En:

La historia de Google y su junta directiva, los que llevan la compañía y cómo se toman las decisiones no es nada fácil de contar. Hay una línea base sencilla, sin problemas, pero lo que hay detrás es fruto de ideales e intereses de accionistas, movidos por el dinero, los beneficios y las cifras. Igual que toda corporación del mundo, su interés es el de crecer, y eso es a lo que aspira Google, pero lo que parece es que cada vez con menos interés por el usuario.

No os equivoquéis, soy admirador del trabajo de Google, y uso muchos de sus servicios a diario, sin los cuales para mi Internet no sería lo que es. Estos artículos los hago como toque de atención, y me sirven sobre todo para ver vuestro punto de vista en los comentarios y de este modo conocer si lo que a mi me da la impresión es también algo que a vosotros se os pasa por la cabeza. Muchas veces por el contrario no es más que producto de mi locura, pero viene bien hablar de estas cosas de vez en cuando, especialmente cuando afectan tan de cerca a Android, que al final es de lo que trata El Androide Libre.

Hoy tenemos dos nombres clave en nuestra historia: Eric Emerson Schmidt y Lawrence Edward Page. El primero, también conocido como Eric Schmidt a secas, fue CEO de Google durante 10 años, y el segundo, al que todo el mundo conoce como Larry Page, no sólo es el actual CEO, sino que fue fundador de la empresa.

Después de una larga carrera recorriendo muy diversas empresas, todas relacionadas con el mundo de la tecnología, Eric Schmidt se convirtió en 2001 en CEO de Google, uno de los puestos más ansiados en el mundo de la tecnología. Provenía de proyectos y empresas tan importantes como Xerox Palo Alto Research Center o Bell Labs, pero destacó su puesto como consejero de administración en Apple, donde entró en 2006 y al que renunció en 2009 por el bastante evidente conflicto de intereses que este creaba, ya que recordemos en esa época era CEO de Google.

Este hecho es bastante importante, ya que podría haber elegido en qué empresas quedarse, y se decantó por Google, entre otras cosas por no estar de acuerdo con la política de Apple, mucho más centrada en las ventas que en el usuario, ya que nadie puede negar que los de Cupertino están principalmente especializados en el marketing.

¿Y quién es Larry Page? Bueno, dejar a Page fuera de esta historia es como pedirle a Hulk que nos abra un bote de pepinillos. En 2011 algo pasó internamente en Google, y no debió ser demasiado bonito, ya que Schmidt dejó su puesto como CEO en Google y fue sustituido por Larry Page, que actualmente ostenta dicha posición. Las razones son un secreto a voces, y es que la política de Eric no encajaba con la de los accionistas, que lejos de ver Google como una serie de servicios y beneficios para el usuario, creían que algo fallaba y que había que mejorar esas ventas y cifras de las que hablábamos antes.

La historia de Larry Page va unida a Google, ya que fue él quien junto a Sergey Brin fundó Google, que era su proyecto de doctorado en Ciencias Informáticas en la Universidad de Standford, donde hicieron tan famoso aquel mítico artículo sobre Google «The Anatomy of a Large-Scale Hypertextual Web Search Engine«. Decir que Larry Page no se merece el puesto de CEO en Google es posiblemente una soberana chorrada, pero lo que sí es cierto es que su política es mucho más  carnívora que la llevada a cabo por Eric Schmith, ya que Larry es una figura que según los accionistas representa mucho mejor los intereses de la empresa.

¿Y los del usuario? Pues sí, se dejan un poco más de lado, no podemos negarlo. Larry Page está empezando a tomar un sendero que, si me lo permitís, es mucho más micosoftiano, cambiando el punto de mira que antes apuntaba al servicio al usuario hacia el beneficio a costa del usuario.

Una de las razones clave que me lleva a hablar sobre todo esto es el asunto de cobrar a empresas por usar de forma masiva las API de Google Maps. La estrategia es preciosa, pones a disposición de cualquiera un servicio tan excelente como es Google Maps para que lo integren en sus aplicaciones, y luego vas y de un día para otro, concretamente el 1 de Enero de 2012, empiezas a cobrarles por usar estos Mapas, y es que Google ya obliga a pasar por caja a todos aquellos servicios, webs o aplicaciones que usen Google Maps siempre y cuando superen un cierto volumen de visitas.

Que vale, que es una empresa y su objetivo es el beneficio, ¿pero no deberían preocuparse más por el usuario? Hacer cosas como esta son realmente feas, y el problema es que no está demasiado bien pensado, está hecho a lo loco y sólo pensando en el beneficio a corto plazo, sin tener en cuanta las repercusiones, y así lo demuestra que Foursquare ya haya dejado de usar Google Maps. ¿Qué Foursquare no es importante? Pues resulta que es el servicio de geolocalización y búsqueda de locales más usado actualmente, y han sido los primeros en decir adiós a Google Maps. Y muchos van detrás, ya que vimos en la presentación del nuevo iPad como Apple también empieza a dejar de usarlo. Una muy mala jugada, ya que no sólo se gana la mala fama de empezar a cobrar por un servicio que siempre había sido gratis, sino que encima las empresas se dan cuenta que tienen alternativas muy buenas y gratuitas, y dejan de usar Google Maps. Y todo por pensar sólo en el dinero.

La política de cerrar servicios sin plantearse si quiera si sirven o no, sólo si dan dinero, no les está beneficiando para nada, y centrar todos sus esfuerzos de forma casi encabezonada en Google+ veremos si les funciona, pero sinceramente creo que Google debería volver a abrir sus oídos para escuchar más al usuario. Y Android también va arrastrada por todo esto, ya que ahora mismo es una de las partes más importantes de Google. ¿De verdad en todo este tiempo no ha habido tiempo suficiente para arreglar los problemas que tanto tiempo han acompañado a Android? ¿Qué pasa con la fragmentación? Estoy de acuerdo en que se ha solucionado en parte, pero ahí sigue habiendo un problema. Al principio no le daba tanta importancia, la verdad, pero poco a poco me he debido ir cansando más, y el hecho de que siga ahí es lo que ha hecho que me molestase más y más.

No creo que a Google le puedan llegar a ir mal las cosas, y es que tienen un margen de reacción enorme, abismal. Pero lo que si creo que es que la política de Larry Page va a llevar a Google por un camino oscuro que deje al margen los beneficios al usuario, que para mi es una de las cosas más importantes que tenía Google, lo que le hacía destacar por encima del resto. ¿Crees que esto es así o que Google sigue preocupándose igual que siempre por el usuario?

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Dibuja mensajes y envíalos con Paint for Whatsapp
El tiempo bello y con estilo: Weatherlove y Beatiful Widgets 4.0