Honor 8 Pro, análisis del mejor móvil de Honor

Honor 8 Pro, análisis del mejor móvil de Honor

Hoy analizamos el Honor 8 Pro, un phablet que destaca por su potencia, batería y pantalla. Un móvil para usuarios exigentes.

Analizamos el Honor 8 Pro, un phablet de grandes dimensiones que desde el primer momento que lo probamos nos encantó. Un excelente teléfono pensado para usuarios muy exigentes.

Honor 8 Pro

9,0
  • Pantalla de 5,7""
  • Kirin 960
  • Cámara de 12+12MP Mpx
  • Más especificaciones
PVP 549€
460,00€
Comprar
621,00€
Comprar
Nos gusta
  • Pantalla
  • Batería
  • Rendimiento
No nos gusta
  • Falta de resistencia al agua
  • Podría tener altavoz frontal

Una ficha técnica de lujo

Parecía que no, pero el Honor 8 Pro nos parece una de las sorpresas de esta primera mitad del año. Se trata de un teléfono grande, potente, con buena pantalla y muchísima autonomía, con bastante memoria y una cámara bastante buena.

Honor siempre nos ha acostumbrado a terminales que han destacado por su relación calidad/precio. La compañía hermana de Huawei ha decidido dar un paso al frente en calidad (aunque a un coste mayor). Te contamos como siempre su ficha técnica y comenzamos con el análisis.

  • Pantalla: 5,7 pulgadas, QHD (2.560 x 1.440 píxeles); 515 ppp.
  • Procesador HiSilicon Kirin 960 Octa-Core: 4x 2.4GHz + 4x 1.8GHz.
  • RAM: 6 GB.
  • Memoria interna: 64 GB.
  • MicroSD: sí, hasta 128 GB.
  • Versión sistema: Android 7.0 Nougat con EMUI 5.1.
  • Cámaras: trasera dual de 12 megapíxeles, frontal de 8 megapíxeles.
  • Batería de 4 000 mAh con carga rápida.
  • Otros: Bluetooth, GPS, 4G, NFC, sensor de huellas, USB Tipo C…
  • Peso: 184 gramos.
  • Medidas: 157 x 77,50 x 6,97 mm.
  • Colores: azul, negro y dorado.

Un phablet grande y fino, así es el Honor 8 Pro

El Honor 8 Pro es un phablet. No es un terminal para todos los gustos, ya que nos encontramos un móvil de grandes dimensiones, algo que tiene bastante sentido cuando tenemos en cuenta el tamaño de su pantalla y la batería interna. Aún así, no se hace un terminal incómodo de utilizar, sino que más bien es al revés, gracias a sus 6,97mm de grosor.

Respecto a la trasera, aquí podemos percibir el primer cambio respecto al Honor 8, y es que damos un salto del cristal al metal. Perdemos parte del efecto wow que tenía la trasera del Honor 8, pero más allá de las preferencias estéticas, el cambio es a mejor.

El metal escogido se siente suave al tacto y sin duda es más fácil de sujetar que el cristal de la anterior generación (generalmente, el cristal resbala con mayor facilidad). Al tratarse de un terminal grande, todo sacrificio que se haga en pos de la ergonomía está perfectamente justificado.

Nos encontramos con un frontal limpio, con una pantalla de 5,7 pulgadas que ocupa el 79% del frontal. En la zona inferior nos encontramos el logo de Honor y en la superior el auricular, sensor de proximidad, cámara frontal y LED de notificaciones. El cristal que no es pantalla se encuentra tintado dependiendo del color del modelo. El dorado tendrá frontal en blanco, el negro en negro y el azul, en azul. Este último es el que hemos probado, y nuestro favorito.

En el inferior tenemos el altavoz, USB tipo C y salida jack de 3,5mm para auriculares, en la parte derecha los botones de apagado y volumen (ubicados en una posición bastante accesible), a la izquierda la ranura para tarjetas microSD y nanoSIM, y por último, un puerto infrarrojos en la zona superior.

La pantalla y multimedia, su punto más fuerte

¿Qué es lo mejor del Honor 8 Pro? Pues creemos que sin duda alguna, su pantalla. Se trata de un panel IPS de 5,7 pulgadas. Su resolución es 2K, y más allá de los números nos centraremos en la experiencia. El panel es de una calidad bastante buena, ya que se porta de forma fantástica en cualquier condición, con unos colores bastante reales.

El nivel de brillo máximo es excelente, y eso hace que sea una pantalla muy buena para utilizar en exteriores. Hemos estado jugando durante horas en la calle con el móvil, y aún bajo la luz directa del sol no hemos tenido muchos problemas (con el brillo al máximo, eso sí).

A la pantalla añadimos un altavoz ubicado en el marco inferior del móvil. Con este tamaño lo ideal habría sido tenerlo en el frontal, pero tampoco es que tengamos quejas. El volumen es alto y claro, con una calidad que aunque no destaque, tampoco es mala.

Como detalle curioso, en la propia caja del teléfono tenemos un trozo de cartón con dos lentes. Se trata de unas gafas al estilo de las Google Cardboard, pensadas para consumir contenidos de Realidad Virtual de forma esporádica.

Sobresaliente en rendimiento

Además de la pantalla, otro aspecto en el que el Honor 8 Pro nos ha sorprendido es en el apartado del rendimiento. Ya en las primeras impresiones os comentábamos que se siente muy bien en lo que respecta a rendimiento, y tras varios días exigiéndole en todo tipo de tareas, en ningún momento hemos percibido una caída de rendimiento.

Como procesador tenemos el Kirin 960, utilizado también en los topes de gama de Huawei (Mate 9, P10 y P10 Plus) acompañado con 6GB de RAM y 64GB de un almacenamiento que alcanza unas velocidades de vértigo (algo que estamos seguros de que influye bastante en el rendimiento final).

Respecto al software, pues tenemos Android 7.0 con la capa de personalización Emui 5.1. Esta capa si bien no es la favorita de muchos por su estética, tampoco resta rendimiento, que al final es lo que a muchos les importa. Si quieres conocer más a fondo la capa de personalización de Emui, te recomendamos leer nuestro análisis a fondo.

  • Antutu: 138 978 puntos.
  • Geekbench single core: 1 869 puntos.
  • Geekbench multi core: 6 326 puntos.
  • 3DMark: 2 136 puntos.
  • PCMark: 6 147 puntos.

Un día de batería incluso si eres exigente

Otro de los aspectos más potentes de este terminal es su autonomía. Estamos ante un teléfono grande, pensado para consumir contenidos y jugar durante horas, así que lo normal sería que estuviese dotado con una batería a la altura.

Son 4000 mAh de capacidad los que Honor ha escogido para su gran teléfono. Si bien no es la cifra más top que hemos visto, estamos seguros de que es uno de los teléfonos de gama alta con mayor autonomía que hemos probado. Su batería da para un día completo de actividad para los más exigentes, pudiendo sobrevivir hasta dos días con un uso moderado.

Con brillo prácticamente al máximo hemos podido exprimir el terminal durante unas cuatro horas, extendiéndose a seis si pasamos el nivel de brillo al medio.

En cuanto a la carga rápida, tenemos un móvil con conexión USB tipo C y un cargador de 18W, capaz de cargar el terminal en cosa de hora y media. No es una cifra sobresaliente pero teniendo en cuenta el tamaño de su batería nos vale.

Doble cámara trasera que cumple decentemente

El Honor 8 ya incluía una doble cámara trasera, por lo que era de esperar que el fabricante apostase por el mismo tipo de estrategia que tan bien le fue en el pasado, vistos los resultados. Se trata de un doble sensor de 12MP cada uno. El primero es normal y el segundo monocromático, lo que nos permite tomar fotografías en un perfecto blanco y negro. Esta configuración también nos permite tomar más luz en las capturas e interesantes modos como la apertura focal, que nos permite enfocar a un objeto y desenfocar el resto de la imagen.

¿Los resultados? Pues bastante decentes, al encontrarnos con una cámara muy equilibrada que sabemos que va a funcionar perfectamente en casi cualquier situación, incluso si no tenemos demasiada luz. A continuación os dejamos algunas fotografías para que valoréis los resultados.

Honor 8 análisis

Otro aspecto muy destacable es la aplicación de cámara fotográfica. El punto fuerte de la capa de personalización está aquí, y podríamos decir que es nuestra aplicación de cámara favorita, tanto por su variedad de modos, como la accesibilidad de cada uno de ellos. Es una aplicación fácil y divertida de utilizar.

Nuestra opinión: Un terminal bien compensado

Sin duda alguna, el Honor 8 Pro es un terminal que nos ha encantado probar. No solo tiene un diseño bastante cool (especialmente si te gusta el color azul, el frontal suma muchos puntos) que a pesar de su tamaño y peso es cómodo de sostener, sino que destaca por ser uno de esos teléfonos a los que no le falta de nada.

Tenemos USB tipo C y carga rápida, tenemos un procesador potente y una capa de personalización bastante pulida. La pantalla es muy buena, la batería es muy buena y tanto el audio como la cámara están a la altura de lo que se espera de un teléfono de este precio. Algo que nos ha encantado es su almacenamiento interno de 64GB, no solo por la cantidad, sino porque es extremadamente rápido (una de las claves de su rendimiento).

Por otro lado, todo esto que decimos tiene sentido cuando hablamos de su precio, ya que subimos de los 399 euros del Honor 8 a 549 euros, 150 euros de diferencia (o 100 si lo comparamos con el Honor 8 de 64GB) que son justificados ante todas las mejoras que vemos.

No obstante, aunque creemos que por su precio es de los terminales más interesantes que podemos adquirir, hay que tener en cuenta que rivales como el OnePlus 3T se lo ponen bastante difícil al teléfono, aunque también es cierto que existen diferencias entre ambos bastante notorias (el Honor 8 Pro creemos que tiene mejor autonomía y experiencia fotográfica).

¿Para quien es el Honor 8 Pro? Para alguien que no solo busque potencia, sino que haga uso intensivo de juegos y contenido multimedia. Potencia y autonomía.

¿Para quien no es el Honor 8 Pro? Para quien busque un terminal pequeño. Creemos que su único contra es que no te gusten las grandes pantallas.

  • incom2

    Yo no sé qué más tienen que hacer las marcas chinas para que en los análisis se diga que sus capas de personalización son nefastas y que sencillamente, sobran. Empezando por la iPhonificación que le meten a Android, pasando por los cambios estéticos que no vienen a cuento y que se saltan el Material Design por el forro, y terminando por los cambios a bajo nivel en el sistema para añadir o quitar o mover permisos, y opciones, y trastocar todo lo que debería ser estándar en un sistema operativo.

    Nos hemos acostumbrado tanto a la falta de escrúpulos de estos fabricantes, que estamos dejando pasar y alabando auténticas aberraciones que están desdibujando cualquier identidad y experiencia que la gente pudiera asociar a Android: hay quienes podrían pasar de Android EMIUIZADO a iOS casi sin darse cuenta, porque empezando por los iconos y acabando por los interruptores de las opciones, ¡son lo mismo!

    El sentido común, si lo recuperamos, nos dice que los temas gráficos deberían ser opcionales, instalables y desinstalables por el usuario mediante un motor de temas como hacen otros fabricantes: en definitiva, el fabricante si quiere diferenciarse de los demás, propone su iconografía y el usuario elige si la quiere o no, así de fácil. Las opciones extras, las apps de cámara maravillosas y demás prestaciones bien pensadas, no dependen ni del tema gráfico ni de que la capa de personalización se llame de tal o de cual manera. Y si el fabricante impone, eso es un clarísimo negativo a comentar en todo análisis que se precie. ¿O acaso nos quejamos constantemente y con aplomo de la cerrazón y las imposiciones de Apple, pero cuando toca analizar un terminal chino hacemos la boca chiquita y pasamos por alto todos los atropellos, sólo porque venden barato?

    Yo creo, y esta es una reflexión mía, que cuanto más se toleren y más se alaben estas capas de personalización, peor van a hacerlo los fabricantes que pretenden vender en occidente. Mirad Elephone: ya ha anunciado su nueva capa ELEUI (si no recuerdo mal) y adivinad a qué otra marca se parece: ¡bingo, la de la manzanica mordía! Luego, cuando toque el análisis, como el teléfono irá que se las pela porque ya hay potencia de sobras para cualquier cosa, pues a reírles la gracia de la capa de personalización que nadie pedía, nadie necesita, y no aporta nada. Si todos los análisis occidentales pusieran como primer punto negativo de todos y cada uno de los terminales que se analizan: “la capa de personalización sobra y no aporta nada”, a lo mejor, sólo a lo mejor, frenábamos un poco este pandemonium iPhonificador. Que mucho vanagloriarnos de lo fuerte que está Android en todo el mundo, pero luego resulta que hay millones de teléfonos vestidos de manzana.

    • Marco

      Me lo podrías resumir? O espero la versión en Bluray?

      • incom2

        En ningún sitio dice que las opiniones deban ser cortas, y las mías me gusta fundamentarlas bien y muy especialmente si van a tocar temas sensibles como este. Si yo opino que lo que hacen los fabricantes con sus capas de personalización es un atropello, no voy a decirlo ni en una frase ni en dos: voy a justificarlo y voy a tomarme el tiempo que necesite. Se podrá estar de acuerdo o en desacuerdo conmigo, pero no será por falta de argumentos y razonamientos por mi parte. Si no los quieres leer, es como el que se discute con otra persona sin escucharla.

    • Juan Roberto García Sánchez

      Nunca llueve a gusto de todos, a mi por ejemplo android puro me parece lo mas soso que existe y prefiero las capas chinas por las infinitas posibilidades de personalizacion y extras que ofrecen

      • incom2

        Es cierto que nunca llueve a gusto de todos, ¿pero de verdad necesitas una capa china para que te saque de esa “monotonía” que dices? ¿Es que acaso no serías capaz de personalizar a TU gusto y configurar a TU gusto TU propio teléfono sin que el fabricante te lo dé ya todo masticado y con regusto a manzana mordida como inevitable extra? No, si al final va a ser este el problema, después de todo.

        • Juan Roberto García Sánchez

          En android puro no de momento (sin root ni xposed), aunque si hay suerte en un futuro añadiran soporte para temas, mientras que en algunas chinas como emui con temas puedes cambiar cada rincon de la interfaz a tu gusto y crear tus propios temas

          • incom2

            ¿Y para tener un gestor de temas, es necesario pasar por el aro y tragar con todo lo demás? Me sigue pareciendo un atropello el tener que aguantar todo el bloatware que el fabricante quiera meter y tantísimos cambios innecesarios en el aspecto y en los pilares más básicos de Android, sólo para ganar una única posibilidad de personalización que simplemente con root ya se consigue.

          • Juan Roberto García Sánchez

            La mayoria de apps que meten se pueden desinstalar xD ademas te ahorras instalar una app para cada funcion que en capas vienen integradas en el sistema, tambien mucha gente no quiere hacer root… De todas formas no seran tan malas las capas cuando android puro copia sus funciones xD

          • incom2

            Sigue sin justificarse la presencia forzada de tanta capa de personalización por parte de tanto fabricante. Las mejoras que aporten a Android estas capas, es otro tema en que podríamos criticar con saña a Google y quedarnos igual de a gusto o más. Pero la cuestión no es que pueda desinstalarse “la mayoría” de apps del fabricante, sino que el fabricante está metiendo con calzador unos estilos y unas pautas y unos cambios de base en el sistema operativo de forma unilateral, sin contar con Google ni ponerse de acuerdo con nadie más, cambios que se salen de los estandándares y que en cualquier otra situación con otro producto, nos parecería algo inadmisibles e incluso preocupante.

            ¿Cómo es posible que aceptemos tan alegremente que nos vendan un teléfono Android que parece iOS? ¿Cómo es posible que haya gente que crea que ese es el aspecto normal de Android? A mí lo que me preocupa es que la experiencia de usuario en Android se está diluyendo tan rápidamente como crece la fragmentación, cada vez hayt más gente que no sabe qué usa, ni en qué versión está, ni si esa actualización es del fabricante o de la operadora o de Google. Estamos orgullosos de Android porque está en todas partes, pero estos fabricantes con sus capas lo que están haciendo es que, llegado el momento, cambiando la base que nadie ve y de la que nadie se preocupa (es decir, Android) por otra cosa tal vez propietaria, la gente ni siquiera se de cuenta y no le importe lo más mínimo. Miremos el Galaxy S8: Android es tan irreconocible que bien podríamos descubrir mañana o pasado que realmente no hay ningún Android ahí debajo sino un Tizen con emulador de apps Android.

            En fin, no quiero seguir discutiendo ni alargándome más, lo siento. Sólo pretendo dar que pensar al respecto de tanta capa y tanta personalización china que parece inofensiva. A diferencia de por ejemplo Microsoft, Google nunca tuvo el control del aspecto gráfico de Android, como nunca tuvo tampoco el control de las actualizaciones. Y ahora lo estamos pagando: en el momento más álgido y de más éxito de Android, su fragmentación es brutal y su falta de identidad, absoluta.

          • Juan Roberto García Sánchez

            Basicamente porque android es de codigo abierto y cada uno ya sea fabricante o desarrollador puede personalizarlo a su gusto le guste a google o no. Personalmente es lo que me gusta de android ya que tienes opciones diferentes para elegir dependiendo de gustos, igual que existen muchas distribuciones linux totalmente diferentes unas de otras y cada una se adapta a un tipo de usuario.

            Respecto a la fragmentación ahí si estoy de acuerdo, pero eso no es culpa de las capas, es culpa de los fabricantes ya que no les interesan actualizar mucho, porque si actualizan estás mas cómodo con tu movil y no piensas en comprarte otro, por lo que ellos no venden que es lo que les interesa por desgracia de los usuarios

          • incom2

            ¡Bingo! Y precisamente su mejor virtud (que sea de código abierto) se ha convertido en su talón de Aquiles: a diferencia de Linux, donde mayormente sus valedores son organizaciones sin ánimo de lucro, la comunidad de usuarios, instituciones públicas, universidades, etc. en Android lo que tenemos es una legión de voraces empresas que viven por y para vender cuantos más teléfonos mejor, en una carrera sin cuartel por despuntar y llevarse la mayor parte posible de un mercado sobresaturado a más no poder.

            Estas empresas con sus capas de personalización no hacen un buen uso, o un uso ético, o como queramos llamarlo, de este derecho al código abierto. Al contrario, se lo apropian para sus propios intereses comerciales y añaden sus cambios y no los comparten con los demás. Volviendo al ejemplo de Linux, imaginemos que mañana sale un Huawei vulgaris y lanza una distribución con partes del código propietarias que no comparte con nadie, y que altera cosas establecidas y fundamentales desde siempre en cualquier linux, y como guinda del pastel le mete una interfaz gráfica clavada a MacOS o Windows 10 pero con todo cambiado de sitio y, no contentos con ello, al día siguiente doce fabricantes distintos se lanzan a la misma aventura con sus propias distribuciones, todas distintas entre sí, con sus apaños y sus cambios y que poco a poco y conforme ganan y se reparten los usuarios, van ocultando y distorsionando y diluyendo lo que hay debajo para horror de la comunidad y el resto de instituciones que decía, que lo que ven es una plataforma desnaturalizada y parasitada por los intereses comerciales de unos pocos y su completa falta de escrúpulos.

            Eso es lo que intento explicar: que estamos ante un claro ABUSO de los fabricantes sobre Android. Google les tendió la mano, pero se han cogido al brazo, el hombro, y casi parece que quieran arrancarlo de cuajo en su particular todo-vale. Y si encima los medios de comunicación y los usuarios lo damos por algo normal, lo toleramos, y no decimos nada en contra de ello, ocurre lo que ocurre: que los fabricantes campan a sus anchas, hacen y deshacen sin mirar a nadie y sin contar con nadie. Y si rompen algo, bueno, pues ya lo arreglaremos y mientras la Play Store llena de quejas sobre tal o cual app que ha dejado de funcionar porque el último cambio en la capa de turno ha tocado algo que no debía, y el que paga los platos rotos es el desarrollador de la app que se ve cosido a comentarios negativos.

            He intentado dejar clara mi postura. No condeno de por sí las capas de personalización ni creo que esté mal que a la gente les guste el aspecto que tienen (faltaría más). Sólo critico la falta de escrúpulos, los intereses comerciales que hay en cada una de ellas, el nivel de intrusismo de la mayoría, la desnaturalización de Android que están consiguiendo con ello, y sus consecuencias. Ya sé que a la mayoría de la gente le va a dar igual mientras sus apps de siempre funcionen. Pero eso no quita que el problema no exista, ni que vaya a más.

            Un saludo.

        • Jean Leon

          No tiene nada que ver con el aspecto sino con funcionalidades, MIUI es mi capa favorita (la de Xiaomi) y en cantidad de funcionalidades mea y vomita sobre Android puro, y en configuracion de consumo energetico permite controlar al detalle el comportamiento de cada aplicacion y cual tiene permiso a que en cada momento, permite clonar apps para tener varias cuentas, capturas de pantalla largas, grabacion de llamadas de serie, etc…en fin, cientos de funciones que para tener en android puro o te metes una rom o te instalas decenas de apps adicionales

          • incom2

            Mira, me parece muy bien que añada todas esas funcionalidades que dices y que a ti te encanten; pero me parece muy mal que añada todo lo demás porque es un abuso innecesario y ya he explicado de todas las formas que sé, el por qué me lo parece y qué consecuencias trae.

            Así que para no repetirme, simplemente diré que a mí no me compensa que me den masticadas unas cuantas funcionalidades que la mayoría puedo encontrar por mi cuenta, a cambio de todo ese montón de abusos gráficos y cambios estructurales unilaterales sobre el código de Android, junto con ese empalagoso regusto a manzana mordida que inevitablemente encontramos en todas estas personalizaciones chinas.

            Simplemente considero, y creo que con toda la razón del mundo, que se trata de un abuso brutal por parte de los fabricantes sobre el código de Android, y que sea un abuso “normalizado” y tolerado y hasta aplaudido, no quita que siga siendo un abuso que debería parecernos inaceptable. Así que simplemente yo no pienso comprar ni recomendar a nadie teléfonos cuyos fabricantes se comporten con esa falta de escrúpulos. Por muy buenos teléfonos que haga o muy útiles que resulten sus añadidos, sencillamente estos fabricantes no se lo merecen y hay otros más respetuosos y con productos casi calcados y con precios similares por no decir iguales, a los que acudir.

  • Lizandra Marquez
Facebook Messenger recibirá novedades: más juegos, chats en grupo con marcas…
Instagram para Android también funcionará sin conexión a internet
Vídeos El Androide Libre
Huawei Mate 10 y Mate 10 Pro: opiniones y toma de contacto
Nuevo Samsung Galaxy J2 2017
Nubia Z17S y Nubia Z17 mini S, características y precio
Honor 6C Pro, características y precio
Nos colamos en la fábrica de Huawei: así se fabrican sus móviles
He probado el Huawei de 4 cámaras y debería llegar a España
Honor 7X, características y precio
Samsung ha presentado nuevos sensores que acercan el modo retrato a los móviles baratos
Así es el Samsung Galaxy A5 2018
Cómo tener identificador constante de música, igual que en el Google Pixel 2
Descarga la barra de navegación flotante del LG V30 en tu móvil Android
Honor Waterplay, tablet Android resistente al agua
Los Nokia 2, Nokia 7 y Nokia 9 llegarían a principios de 2018
ZTE Axon M, dos pantallas y diseño plegable
Firefox Rocket, el navegador más ligero y potente (APK)

Últimas noticias

Lo más visto