Nuevamente tenemos la oportunidad de poner a prueba un terminal y analizarlo exhaustivamente para poder explicaros a vosotros, queridos lectores, que tal se porta y cómo es. Siempre que se nos brinda la oportunidad estamos encantados de hacerlo y ojalá podamos seguir haciéndolo más y con más novedades.

Esta vez le toca al Samsung Galaxy Note, un terminal que si bien ya no es ninguna novedad, todavía no le habíamos podido echar el guante. Un terminal que no deja indiferente, principalmente por su particular tamaño, que lo hace parecer un eslabón entre teléfono y tablet. Un término medio que le sienta muy bien, aunque como veremos a continuación tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Ha sido una experiencia distinta, agradable en lineas generales, aunque con alguna sorpresa no tan divertida. Conozcamos más de cerca este terminal, el Galaxy Note.

Diseño exterior

Ciertamente el tamaño es lo que más impresiona a primera vista, y cuando lo tenemos en las manos por primera vez. No es para menos, tratándose de una pantalla de 5.3″ Super AMOLED. Su peso es considerable también con respecto a otros terminales, como es lógico. Pero aún así es más manejable de lo que uno puede esperar. Sus medidas son 146.85 x 82.95 x 9.65 mm , y tiene un peso de 178gr. No demasiado pesado, pero se nota. Sobretodo cuando uno lo lleva en el bolsillo, que no es que resulte molesto pero evidentemente su presencia se hace evidente cuando subimos escaleras, o nos sentamos.

Su diseño recuerda mucho a un Samsung Galaxy S2, pero con mayor pantalla y con el complemento del S-Pen. Un complemento que le aporta un extra en funciones y en uso, aunque quizá menos de lo esperable. Superficie trasera de materiales y texturas similares a las que ya nos tiene acostumbrados Samsung, plástico rugoso, sin una sola hendidura. Totalmente plano a excepción de la cámara de 8Mpx, que sobresale ligeramente de la carcasa, y dos pequeñas ranuras en la parte inferior para el altavoz externo Encontramos en la parte inferior derecha el lugar donde se almacena el S-Pen, que incorpora un botón que le dota de funcionalidades extra. En la parte delantera la espectacular pantalla Superamoled, botón central, camara delantera de 2Mpx para videollamada y el altavoz.

Hardware

El Galaxy Note destaca principalmente por su pantalla, aunque no es la única de sus características buenas. Repasamos un poco su interior antes que nada:

  • Pantalla Super AMOLED de 5.3″ 16M de colores 1280×800
  • Procesador Dual-core a 1.4Ghz
  • 1GB RAM
  • Almacenamiento interno de 16GB o 32GB
  • Cámara trasera de 8Mpx y flash LED y cámara delantera de 2Mpx. Graba vídeo a 1080p
  • Batería de 2500mAh
  • Android 4.0.3
  • Stylus S-Pen
Por suerte para mi, aunque el terminal venía con Gingerbread 2.3.5, justo unos días después de tenerlo ya lo pude actualizar a Ice Cream. Así que he podido probarlo de las dos maneras, y como sería de esperar, su rendimiento es mucho mejor con ICS. Y es que aunque tenemos un terminal potente, con doble núcleo y 1GB de RAM, quizá Gingerbread se le quedaba pequeño.
El terminal se comporta perfectamente en el uso normal, y la pantalla tiene una calidad excepcional. En el uso la mayor diferencia con respecto al resto de terminales es que es prácticamente imposible manejarlo con una sola mano. Es imprescindible el uso de ambas, para aguantar con una y manipular con otra. Pero no es un cambio excesivamente traumático, e incluso llamar y hablar por el tampoco es tan extraño, aunque el tamaño impresiona. Pero a su favor tiene un grosor excepcional, y unos acabados que lo hacen muy manejable.
Para mi es la porción exacta que lo hace perfectamente transportable como un terminal normal, y con los extras que una pantalla de esas dimensiones aporta. Navegar, jugar y ver series o películas es una verdadera gozada en esta pantalla Super AMOLED. Y gracias a su doble núcleo la verdad es que no hay que temer porque todo «le sienta» bien. Personalmente veo el Note como el híbrido ideal entre tablet y smartphone.
Los resultados en Benchmark también dejan en bastante buen lugar al Galaxy Note, y es que bajo su gran tamaño se esconde un no menos gran potencial.

Batería

Una batería de 2500mAh nos haría pensar que el rendimiento ha de ser más allá de lo normal. Pero lo cierto es, al menos con Gingerbread, que la batería si no la ponemos en cintura (brillo bien ajustado, tiempos de espera y algún truco más) se nos va en muy poco tiempo. Tened en cuenta que una pantalla tan grande suele ser «glotona» con la batería. Y aunque con ICS la cosa mejora considerablemente, sigue teniendo la misma pega que tienen todos los smartphones: la duración de la batería. El rendimiento es superior al de un terminal normal (unas 18 horas a pleno rendimiento) pero evidentemente, con esta pantalla hay que vigilar el consumo. Aún así bastante satisfecho con ella.

Software

Como os he comentado anteriormente, el terminal me llegó con Gingerbread 2.3.5 y pude trastearlo unos cuantos días hasta que me llegó la actualización a ICS.  Así que por suerte tengo las dos experiencias. Aunque posiblemente si os decidís a adquirir un Galaxy Note ya venga con ICS o enseguida os aparecerá la opción para actualizarlo. De todas formas podemos decir que hay una mejora considerable en muchos aspectos, como es lógico en una actualización de sistema operativo. Aunque no nos «libramos» de la interfaz propia de Samsung, Touchwiz, lo cierto es que se nota una mejora muy importante en rendimiento y en duración de batería.

Como decimos, Samsung sigue insistiendo con una interfaz propia, aunque la mayoría de usuarios prefieren la nativa de Google. Aún así, y por suerte, no es de las más intrusivas. Pero realmente aporta menos de lo que puede dar y rendir un buen launcher como Go Launcher o AWD Launcher. Aunque reconozco que tiene tweaks y widgets interesantes, como poder hacer una captura de pantalla deslizando un lado de la mano sobre la pantalla.

Cámara, Vídeo y Multimedia

Como decíamos, el Galaxy Note viene equipado con un sensor de 8Mpx, que al igual que en su «hermano pequeño» rinde muy bien. De hecho poca diferencia hay en su sensor de la cámara con lo que estamos ante uno de los más competentes que existen actualmente a su nivel (8Mpx). La cámara se comporta perfectamente en situaciones de luz natural y exterior, haciendo capturas realmente buenas, y de forma más modesta pero aún así notablemente en situaciones de poca luz . Realmente es algo de lo que pecan todas las cámaras de móvil.

La respuesta de la cámara es bastante buena, no habiendo mucho tiempo de retardo entre disparo y disparo. El autofocus funciona bastante rápido y en general la experiencia es muy positiva. Quizá el tamaño que tiene la pantalla también le aporta una diferencia con respecto a los demás a la hora de encuadrar fotos, a más pantalla, mejor lo vamos a ver. Aunque también tiene su contra, y es que debido a ese volumen en según que situaciones realizar fotos es algo más incómodo que con un smartphone de tamaño más standard. Pero realmente no supone un impedimento demasiado grande a la hora de usarlo para fotos y vídeo.

El vídeo también lo graba a alta calidad (1920 x 1080 video a 30fps), siendo una  cámara con muy buenos  resultados para estar en smartphone. Para mi ya era realmente una pasada como funcionaba la grabación de vídeo en el Samsung Galaxy S2, y claro, en el Note no iba a ser menos. Alta calidad en las capturas, con muy buena respuesta y una calidad realmente impresionante. Apenas encontraremos temblores ni distorsiones típicas en grabaciones con móvil. Eso sí, el tener el autofocus y la exposición automáticas hace que a veces, si hacemos movimientos bruscos, le cueste algo más adaptarse.

Pero el Galaxy Note tiene más virtudes, sobretodo en el aspecto multimedia es un terminal al cual le podemos sacar muchísimo rendimiento. Su potencia de procesador es suficiente para mover los juegos, y el hecho de tener una pantalla superior a la de un smartphone corriente, se agradece enormemente cuando nos disponemos a jugar con el. Pero no es sólo el hecho del juego, si no también tanto la música como el vídeo. Nuevamente la pantalla Super AMOLED hace gala de su calidad para la reproducción de archivos de vídeo. Verdaderamente la pantalla es la principal protagonista de este terminal, y es que esa polivalencia smartphone-tablet lo hace especialmente valioso cuando se trata del ocio. Quizá el sonido no sea de los mejores, pero no entorpece ni estropea la experiencia para nada.

S-Pen

Sin duda una de las cosas que más llama la atención junto a su gran pantalla, es lo que le da un poco el toque especial a este terminal. Su propio nombre nos da una pista de las intenciones de Samsung con este terminal, y con Note la compañía ha pretendido que sea el sustituto perfecto a un bloc de notas. Para ello ha dotado al Galaxy Note de una pantalla considerable, y de un accesorio llamado S-Pen que ha de hacer las veces de bolígrafo.

Realmente podemos hacer la gran mayoría de cosas que haríamos con los dedos con este stylus, que va con botón incorporado para activar ciertas funciones particulares, como volver atrás, hacer capturas de pantalla directamente o acceder de forma rápida al bloc de notas. Evidentemente también podemos escribir, dibujar y retocar con el S-Pen.

Desgraciadamente, al menos bajo mi experiencia particular, no es todo lo bueno y fiable que pintan los señores de marketing de Samsung en sus anuncios. Realmente el S-Pen aporta muchísimas cosas, pero una de las cosas que más me han decepcionado es su respuesta, sobretodo con el software de reconocimiento de escritura de Samsung. La respuesta, como es esperable en este tipo de pantallas, es lenta y si uno espera poder dibujar como si de papel se tratase, va a ser que no.  Si somos pacientes y nos adaptamos a la velocidad de respuesta de la pantalla, podemos llegar a hacer algún garabato bastante bien, pero requiere de este pequeño proceso de adaptación. Pero tratar de utilizar el software de reconocimiento de escritura se hace pesado y al final uno acaba por descartarlo.

Samsung pone a nuestra disposición un lugar para encontrar aplicaciones especiales con las que dar rendimiento al S-Pen, el llamado  S-Choice, una especie de market específico para dispositivos Samsung Note. Allí podremos encontrar aplicaciones que deberían hacernos disfrutar de la experiencia de tener un stylus. Realmente no hay aplicaciones que sean imprescindibles, o que desplieguen el auténtico potencial del S-Pen. Hay quizá dos o tres aplicaciones que realmente valgan la pena, pero que enseguida aburren. Quizá esa es otra de las pegas de este accesorio, que no hay verdaderamente aplicaciones que lo hagan brillar más allá de hacer cuatro dibujos y retoques.

Experiencia de uso

Resumiendo la experiencia estos días con el Galaxy Note, puedo decir que es un terminal que me ha sorprendido en muchos aspectos, y defraudado en algunos otros. Pensar en el tamaño y la primera vez que lo tienes en las manos, realmente asusta y piensas ¿dónde voy con este ladrillo? Pero nada más lejos de la realidad, enseguida te haces con el y te sumerges realmente en el terminal gracias a la pantalla. Como habréis podido leer durante todo el artículo quizá haya sido lo que más he destacado. Pero es que se trata de uno de los aspectos más relevantes de este terminal, que anda a caballo entre ser un smartphone y una tablet. Realmente vale la pena tenerlo en las manos y probarlo para darte cuenta que para según que cosas, el tamaño sí importa. Su fácil manejo, su buena respuesta y estabilidad son la parte positiva de esta experiencia.

En el lado negativo he de decir que el S-Pen me ha defraudado bastante. Ya he comentado en el correspondiente apartado que quizá mis expectativas al respecto de este accesorio fueran demasiado altas, en vista de lo visto en diferentes anuncios y promociones. Uno se hace a la idea que la respuesta es rápida y que el stylus es prácticamente lo mismo que un lápiz. Si has tenido experiencias con tabletas de dibujo o antiguas pocket pc serás más consciente del retardo que suelen sufrir este tipo de cosas. Pero aún así, si uno se adapta y es paciente los resultados en según que aplicaciones son bastante aceptables. Pero si el S-Pen es el accesorio con el que el Galaxy Note ha de destacar, creo que deberán trabajar algo más en ello. Al menos en el ecosistema de aplicaciones para este accesorio, que también anda algo cojo.

En lineas generales el Galaxy Note es un terminal bastante redondo, buena respuesta, buena duración de la batería y más manejable de lo que uno pueda pensar. Si eres un usuario exigente y quieres disfrutar de un terminal diferente de lo normal, el Galaxy Note tiene una buenísima relación calidad-precio.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Huawei P40 Pro
WhatsApp, Facebook y más apps vuelven a los móviles Huawei
Análisis OPPO Find X2 Pro
Una semana sin Apps de Google
Análisis Huawei P40 Lite
Análisis Samsung Galaxy Z Flip
Análisis Samsung Galaxy A71
Análisis Samsung Galaxy S20 Ultra
Análisis realme X50 Pro 5G
Toma de contacto del Huawei P40 Lite
Toma de contacto del Huawei Mate Xs
Samsung Galaxy S10 Lite vs OnePlus 7T
Análisis Samsung Galaxy S10 Lite
Probamos los Samsung Galaxy S20, S20+ y S20 Ultra: preanálisis en vídeo
Análisis realme Buds Air
VIA Technologies presenta un ordenador con Android 2.3 Gingerbread por 40€, ¿Para qué?
Amplia las funciones e información en la pantalla de desbloqueo de tu Android con 91 locker