanto el Sistema Operativo de Apple como el de Google están destinados a seguir el mismo camino que sus predecesores, si bien nuestro SO favorito no sigue exactamente la misma tendencia de crecimiento que sus congéneres.

Android, de momento, se escapa al movimiento curvilíneo que sí vemos en el resto de competidores pasados y presentes y esto es debido a que nunca habíamos visto un SO multifabricante y multiplataforma de tal magnitud, la propia variedad en todas las familias de precios hace que no sea comparable en este sentido y de ahí que la pendiente sea tan diferenciada.

Si bien creo que este análisis dice la verdad hasta lo que conocemos hoy en día y se han cumplido los parámetros en cuanto a ventas de dispositivos, cuota de mercado y evolución en el ciclo de vida de los sistemas operativos, no tiene en cuenta algunos factores ambientales. Primero, los previamente muertos (o a punto de morir) eran sistemas que luchaban con una feroz competencia por varios frentes, ahora mismo, la «pelea» se ha focalizado en 2 competidores (a lo sumo 3, pero aún en pañales está Windows Phone), por lo tanto, y lo que quiero decir es que esa duración media de 10 años no es más que fruto de la aparición de nueva oferta y nueva competencia, mientras que ahora mismo, no parece que nadie se vaya a unir a la terna de participantes, a no ser que los fabricantes tengan a bien empezar a apostar por sus propios SO (HTC y Samsung lo han intentado y lo seguirán intentando), pero no creo que sea el caso, teniendo en cuenta que ahora mismo caerían en el olvido y no estamos para tirar dinero en proyectos que poco futuro pueden tener. Lo multimarca es el futuro, precisamente por poder contar con el apoyo de muchos fabricantes, amén de poder ajustarse más a todos los rangos de edad y a todos los clientes objetivo posibles. Apple se mantiene porque es Apple y por el «efecto religión», y lo seguirá haciendo, al menos por otro lustro más, eso seguro.

El segundo factor es el efecto tablet, es decir el desdoblamiento de los SO hacia dos caminos y la convergencia entre ellos, smartphone y tablet, y si me apuráis, también televisión. Esto hace que la capacidad de «refresco» de éstos no sea la que podíamos ver antiguamente, pues se quedaban obsoletos con bastante facilidad.

¿A vosotros os parece que Android e iOS están cerca de una crisis de mediana edad? ¿La tendencia de Android parece desafiar las reglas del mercado? ¿Creéis posible que aparezca competencia digna de aquí a 2-3 años que les hagan caer drásticamente en su porcentaje de cuota de mercado? ¿Se acerca el declive de iOS y Android?

Via | Apple Insider

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
Linpus consigue portar Android 4.0 Ice Cream Sandwich a nuestros PC
FTL Launcher, un launcher ligero y ultrarápido