A todo el mundo le gusta MediaTek. ¿O no? Sus procesadores son los más potentes del mercado, con una optimización de la batería increíble y una experiencia final mucho más agradable y sin problemas. Nada que ver con esos carísimos y sobrevalorados procesadores de Qualcomm.

Sin embargo por si no fuera poco, han tenido una idea genial. Sus chips, están basados en un Kernel Linux, con licencia GPLv2 y totalmente de código libre. El código de MediaTek por tanto está basado en uno de los kernels más famosos y seguros. Pero aún hay más.

Los excelentes directivos de MediaTek (la culpa siempre es de esos ingenieros) decidieron que con el Kernel Linux libre que muchas otras empresas utilizaban no era suficiente. Por ello en MediaTek apostaron por introducir sus propias modificaciones.

Por tanto, además se decidió que sería otra gran idea cobrar una cuota por utilizar su código. Al fin y al cabo habían introducido importantes modificaciones, la única pega era esa anticuada licencia GPL de Linux que no permitía cobrar extra por trabajos realizados a partir de su kernel. Nadie se daría cuenta.

gnu-gplv3

Y así, después de esta breve ironía es como hemos llegado a la situación que tenemos hoy en día. Un fabricante, MediaTek, que se aprovecha de una de las mayores aportaciones al código libre del mundo, para cobrar una cuota desmesurada a los demás. Y el problema no acaba aquí, pues tenemos que numerosos bugs se han encontrado en este código modificado.

El problema no reside únicamente en MediaTek. La seguridad y la disponibilidad libre del código de los distintos chips es algo íntimamente relacionado. Algunas empresas como Qualcomm o NVIDIA ya trabajan en una versión alternativa libre de sus SoC, pero otras como la mencionada MediaTek o PowerVR tienen graves problemas de comunicación, con la repercusión en la seguridad que esto conlleva.

Pero lo de cobrar (más de lo que físicamente cuesta distribuirlo) y cambiar la licencia GPL por otra es la gota que colma el vaso. Una vergüenza que no justifica su estrategia low-cost. Un Snapdragon 800 cuesta alrededor de 35 dólares, mientras que por ejemplo tenemos el MediaTek 6592 por 20$. Casi la mitad. Pero si la marca taiwanesa pretende conseguir este precio a base de cobrar por un trabajo que no les pertenece en mayor parte, no van a llegar muy lejos.

mediatek-chip-logo

Algunas empresas como Sony o LG, ya no decir algunas con presupuestos más limitados, están apostando por esos SoCs más baratos. Una diferencia de precio, que a pesar de esta cuota, les merece la pena. Una lástima que por dinero, se haga la vista gorda a este caso que cualquier tribunal condenaría duramente. Por utilizar una licencia que prohibe cobrar por trabajos derivados y por poner en peligro la seguridad de los usuarios con modificaciones no revisadas.

¿Seguís utilizando procesadores MediaTek? ¿Justifica su precio, estrategias como esta?

ACTUALIZACIÓN: En el post original únicamente se hacía referencia al hecho de cobrar por utilizar el Kernel Linux. El problema lógicamente va más allá, es el hecho de realizar modificaciones y no liberarlas, con lo que se rompe la licencia original y se evita que el código se pueda revisar en busca de bugs. Disculpad por las molestias ocasionadas y esperamos que la idea que se quería transmitir no haya variado.

Via XDA-developers

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Oppo Find 7: Primeras impresiones de uso y la aventura de una presentación en China
Samsung Galaxy S5 dorado será exclusivo de Vodafone