De forma cíclica van apareciendo juegos que se convierten en monstruos adictivos. No podemos englobarlos a todos en una misma categoría, ya que si los comparamos advertiremos que pertenecen a categorías y estilos totalmente opuestos, pero en el universo de los dispositivos móviles si que podemos trazar al menos un patrón con algunas generalidades.

Hablamos de juegos que tienen una mecánica a priori simple y una curva de aprendizaje corta  que hace sentir a los usuarios que van aprendiendo y se van superando. También son juegos que podemos jugarlos en cualquier lugar y dejarlo en cualquier momento, ya que normalmente se basan en ciclos cortos y repetitivos y no tienen ningún tipo de argumento o trama compleja.

Flappy Bird tiene todos los ingredientes para convertirse en un Hit

La mecánica y el objetivo de Flappy Bird es simple. Nuestro personaje es un pez volador amarillo que mantendremos al aire pulsando sobre la pantalla. Cada clic que hagamos es un pequeño impulso, y manteniéndolo al aire deberemos llegar lo más lejos posible, pasando entre unos tubos verdes (un guiño clarísimo a Super Mario). Si chocamos contra un tubo o tocamos el suelo la partida habrá terminado, y deberemos volver a empezar. Cada vez que terminemos una partida obtendremos en número de tubos por los que hemos conseguido pasar. La idea es superarnos a nosotros mismos.

Al principio cuesta un poco cogerle el tacto, y moriremos con facilidad. Poco a poco iremos llegando más lejos. No hay ningún truco, sino simplemente pulsar en los momentos adecuados.

La simpleza del juego, la mecánica de sobras conocida por todos y la estética retro invitan a jugar sin parar. En Google Play la aplicación está causando furor, y en pocos días ya ha superado el millón de descargas.

Según mi opinión y después de haberlo probado un rato, creo que lo que puede hacer que no dure mucho la moda sea la falta de opciones y de un contexto o misiones. En juegos como Jetpack Joyride (que tenia una mecánica parecida) íbamos desbloqueando items y misiones, y lo mismo pasa con Candy Crush.

La aplicación es gratuita, con pop-ups publicitarios.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
Lleva al día el mantenimiento y documentación de tu coche con MyGarage
El caso de Mobogenie, la tienda de aplicaciones que se instala sin tu permiso