En:

Que los zombies están de moda debe ser la afirmación mas categórica que vayáis a leer de mi puño y letra. Desde libros, películas y cómics, hasta videojuegos, los muertos vivientes son una plaga que cada vez es mas profusa en todos los sentidos. Gameloft ahora nos presenta su visión de estos peculiares seres con Zombiewood.

Estamos hablando de un juego de acción ideado especialmente para el juego móvil, es decir, partidas rápidas pero contundentes, con un buen nivel de rejugabilidad gracias a las puntuaciones. El control está basado en un sistema de doble joystiq, con el izquierdo manejamos al personaje y con el derecho disparamos en cualquier dirección, lo cual nos será muy necesario frente a la manía que tienen los enemigos de rodearnos. Es sencillo y adictivo, ideal para amenizar esperas sin quebrarnos la cabeza.

Como suele ser habitual, la clave para triunfar es obtener monedas de oro que dejarán tiradas nuestros malolientes amigos para obtener mejoras en forma de nuevas armas, a cada cual mas destructiva, y disfraces inspirados en clásicos personajes de películas de terror. Es precísamente en esos detalles humorísticos donde el juego se desmelena un poco. Los niveles son claros guiños a éxitos cinematográficos (y no tan éxitos), con carteles apropiadamente «zombificados» y escenarios como el Paseo de la fama de Hollywood.

Zombiewood es gratuito, e incluye la posibilidad de pagar mejoras con dinero real.

Zombiewood en Google Play.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis realme Buds Air Neo
Análisis Xiaomi Redmi Note 9 Pro
Análisis realme Watch
11 Novedades de Android 11
Análisis Xiaomi Mi 10 Lite
SPC Jasper, un móvil para personas mayores
Análisis OPPO Find X2 Neo
Las REDES 5G y sus beneficios
2 alternativas para no decir Ok Google
Análisis realme X3 Superzoom
Análisis Samsung Galaxy M31
Análisis OPPO Find X2 Lite
Comparativa OnePlus 8 vs OnePlus 8 Pro
Analizamos el Nest Wifi
Análisis realme 6 Pro

Lo más visto

Primeras imágenes de Android 4.2
Se «pierde» un Nexus 4 en un bar, y no es broma. LG y sus «filtraciones»