Con tantos cientos y cientos de aplicaciones en el Market uno se pierde, es normal, y de vez en cuando se encuentra una super-aplicación en medio de esa inmensidad que merece la pena de verdad. Este es el caso de PicShop, una aplicación de edición fotográfica, que lejos de querer imitar a Instagram y sus gemelos, realmente nos ofrece herramientas de edición fotográfica que funcionan genial.

Aclaremos dos cosas antes de empezar. PicShop tiene dos opciones, una gratuita y otra de pago, y la de pago son 3.99€, muy por encima de la media. Aunque la gratuita nos ofrezca casi todo lo que podamos necesitar (luego aclararemos las diferencias), se encuentra con un gran problema, y es que debido al anuncio de la llegada de Instagram a Android esta aplicación en su versión de pago se va a ver ensombrecida por la famosa red social de fotografía que acaba de llegar a Android.

La otra cosa a aclarar: Este programa es para smartphones. Con esto simplemente quiero decir que los resultados no son los mismos que editar una fotografía tomada en RAW con una Canon 5D Mark III y editada en Photoshop. Tenemos que recordar que hay limitaciones, pero la gracia de PicShop es lo increíblemente rápido que aplica los retoques y lo bien y fluida que funciona. Una vez aclarados estos dos detalles vamos con la aplicación.

Controles y Edición

Cuando arrancamos PicShop nos encontramos con una interfaz que imita Ice Cream Sandwich, que para empezar le da un aspecto magnífico. Lo primero que tendremos que hacer es seleccionar «Load», y podremos cargar una imagen desde la galería o captarla con la cámara del teléfono.

Una vez cargada la imagen tenemos 4 opciones de edición. La básica (y seguramente más importante) es «Edits». Aquí tenemos controles de Autoarreglo, brillo, contraste, color, punto de enfoque (una pasada), tilt % shift, eliminación de ojos rojos, nitidez, recorte y rotación, ¡y esto es sólo la primera parte de la edición!

Al abrir cualquiera de los controles nos encontramos con una o varias barras que nos permite regular la cantidad de efecto que queremos aplicar a la imagen, y ver el resultado final en tiempo real. Esto es importantísimo porque nos permite ver cómo va a quedar la fotografía sin necesidad de aplicar y salir cada vez que lo hacemos. De verdad que el funcionamiento aquí es excelente.

La siguiente opción es la de «Filters», que es la que imita de los programas que comentábamos antes como Instagram. A muchos no les gusta, pero es de las opciones más populares y no podía faltar. Con una sola pulsación podemos aplicar filtros lomográficos, vintage, vignette, de textura, red pop, deep purple, blue pop, super rich, intenso, disminución de color, cámara espía, sepia, blanco y negro o negativo. Son muchísimos, y otra vez al entrar en cada uno tenemos una barra de control para seleccionar el nivel de filtro que queremos aplicar. Es totalmente personalizable.

A continuación tenemos la opción de frames, que no es más que aplicar marcos, pero esta opción está limitada a la versión de pago, y otra vez tenemos una cantidad enorme de estos para elegir. Igual pasa con la última opción «Extras», que también es de pago, y tiene opciones como añadir texto, convertir nuestra imagen en un meme, añadir pegatinas o bocadillos.

Cuando terminamos de editar la imagen vamos a la opción «save» y se abre una nueva ventana dentro de la interfaz que nos da opción de guardar, compartir en Twitter y Facebook. Para las redes sociales se pide conectar la primera vez y a partir de allí simplemente tenemos que añadir el texto que las acompañará y se enviarán.

Diferencias con la versión de pago

Existen unas cuantas limitaciones en la verisón Lite de PicShop, pero la verdad es que es muy funcional, y sólo los más exigentes tendrán que pagar los 3.99€ que cuesta la versión completa. Ya hemos comentado que los menús de edición «Frames» y «Extras» no están en la versión gratuita, y es que esa es la primera limitación.

Además de eso se limita la resolución de las imágenes que se guardan o comparten, ya que no se puede hacer a la máxima de la cámara, sino a la mínima de los tres niveles que ofrece la aplicación.

En realidad estas son las únicas tres diferentes entre las dos versiones, pero la limitación de resolución puede ser muy importante a no ser que sólo la quieras para compartirla en redes sociales, lo cual te puede venir incluso bien, ya que la mínima adapta el ancho o alto a un máximo de 1000 píxels, que reduce mucho el peso de la imagen.

Una aplicación excelente para edición de fotografías si lo que buscas es una calidad muy decente en un momento desde el móvil.

Aquí tienes una imagen que hice con un Samsung Galaxy S II y a continuación la versión editada en menos de un minuto con PicShop:

Descargar PicShop Free para Android

Descargar PicShop para Android

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Xiaomi Mi True Wireless
Análisis Amazon Kindle Fire 7 2019
TRUCAZO: Acelera los audios de WHATSAPP #STOPTURRAS
Cómo pasar de audio a texto automáticamente
Análisis OPPO Reno 10x Zoom
Samsung Galaxy M20 vs Xiaomi Redmi Note 7
¿Sin ESPACIO en Android? Cómo LIMPIAR tu móvil
Análisis Huawei P30 Lite
Google ROMPE con Huawei: cómo te afecta
Cómo crear tu propio ROBOT
Cómo ver HISTORIAS de Instagram SIN SER VISTO
Análisis Black Shark 2
Análisis OnePlus 7 Pro
Samsung, los Galaxy A y el futuro de la compañía
Las mejores apps de RADIO en el móvil
Los mejores (y peores) antivirus para Android
Readability para Android: La mejor forma de leer webs