Ya no le damos mucha importancia pero las pantallas táctiles han sido una revolución en el mercado de los smartphones. De hecho, han sido el punto de partida para que podamos disfrutar ahora de teléfonos superinteligentes capaces de competir con algunos ordenadores. Las pantallas de hoy día, o al menos la inmensa mayoría, son capacitivas. Ésto quiere decir que funcionan al contacto, y no a la presión del dedo u otro objeto como un Pen. En el caso contrario (que reaccionaran a la presión) serían resistivas.

Más allá de las innovaciones en cuanto a resolución, materiales, densidad de píxeles, etc. ¿En qué se ha innovado desde entonces? Poco podemos decir, excepto la pantalla del Sony Xperia Sola, que dispone de Floating Touch. Una característica que le permite detectar nuestros dedos aún cuando éstos no han hecho contacto con la superficie.

Gracias a ésto, podremos simular un ratón en la pantalla. Y aunque no es muy cómodo, es bastante útil para ejecutar ciertas acciones.

En Microchip Technology están intentando desarrollar una capa sensible al tacto para aumentar el espacio de trabajo y así poder usar gestos en un espacio tridimensionalmente.  Así podríamos manejar gestos que no se ceñirían únicamente a deslizamiento de dedos por la pantalla, sino a figuras tridimensionales. Algo así como las aplicaciones que usan la cámara frontal del teléfono con este mismo fin (pero sin la drenada de batería). Esta tecnología funciona detectando y procesando perturbaciones en un campo eléctrico generado sobre la superficie táctil. Funciona hasta 18cm de distancia, lo que es increíblemente lejano.

Otra forma de interactuar con la pantalla es el modo SmartStay del Samsung Galaxy S 3. Los coreanos pensaron que sería buena idea usar la cámara frontal del teléfono para analizar si tenemos los ojos abiertos o cerrados y, así, mantener la pantalla encendida o apagada en consecuencia. Aunque una funcionalidad que se utiliza desde hace mucho tiempo es usar el sensor de proximidad y desbloquear o bloquear el terminal (así como ejecutar otras acciones) si el usuario está cerca o lejos.

Por otro lado, Qeexo, una pequeña empresa ha sacado a la luz un proyecto llamado FingerSense. Esta tecnología permite a los smartphones y tablets notar la diferencia entre los «toques» con la yema de los dedos, las uñas, los nudillos, el Pen, etc.

En el vídeo podemos observar un Samsung Galaxy S 3 (con un sensor acústico especial) incluyendo menús contextuales cada vez que accedemos al terminal mediante un tipo de entrada, ya sean los dedos, los nudillos, etc. Qeexo va consiguiendo desarrolladores poco a poco gracias a su SDK, y presumen de que su producto cuenta con baja latencia en tiempo real y consume poca batería.

Sin duda el problema está en qué fabricantes apostarían por esta tecnología. Qeexo pide a los desarrolladores que se involucren en el proyecto para que los fabricantes vean necesidad y empiecen a implementar esta tecnología. Aunque lo veo muy difícil.

Las pantallas no avanzan al ritmo que otras secciones de los terminales, como los procesadores, las GPU o las cámaras. Pero espero que dentro de poco comencemos a ver novedades reales y no sólo mejoras respecto a la resolución de la pantalla o los materiales usados en la fabricación.

Fuente: TechsNewsDaily

Si necesitas más información sobre FingerSense, existe un documento final sobre el proyecto que está disponible aquí, mientras que los desarrolladores pueden obtener más información sobre cómo participar en la web oficial de Qeexo.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
Fallos y problemas de hardware del Nexus 4
Controla tus tareas y organiza tu tiempo al máximo con Astrid para android