El mundo de la electrónica de consumo actual está bastante estancado. Desde las tablets no ha tenido salida ningún nuevo gadget para el hogar. Cierto es que se han promocionado muchos, pero aún no podemos discernir cuál será la nueva revolución. Google Glass es una opción, relojes, equipos multimedia y televisores inteligentes han sido otros de los productos que algunas marcas han empezado a impulsar, pero aún no hay nada que destaque lo suficiente.

Desde mi humilde opinión, el ámbito de las televisiones es uno de los más maltratados. Es un campo que tiene mucha salida, porque cada vez hay más televisores por hogar, y curiosamente es un campo donde es muy fácil engañar, porque se compran en todas las franjas de edad, criterio y conocimiento. Mi visión actual es que las Smart TV que ahora se intentan colar no son más que una farsa más para vender nuevos televisores, que aunque aparentan ser inteligentes, tienen un software tan cerrado y poco trabajado que al usarlo da pena. Pero al fabricante le sirve, la tele ya está vendida, y éstas no se cambian tanto como los smartphone. La experiencia de usuario no es tan importante.

Para mejorar ese aspecto, es necesario que el sistema «inteligente» que lleva el televisor sea lo suficientemente potente como para realmente evitar limitaciones. Y un sistema potencial para ello es Android, como no. Un sistema polivalente, suficientemente pulido y potente como para introducirse en otro equipo y volverlo capaz.

ES_ANDROID_TV_06_

Energy Android TV Dongle

Y a qué viene todo esto, pues a presentar un nuevo mini PC en forma de stick HDMI, que se conecta a nuestro televisor y le da habilidades realmente interesantes, usando como no el sistema operativo Android. Con él seremos capaces de navegar, descargar aplicaciones, ver series, películas y compartir contenido en redes sociales en Full HD.

Esta pequeña joya dispone de Android 4.0, versión no demasiado anticuada y perfectamente funcional para este tipo de rendimiento. Dispone de WiFi b/g/n, conexión al televisor mediante puerto HDMI, procesador ARM Cortex A9 y 4GB de memoria interna. Con él seremos capaces de ver y descargar archivos en la nube, e incluso ver archivos que tengamos en nuestro smartphone o tablet, incluídos iPhone y iPad.

Dispone de mando a distancia, pero mejor aún dispone de la aplicación eRemote, que nos permitirá que nuestro Android sea el mando a distancia. Además, el stick dispone de un puerto de entrada USB para aumentar el almacenamiento.

Lo bueno de un dispositivo así es que sabemos de lo que es capaz Android, y por tanto sabemos que funcionará mínimamente bien. No nos están vendiendo un OS incrustado en la tele en el que han optimizado un Facebook cutre, un Twitter lento, y un YouTube de mala calidad. Sabemos que todo esto está en Android, y sabemos cómo funciona. Al menos a mí eso me convence más que el título «Smart TV». 

Además, con este tipo de solución ganamos mucho en cuestión de precio, además de no tener que cambiar el televisor. El Energy Android TV Dongle cuesta 59,90€, un precio menor que cualquier centro multimedia que prometa oro, y por supuesto que cualquier televisor del futuro. Yo aún no he tenido ninguno, pero el día que me disponga a comprar lo tengo claro, no me la cuelan. 

Sitio oficial | Energy Sistem

EDIT: Os enlazamos a un extenso reportaje que hicimos sobre los 10 mejores Android USB Sticks, para comprar con este.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Cómo AHORRAR DATOS en INSTAGRAM
Análisis Xiaomi Mi 9T
Análisis Xiaomi Mi True Wireless
Análisis Amazon Kindle Fire 7 2019
TRUCAZO: Acelera los audios de WHATSAPP #STOPTURRAS
Cómo pasar de audio a texto automáticamente
Análisis OPPO Reno 10x Zoom
Samsung Galaxy M20 vs Xiaomi Redmi Note 7
¿Sin ESPACIO en Android? Cómo LIMPIAR tu móvil
Análisis Huawei P30 Lite
Google ROMPE con Huawei: cómo te afecta
Cómo crear tu propio ROBOT
Cómo ver HISTORIAS de Instagram SIN SER VISTO
Análisis Black Shark 2
Análisis OnePlus 7 Pro
Apple contra Google: las hostilidades judiciales aumentan y las consecuencias pueden ser catastróficas
Impresionante vídeo grabado con un Galaxy S4 desde el aire demuestra la capacidad de su estabilizador