Smartphones con módulos universales como el USB, nuestro sueño

Smartphones con módulos universales como el USB, nuestro sueño

Los teléfonos modulares no son muy populares, pero existe una oportunidad de oro para darles la vuelta si todos los fabricantes apuestan por un sistema.
19/03/2017 a las 16:04 UTC · Ivan Peñalba Solís

A pesar de que los móviles modulares no estén pasando por su mejor momento, lo cierto es que es una idea que nos encanta. ¿Y si todos los fabricantes apostasen por un único estándar modular?

Los móviles modulares no han acabado convenciendo ¿Por qué?

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

 

Hubo un tiempo en el que parecía que los móviles modulares iban a arrasar con todo. La idea de tener un smartphone al que pudiésemos cambiarle cualquier pieza resultaba prometedora. Por ejemplo, tras llevar un par de años con nuestro teléfono podíamos optar por cambiar el procesador y la RAM, la cámara y mantener la pantalla y batería.

Todo eso nos prometía Phoneblocks y posteriormente  Project ARA. El concepto siguió un par de años evolucionando, dejándonos claro que los terminales de gama alta seguirían con sus diseños en los que cada vez aprovechan mejor el espacio interno, dejando el concepto modular para dispositivos más asequibles.

Un año se pasaron los miembros de Project ARA sin darnos información. Mas tarde nos mostraron que el proyecto seguía muy vivo hasta que poco tiempo después sería cancelado. Aún no conocemos las causas exactas de por qué Google decidió poner fin al proyecto sin dar muchas explicaciones.

Motorola y LG lo volvieron a intentar, y solo una sigue apostando

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

El año pasado estuvo marcado por varios acontecimientos. La marca Nexus desaparecía para abrir paso a los Google Pixel, la realidad virtual se convirtió en una realidad y las cámaras dobles aparecieron por debajo de las piedras.

Pero sin duda, el hecho que más nos interesa de 2016 fue el retorno de los móviles modulares. En esta ocasión no eran teléfonos en los que podíamos cambiar cualquier componente.

Las propuestas de Moto By Lenovo y LG consistían en el mismo concepto. Tenemos un teléfono que por sí mismo ya está completo, ¿el objetivo de los módulos entonces? Ampliar y expandir funcionalidades.

Ya fuera tener más batería, tener un altavoz más potente, la posibilidad de convertir nuestro móvil en un proyector o mejorar la experiencia fotográfica son un perfecto resumen de los módulos que vimos en 2016. A LG este experimento no le acabó funcionando, mientras que Lenovo si que parece haber encontrado la clave del éxito, aunque su concepto aún necesita madurar un poco.

Necesitamos un estándar de diseños modulares, sea libre o no

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

Si bien Lenovo no está obteniendo ingresos record gracias a los módulos, si que han decidido apostar por el concepto a medio plazo, y es que parece que el experimento de Lenovo aguantará al menos dos años más (en caso de que no funcionen como ellos esperan). Que la compañía se haya comprometido con los módulos a medio plazo nos inspira confianza, pero lo cierto es que actualmente el sueño modular se encuentra andando en cuerda floja.

Lenovo tiene una oportunidad de oro con el sueño modular, y es que con los Moto Z y Moto Z Play como principales impulsores del proyecto, se encuentran con una oportunidad de oro. Su tecnología modular es tan buena que podrían estandarizarla(que no liberarla), licenciando su uso a otros fabricantes, algo que si bien restaría exclusividad a su línea Z, les permitiría obtener ingresos con su tecnología de forma más segura, aumentando su prestigio por ser los primeros en arriesgar.

¿Qué beneficios podría tener convertir en un estándar? Repasamos los aspectos más importantes del movimiento.

Reducción de costes

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

 

Quizás el más importante de los aspectos para que la tecnología modular acabe popularizándose. Actualmente son pocos los usuarios dispuestos a pagar por un módulo de expansión para el móvil, y eso se debe al alto precio de los módulos en relación a lo que ofrecen.

De la misma manera, los módulos son caros porque al venderse pocos, el coste de desarrollo se divide en pocas unidades, haciendo que sean más caros y teniendo que sacar un mayor beneficio por unidad vendida. Si existiesen varios teléfonos compatibles habría más mercado, y al poder vender más unidades podrían reducir costes, lo que atraería a más usuarios y así indefinidamente.

Nuevos competidores para el mercado

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

Al abrir el mercado a más dispositivos, estos también tendrían la posibilidad de desarrollar sus módulos. Lenovo podría simplemente cobrar un poco a cada fabricante de teléfonos, pero también a los fabricantes de módulos.

Eso permitiría que nuevos competidores entrasen al mercado. Ya no solo grandes fabricantes que quisiesen aprovechar el tirón de su nuevo móvil modular, sino fabricantes de accesorios con un menor presupuesto, pero grandes ideas.

Teclados físicos, mandos para juegos o baterías con conectividad extra serían algunos de los módulos más populares

Mayor margen para innovar

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

Con un mercado con más teléfonos y más fabricantes, acabaríamos abriendo una puerta a la que a todo el mundo le gusta hablar, y es la de la innovación.

Ya hemos visto en los concursos de Moto Mods que están surgiendo ideas que son auténticas locuras. Si un grupo tan reducido de desarrolladores aburridos es capaz de hacer esto con una tecnología que aún no es muy popular. ¿Qué sucedería si en lugar de ello hubiesen muchos fabricantes creando módulos que la gente quiera comprar?

Actualmente es complicado de saber. Seguramente muchos fabricantes de accesorio se conformasen con lo típico, ampliaciones de batería, puertos de carga y HDMI o herramientas de trabajo como linternas y Walkie Talkies. Pero seguro que también encontraríamos accesorios que nos hiciesen pensar «Wow, yo quiero eso para mi móvil».

Seguramente surgirían ideas para vender packs de móvil+módulos y alianzas entre fabricantes de móviles y accesorios

Aunque a costa de diseños más genéricos

Queremos que los módulos sean tan universales como el USB, y lo queremos ya

Expandir el mercado modular siguiendo el modelo de Lenovo tendría un punto negativo por otro lado, y es que aunque dejasen mejor margen para innovar, seguir un diseño para módulos universales tendría un principal inconveniente, y es haría que los fabricantes tuviesen que adaptar el estilo de la trasera de sus móviles a un par de estilos válidos.

Lo cierto es que puede parecer un gran inconveniente, pero la realidad es que los teléfonos móviles llevan años siguiendo líneas de diseño cada vez más parecidas, y sobre todo aburridas. También tendríamos que tener en cuenta que no todo el mundo tendría que abrazar los módulos, o que algunos fabricantes decidiesen seguir un diseño para que sus módulos solo encajasen en el diseño de sus teléfonos.

Desafortunadamente, no creemos que la apuesta por un estándar por los diseños modulares vaya a funcionar así. Lenovo seguirá apostando por diferenciarse y solo el futuro sabe que camino acabarán tomando los teléfonos modulares.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Zepp E
Experiencia gaming al máximo
Análisis Nest Audio
Probamos Genshin Impact en Android
Análisis Samsung Galaxy Z Fold 2
Exprimiendo la cámara de vídeo del OPPO Find X2 Pro
Análisis Motorola Moto G9 Plus
Análisis Ecovacs Deebot N3 Max
Análisis Poco X3 NFC
Opinión OPPO Watch
Probamos el Samsung Galaxy Z Fold 2 5G, el mejor plegable del mundo
Análisis Nubia Red Magic 5S
10 trucos y consejos para las notas de voz de WhatsApp
Análisis OnePlus Nord
Análisis ASUS ROG Phone 3

Lo más visto

Móviles increíbles que fracasaron pese a lo buenos que eran
A la buena vida: ponemos a prueba tus conocimientos de LG