Cuando un juego no funciona la culpa suele ser de tu móvil

Cuando un juego no funciona la culpa suele ser de tu móvil

A pesar de que los juegos Android se prueban en un gran número de móviles es probable que en el tuyo no funcione. Y la culpa no es del desarrollador.

A pesar de que los juegos Android se prueban en un gran número de móviles, es probable que en el tuyo no funcione. Y la culpa no es del desarrollador.

La fragmentación es uno de los problemas más graves de nuestro sistema. Android acumula fama, merecida, de tener en cartera incontables modelos de hardware y versiones software, algo que convierte el desarrollo de nuevas aplicaciones en casi un tormento. Puede que una app funcione bien en un grupo de móviles, pero eso no garantiza que lo haga convenientemente en el resto.

Millones de dispositivos en circulación que se mantienen en funcionamiento, todo el abanico de precios, más de mil nuevos smartphones que se lanzan cada año con Android… Los números no se lo ponen fácil a los desarrolladores. Especialmente en los juegos, que es donde más se marcan las diferencias.

Ningún juego funciona igual en todos los móviles

Cuando un juego no funciona bien la culpa suele ser de tu móvil

Existe multitud de estilos en los juegos Android. Casual, de puzzles, de acción, MMOs… Pueden ser más complicados o menos, gratuitos, estar plagados de compras in-app… Pero suelen diferenciarse en dos tipos: de gráficos exigentes y aquellos que no necesitan un alto nivel de prestaciones para funcionar.

Incluso los juegos con menor necesidad gráfica pueden funcionar en unos móviles y en otros no, la dichosa fragmentación tiene la culpa. Existen maneras de homogeneizar los desarrollos para asegurar los resultados, pero nunca garantizará que un juego funcione de manera correcta en todos y cada uno de los Android. Quizá parezca una falta de respeto o, incluso, una desidia por parte de los desarrolladores, pero ellos no tienen la culpa. Al menos no la mayoría.

La pelota va de un tejado al otro. Por una parte Google no hace todo lo necesario para que los fabricantes se adapten a unas exigencias básicas con las que homogeneizar la experiencia. Y por la otra tenemos a las marcas peleando por vender móviles nuevos en lugar de mantener con vida a los que ya llevan meses en circulación.

Desarrollar un juego de calidad en Android es un quebradero de cabeza

No hago más que leer las mismas quejas en la Google Play Store cuando visito las fichas de los juegos, especialmente en aquellos donde se necesita un móvil con cierta potencia. «Le pongo una estrella porque mi móvil no lo arranca». O «Es una basura, siempre se cuelga». Podemos unir a todos los que se quejan porque los juegos tienen lags, bajan de frames o, directamente, son inutilizables en sus dispositivos. Visita cualquier juego, verás críticas similares.

No quiero quitarle la responsabilidad a los desarrolladores ya que también tienen su parte de culpa. Muchos de los juegos salen al mercado con bugs que, por lo general, suelen resolverse en los primeros días tras el lanzamiento, especialmente si los juegos son de pago. Hay excepciones, pero no es una generalidad.

¿Tengo derecho a quejarme si un juego no me funciona?

Desarrollar un juego de calidad en Android es un quebradero de cabeza

Por supuesto que sí, faltaba más. Si tú descargas un juego que en teoría debería de funcionar, pero te encuentras con que no termina de ir correctamente, tienes derecho a protestar. Google Play te lo pone fácil ya que en cada ficha tendrás la opción de comunicarte con el desarrollador. Coméntale qué te ocurre, por qué te da el error, qué móvil tienes… Pero no le pongas una estrella en la tienda sólo porque el juego no funciona bien en tu smartphone.

Las valoraciones de la tienda de Android, tanto las estrellas como los comentarios, son para realizar aportaciones sobre cómo es el juego en general y si lo recomiendas, no para quejarte de que no va como debería en tu móvil. Los desarrolladores no tienen la obligación de testear sus creaciones en cada smartphone, versión de Android, ROM personalizada… que existe en nuestro sistema porque eso, además de imposible, resultaría tremendamente caro.

La mejor manera de solucionar los problemas con un juego es comunicándoselo al desarrollador

Aparte de informar al desarrollador, siempre puedes desinstalar el juego o, en el caso de que sea de pago, proceder a la devolución de la compra dentro de las próximas dos horas. Incluso resulta posible pedir la devolución pasado ese tiempo, sólo hay que contactar con Google y/o con el desarrollador indicando el problema. Leer comentarios con una estrella donde un móvil de gama baja no puede con juegos de alta carga gráfica es algo demasiado habitual en la Google Play Store. Y debería atajarse.

Siempre hay derecho a la queja, pero también hay que aplicar la auto crítica. Y tener empatía por quienes se dedican a cuadrar los desarrollos con el parque inmenso de móviles con Android. Claro que hay juegos con errores graves, pero lo más habitual es que no funcionen por tu móvil. Y no, la culpa no tiene por qué ser del desarrollador.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
4 alternativas al Samsung Galaxy A50
Los 6 móviles que han marcado 2019
Análisis Amazon eero
Xiaomi Mi Note 10 y sus 5 puntos fuertes
25 comandos de Alexa muy graciosos
Análisis Amazon ECHO DOT con reloj
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
Éste es el actor que pone voz a todos los personajes de Mario
Los Samsung que actualicen a Android 7 tendrán las mejoras del Galaxy S7