Con cada anuncio de una nueva versión Android llegan la interminable espera hasta que se libera la actualización y una segunda y también interminable espera hasta que llega a nuestro dispositivo. Es por ello que muchos usuarios buscan vías rápidas de recibirla, y las técnicas utilizadas pueden resultar más peligrosas de lo que en primer lugar nos habían parecido.

Con la llegada de Jelly Bean al Nexus 4 se popularizó el método de borrar los datos de la aplicación de Marco de Servicios de Google. Al hacer esto la gran mayoría de usuarios recibían inmediatamente una notificación con la posibilidad de actualizar. Increíblmente sencillo, pero ahora que se vuelve a repetir con Android 4.4 KitKat para el Nexus 4 el ingeniero de Google Dan Morrill nos advierte de sus peligros a través de un post en Reddit.

Lo que nos explica es que desde el punto de vista de los servidores de Google es como si hiciéramos un reseteo de fábrica en el dispositivo, y hay algunas pegas al hacer esto, ya que se invalidan los tokens que usan las aplicaciones que emplean Google Cloud Messenger (GCM), el servicio de mensajería de Google que permite, entre otras cosas, recibir notificaciones push de aplicaciones sin necesidad de hacer uso de la notificación persistente que tanto molesta en la barra.

Al ocurrir esto perderemos notificaciones de Gmail, y lo mismo ocurrirá con todas las aplicaciones que usen GCM, ya que hasta que no recibamos un nuevo token las cosas no volverán a funcionar correctamente. Si tenemos suerte esto será rápido, pero si se retrasa el proceso tendremos problemas durante un tiempo.

Morrill admite que esto no es el fin del mundo, pero que si tenemos prisa por actualizar siempre podemos recurrir al adb sideload y cargar la imagen de la actualización en nuestro dispositivo para acelerar el proceso, ya que hacerlo borrando los datos del marco de servicios de Google no es la mejor idea.

Además de esto ha hablado sobre el funcionamiento de las actualizaciones en Android y como estas llegan a nuestros dispositivos, ya que es el origen de que haya tanta expectativa e impaciencia por recibirlas. Durante las primeras 48 horas solo el 1% de los dispositivos reciben la actualización, y estos se usan para ver los reportes de errores y feedback de usuarios como primer punto de vista y evitar así que si algo falla llegue a demasiada gente.

Al resto del mundo suele llegar primero al 25%, luego al 50% y por último al 100% restante a lo largo de unas dos semanas. Pero hay una cosa que deja muy clara, y es que en los diferentes lanzamientos de porcentajes de actualizaciones si no se nos ofrece la primera vez, no se nos va a volver a ofrecer hasta que se vuelve a lanzar el siguiente lote. Es decir, que si nuestro dispositivo busca actualización cuando se ha lanzado la actualización para el 25% y no se nos ofrece da igual que le demos a «buscar actualización», ya que no se nos ofrecerá otra vez hasta el próximo lote.

Así que todo vuelve a la situación inicial, hay que tener paciencia. Eso o recurrir al adb sideload.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Zopo ZP998, el primer móvil con procesador Mediatek de ocho núcleos
7 Reproductores de Música Alternativos a Winamp