La era del ‘Internet de las emociones’: el día en el que las máquinas nos entenderán

La era del ‘Internet de las emociones’: el día en el que las máquinas nos entenderán

Hay quien imagina que los wearables serán capaces de detectar cómo nos sentimos y dar respuesta a ello. Así será el 'Internet de las emociones'.
12/09/2015 a las 20:51 UTC · Michael Mcloughlin

«Lunes y vuelta al curro – Me siento perezoso» o «Paellita en Denia en buena compañía – Me siento genial». Más de alguno de los que estáis leyendo estas líneas habéis utilizado en más de un ocasión la funcionalidad de Facebook que te permite expresar tus sentimientos. Pero, ¿sí en lugar de tener que indicarlo, la tecnología detectase tu estado de ánimo? Actualmente los wearables escrutan algunas partes esenciales de nuestra biometría: la frecuencia cardiaca, el pulso o el gasto de calorías, entre otros tantos aspecto. Sin embargo, hay quien cree que en los próximos años estos dispositivos serán capaces de detectar emociones humanas específicas.

Algo que, en combinación con las redes y plataformas sociales, dará lugar a lo que algunos han llamado ‘Internet de las emociones’. Esto no son simples planes sobre el papel que pueden quedar aparcados en el fondo de un cajón. Por ejemplo, Microsoft -en concreto, su división Microsoft Research- ha diseñado un prototipo de pañuelo que emplea sensores para discernir el estado de ánimo del usuario y que este conozca gracias al bluetooth los estados de ánimo de los demás.

La start-up Spire ha creado un pequeño sensor que puede ser enganchado a un tirante de un sujetador o un cinturón y medir de esta manera el nivel de estrés. Otra empresa, Afecctiva, ha recopilado miles y miles de datos de expresiones faciales espontáneas, usando datos para generar una base de datos que sirva para la creación de estos dispositivos.

‘Internet de las emociones’: algunos experimentos

tres-pulseras

Estas investigaciones se engloban dentro de la llamada computación afectiva, que examina maneras de crear máquinas capaces de detectar y, sobretodo, responder a las emociones humanas. Para ello, como en caso que acabamos que explicar, es necesario que los investigadores acumulen un gran número de registros estudiando patrones de voz, expresiones faciales, gestos del cuerpo humano o reacciones fisiológicas a estímulos concretos.

Aunque películas como ‘Her’ dibujan un escenario muy futurista, lo cierto es que parece que estamos realmente más cerca de lo que pensamos de esta tecnología. El desafío clave es lograr un consenso sobre lo que significa estar ‘feliz’, ‘triste’, ‘enojado’… Al final muchas de las apps que actualmente están trabajando con ello tienen diferentes criterios.

Definir esos conceptos permitiría introducir parámetros acordes en un ordenador para crear interactuaciones con precisión.

Algunos experimentos

xiaomi mi band cuero pulsera 6

Imaginate una pulsera cuantificadora que detecte lo feliz y bien que te sientes después de un entrenamiento intenso o los remordimientos después de varios días de juerga. Y ahora que los medios sociales son algo presente en nuestro día a día, no parece descabellado que una vez que sabemos lo que sentimos con una precisión casi completa, lo vamos a compartir con alguien.

Sería algo así como lo de Facebook, pero llevado a un nuevo nivel. Si podemos entender mejor lo que nos motiva psicológicamente, podemos aprender formas de mejorar nuestros estados emocionales. Un ejemplo rudimentario sería el de dos artistas de la Universidad de Carnegie Mellon, que instalaron a varios estudiantes del campus medidores de ritmo cardiaco.

Al igual que el pañuelo que antes mencionábamos, mediante Bluetooth, se recibe la información de la persona con la que interactuar sabiendo si te pone ansioso, nervioso o excitado. Con el tiempo se puede realizar un seguimiento -muy rudimentario- de cómo una persona influye en tu ritmo cardiaco, que te hace sentir y si vuestra relación es sana o no.

El ‘Internet de las emociones’ en el trabajo

wearables

Esto no solo es aplicable a las relaciones personales. Imaginaos el trabajo. Se acabaron las sonrisas falsas. Que si no aguantas a las ‘Pili y Mili’ de turno y te pones cardíaco pues la pulserita de turno te delatará. También habría que ver las limitaciones en lo que se refiere a protección de datos, pero que por imaginar no quede.

Un estudio llevado a cabo por Csikzentmihaldy -con quien colaboró Hitachi- se encontraron que las personas eran más felices cuando se encontraban plenamente comprometidos con una actividad. Imagine un dispositivo que puede ayudar a determinar qué funciones de trabajo crean lo que el investigador llamó «estado de flujo». La compañía ya ha dado forma a un pequeño medidor basado en los parámetros biométricos que Csikzentmihaldy definió para llegar a ese punto así como otros postulados similares

Realmente, ejemplos como estos nos hacen pensar que estamos más cerca de un ‘Internet de las emociones’. En este caso, la tecnología y el cambio de paradigma que atravesamos es tan fundamental como la transformación de la mentalidad humana para aceptar que una máquina sea realmente capaz de decirnos que cosas nos pueden ayudar a ser más felices…y que además acierte.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
2019 acaba fuerte
Android 10 es oficial
Análisis del Huawei Mate 20X 5G
Análisis de la Xiaomi Mi Smart Band 4
Análisis del Samsung Galaxy S10 5G
LG Q60: triple cámara y alta resistencia
Análisis del Xiaomi Mi A3
Personaliza tu Android: Interrupciones, Safe Mode y descubriendo apps
NeuroScalextric: mueve los coches con la mente y una app para tu móvil