En:

Hace algunas semanas, mi compañero Adrián Raya nos hablaba sobre un tema titulado «El valor de las cosas, o porqué Android no es (sólo) para pobres» en el que nos explicaba un poco los diversos motivos por los cuales se ha catalogado (tal vez de una forma errónea) a Android como un sistema operativo para los menos exigentes o los que no pueden permitirse un móvil «de calidad», optando por quedarse con una gama baja, bajo precio y, por ende, baja calidad.

Cierto es que si algo tiene, es que abarca un amplio abanico de gamas, desde la más baja y económica, hasta de las más altas y a su vez no tan económicas, pero no por ello quiere decir que su calidad deba ser menor. Y ahora ya no solo hablamos de calidad, sino que pasamos la raya y saltamos hasta el lujo, esa palabra o forma de vida que pocos podemos llegar a probar. Y mucho menos asentarnos.

Vertu, el lujo llega a Android

Vertu1Para los que no conozcan Vertu, se trata de una marca de lujo (o superlujo) que hace unos años decidió sacar al mercado unos teléfonos, digamos asequibles, para aquellos que para gastarse entre 300€ y 600€ en un terminal, pues como que no vale la pena. Vertu se caracteriza por ofrecer esos teléfonos no solo a un precio algo subido de tono, sino que la calidad de sus productos suele ser su marca de identidad.

En cuestión, este teléfono está fabricado con una carcasa de titanio y una pantalla de zafiro, y en cuanto a su interior, cuenta con un procesador de 1.7 GHz, cámara trasera de 8Mpx, delantera de 1.3, pantalla de 3.7″, 64GB de almacenamiento y pentabanda DC-HSDPA. Aunque una característica que tiene Vertu es su asistente personal (literalmente). Viene a ser algo así como Google Now, pero que al otro lado te responde una persona en cualquier idioma para responderte a cualquier pregunta, ya sea el horario del cine o reservar un restaurante.

Recordemos también algunos detalles: desde sus inicios, Vertu creaba móviles con sistema operativo Symbian, más que nada porque podríamos decir que dependía de Nokia ya que fue esta compañía la que decidió crear esta marca, y de eso hace ya algunos años, pero curiosamente si nos remontamos esos años atrás, era Symbian el considerado como mejor sistema para móviles, y eso es un merito que hay que reconocerles. Ahora deciden dar el cambio, desligándose de Nokia, y lo hacen apostando por Android.

Vertu-Constellation_android-1¿Que quiere decir esto? Pues que, al igual que Adrián comentaba en su artículo, Android no es solo para «pobres», y que una empresa de estas características decida apostar por él es síntoma de que cada vez se está asentando más, ofreciendo una calidad mucho mayor y haciendo que cada vez más empresas se decidan por Android frente a otros SO. No podemos negar tampoco que, en estos años, los cambios que ha sufrido Android no han sido pocos, y a cada cual mejor, convirtiéndolo en un sistema muy, muy bueno, bastante diferente al resto por sus muchos detalles.

Que una empresa como Vertu, saque su nuevo teléfono al precio de 10.000$ (unos 7.900€), y se decida a usar Android como su nuevo SO es algo muy positivo, y deja patente que Android no es solo para pobres, pero tampoco solo para ricos. Android está al alcance de todos, y en función de lo que te quieras gastar, casi seguro que vas a encontrar uno que se adapte a tus necesidades.

Ale, si tenias algo de dinerillo ahorrado y no sabías en qué gastarlo, ahora ya tienes un nuevo capricho.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Xiaomi Mi 9T
Análisis Xiaomi Mi True Wireless
Análisis Amazon Kindle Fire 7 2019
TRUCAZO: Acelera los audios de WHATSAPP #STOPTURRAS
Cómo pasar de audio a texto automáticamente
Análisis OPPO Reno 10x Zoom
Samsung Galaxy M20 vs Xiaomi Redmi Note 7
¿Sin ESPACIO en Android? Cómo LIMPIAR tu móvil
Análisis Huawei P30 Lite
Google ROMPE con Huawei: cómo te afecta
Cómo crear tu propio ROBOT
Cómo ver HISTORIAS de Instagram SIN SER VISTO
Análisis Black Shark 2
Análisis OnePlus 7 Pro
Samsung, los Galaxy A y el futuro de la compañía
Samsung Project J: La nueva gama de dispositivos que Samsung está preparando
Crea tu propia nube con SelfCloud