Moto G5 Plus, análisis: ¿vale la pena pagar un poco más?

Moto G5 Plus, análisis: ¿vale la pena pagar un poco más?

El Moto G5 Plus quiere conquistar a los que buscan un poco más en la gama media. ¿Consigue justificar ese gasto extra, o se queda a medio camino?

El Moto G5 Plus quiere conquistar a los que buscan un poco más en la gama media. ¿Consigue justificar ese gasto extra, o se queda a medio camino?

Motorola, allá cuando fue comprada por Google, consiguió reventar el mercado de la gama media. Aquel Moto G de 2013 demostró al mundo que se podía hacer un teléfono que funcionase bien sin costar un ojo de la cara. Y, desde entonces, hemos visto a muchísimos fabricantes entrar de cabeza en ese mercado. Algunos con más suerte, y otros con menos fortuna.

Lo cierto es que Motorola no es la misma que nos encontramos por aquel entonces: ya no es de Google y ahora pertenece a Lenovo. El mercado de gama media también ha cambiado, y ahora está lleno de rivales que hacen a la competición brutal. Pero Motorola como tal no se ha ido a ningún lado, y siguen apostando por el Moto G como el estandarte de la gama media.

Moto G5 Plus

8,0
  • Pantalla de 5.2"
  • Snapdragon 625
  • Cámara de 12 Mpx
  • Más especificaciones
PVP 279€
129,90€
Comprar
2,04€
Comprar
Nos gusta
  • Muy buen rendimiento de Android
  • Buena evolución en diseño
No nos gusta
  • Cámara muy mejorable
  • La batería podría ser mejor

Así es el Moto G5 Plus sobre el papel

Este año Motorola ha decidido abordar el mercado de gama media con dos alternativas. Por una parte tenemos al Moto G5: una versión básica que contiene todo lo esencial para funcionar por un precio también básico. Un dispositivo que cumple si queremos darle un uso básico, no muy avanzado o exigente en especificaciones. Podéis leer, pulsando en el enlace inferior, el análisis que realizamos del dispositivo en su lanzamiento.

Pero eso no es todo. Motorola no ha lanzado sólo al Moto G5, también ha sacado un hermano mayor con características mejoradas, y un precio algo superior. Estamos hablando del Moto G5 Plus, un dispositivo que ha salido a la vez y que nos tienta a gastar algo más, a cambio de conseguir varias mejoras. Y ese es el dispositivo que analizamos hoy, en El Androide Libre.

Hoja técnica del Moto G5 Plus

  • Pantalla de 5.2 pulgadas FullHD (1.920 x 1.080 píxeles)
    • La pantalla crece 0.2 pulgadas y mantiene la resolución
  • Procesador Snapdragon 625 a 2.0 GHz
    • Pasamos del Snapdragon 430 (gama media) al 625 (gama media-alta)
  • 2 GB / 3 GB de memoria RAM
    • Las opciones de memoria RAM se mantienen
  • 16 GB / 32 GB de memoria interna + microSD
    • Se suma la opción de 32 GB a las especificaciones originales
  • Cámara trasera de 12 MP
    • La cámara es de menos MP, pero asegura ser mejor
  • Cámara delantera de 5 MP con gran angular
  • 3.000 mAh de batería con carga rápida
    • 200 mAh más
  • Android 7.0 Nougat
  • Dual SIM, Bluetooth 4.2, A-GPS, 4G LTE, NFC, sensor de huellas…
  • 150.2 x 74 x 7.9 milímetros, 155 gramos
    • Es un poco más grande y más fino en comparación (144.3 x 73 x 9.5 mm, 145 g)

Diseño y construcción: mejorado para la ocasión

La construcción es otro de los grandes beneficiados en esta versión Plus. Si el Moto G5 usa un acabado también de aluminio, pero que es como el plástico al tacto, el Moto G5 Plus transmite aluminio cuando lo tocas. No tiene nada de esa sensación de plasticoso que te queda cuando agarras el Moto G5, transmite una sensación de estar mejor construído. Quizás contribuye que el acabado es diferente, algo que se nota en el logo de Motorola, en el menor grosor o en que la cámara sobresalga. También, en la parte trasera, nos encontramos un micrófono auxiliar para la reducción de ruido.

En cualquier caso, el acabado frontal es idéntico. Botón inferior con el lector de huellas integrado, pantalla algo más grande, altavoz (que hace las veces de interno y principal), cámara visible y el logo de Moto. En el lado derecho tenemos todos los botones, los de volumen y el de desbloqueo. Al lado izquierdo no nos encontramos nada, no tiene ningún elemento. Arriba tenemos la bandeja que contiene las SIMs y microSD, y abajo nos encontramos con los conectores (microUSB y jack de 3.5 mm) y micrófono principal.

A diferencia del Moto G5, su hermano pequeño, no tenemos carcasa trasera que podamos retirar para insertar las tarjetas. En este caso, la elección de usar una bandeja y evitar la carcasa puede deberse a ese grosor tan reducido. El grosor también es la razón de que la cámara sobresalga en este dispositivo, formando un redondel que se eleva de la carcasa. Aunque algo que no cambia es el reborde falso. Ese borde extraño en la carcasa trasera no se puede retirar en ningún caso, así que no lo intentéis quitar a la fuerza.

El teléfono se beneficia bastante del nuevo acabado: es más cómodo de agarrar, notas que se agarra mejor con una mano. El diseño está mejor hecho en general, no nos encontramos detalles raros como colocar el micrófono principal en el frontal del dispositivo. Y, por supuesto, detalles como la cámara sobresaliente no gustarán a muchos, pero parecen elecciones necesarias para conseguir un dispositivo más fino. Son pequeños detalles que hacen un diseño mejor.

Pantalla: cumple con una buena resolución

El panel aumenta de tamaño y sube hasta las 5.2 pulgadas. La resolución sigue siendo la misma, Full HD, la cual nos deja con 423 píxeles por pulgada de pantalla. Son menos píxeles por pulgada que con el Moto G5, pero no es algo que notaremos, aunque nos dediquemos a mirar la pantalla con detenimiento. Y, como con su hermano pequeño, el Moto G5 Plus no muestra ningún problema para mostrar imágenes, textos o vídeos. Es una buena pantalla para estar hablando de un dispositivo que se coloca en el apartado de la gama media.

Los colores no se reproducen mal en la pantalla del Moto G5 Plus, y los blancos son más puros en comparación a la versión inferior. Lo malo es que a los colores les falta un toque de fuerza, incluso en el modo de color intenso. Merece la pena recordar que el teléfono nos permite elegir dos modos de color: uno «estándar» y otro «intenso». El brillo máximo sigue siendo un defecto del conjunto; el valor máximo es demasiado bajo, y utilizar el teléfono a plena luz solar puede resultar un problema.

Sistema y rendimiento: el gran fuerte del Moto G5 Plus

No puede faltar la última versión de Android en este Moto G5 Plus: 7.0 Nougat. Como ya viene siendo costumbre en los dispositivos de Moto by Lenovo, nos encontramos un Android muy cercano a su estado puro. Las únicas varianzas se encuentran en algunas aplicaciones y ajustes específicos que los ingenieros de Motorola integran en sus dispositivos. Por ejemplo, los gestos del dispositivo, los tonos de pantalla o una herramienta para solucionar problemas.

Este Moto G5 Plus, en particular, ha sido elogiado por ser capaz de funcionar tan rápido como un Google Pixel. No, no estamos diciendo que este teléfono sea mejor elección que un Pixel de Google. Este dato nos sirve para remarcar el hecho de que Motorola ha hecho un gran trabajo en el apartado de la optimización. Estamos acostumbrados a que Motorola nos ofrezca una buena experiencia en software, y este Moto G5 Plus no decepciona en ese aspecto.

Y, gracias a ese tándem entre el procesador y la optimización, el Moto G5 Plus se mueve ágil en todos lo que le echemos. No tiene problema con la multitarea, y los juegos funcionan bien, sin tirones ni esperas innecesarias. Incluso funciona sin problemas con juegos exigentes, como République (Unity 5 + CriWare).

Por otra parte, las utilidades de Motorola son bienvenidas. Podemos establecer el uso de varios gestos con el dispositivo o configurar con detalle la pantalla ambiente con las opciones personalizadas de Moto. Está muy bien hecho, y lo mejor es que no compromete el rendimiento del sistema operativo.

Benchmarks del Moto G5 Plus:

Como muchos sabéis, en El Androide Libre no nos gusta hablar de benchmarks: preferimos comentaros cómo funciona el teléfono en nuestra mano. No nos gusta arrojar cifras y tratarlas como una eminencia. Pero sabemos que son útiles para comparar la potencia bruta de diferentes teléfonos. Y nosotros os dejamos debajo los resultados de nuestra unidad de pruebas en varios benchmarks.

  • PCMark | Work 2.0 | 4922 puntos
  • 3DMark | Sling Shot Extreme | 465 puntos
  • AnTuTu Benchmark | v.6.2.7 | 65013 puntos

Batería: en la media y sin sorpresas

Este Moto G Plus de quinta generación lleva 200 mAh más que la versión normal, haciendo un total de 3.000 mAh de capacidad. Entre las funciones de la batería también nos encontramos detalles como la carga rápida, esta vez con tecnología propia de Motorola. Aunque use un Snapdragon, no se trata de la carga rápida de Qualcomm, sino que es una tecnología propietaria.

Nos encontramos algo en la media en el apartado de la duración de batería, sin destacar pero tampoco quedar mal. Con un uso moderado, en el que usamos el teléfono sin cortarnos (WiFi y datos siempre activados, brillo automático, aplicaciones y juegos en un uso regular), podemos exprimir algo más de 4 horas de pantalla encendida. Si nos contenemos un poco, podemos apuntar hacia las 5 horas sin ningún problema.

Respecto a la carga rápida, la carga TurboPower de Motorola funciona bastante bien. Puede cargar un 10% en algo menos de 10 o 15 minutos, algo que nos puede dar la vida si podemos hacer una parada rápida. No es de las cargas rápidas más «rápida», pero tampoco está entre las más lentas.

Cámara: flaqueza que no supone ninguna sorpresa

La apuesta de Motorola en el apartado de la cámara es simple. En la parte trasera tenemos una cámara de 12 megapíxeles, mientras que en la parte delantera nos encontramos un sensor de 5 megapíxeles con gran angular. La cámara trasera es de menor resolución que la de su hermano pequeño, el Moto G5, pero promete ser de mayor calidad en condiciones difíciles.

Lo cierto es que el teléfono sufre del mal que tienen muchos otros en la gama media: la calidad de la cámara no va muy allá. No nos encontramos con ningún problema para sacar fotos a pleno sol, cuando hay iluminación de sobra. El problema viene cuando no la hay. La cámara genera mucho ruido en situaciones de luz difíciles, como puede ser la noche con la luz de la calle.

Dejando eso a un lado, y si nos aseguramos de tener suficiente luz en la imagen, no saca malas fotos. Capta los detalles de la imagen sin problemas, y podemos permitirnos hacer zoom hasta cierto punto. El flash quizás emite una luz demasiado cálida en su configuración estándar, y a veces la cámara tiene problemas para recoger los colores vivos, resultando en fotografías algo apagadas.

Podéis ver varias fotografías tomadas con la cámara del Moto G5 a través de este enlace. Os llevará a Google Fotos, donde están alojadas.

Sonido: el gran olvidado del conjunto

El sonido es, quizás, uno de los aspectos más abandonados en este teléfono. Es como si Motorola lo hubiera ignorado por completo, porque han trasladado una característica de la gama de entrada a esta especie de gama algo-más-que-media: hacer que el altavoz del frontal sea el altavoz general. Es decir, ese altavoz no sólo reproduce las llamadas o las notas de voz, reproduce cualquier sonido que emita el teléfono.

Esto hace que el altavoz no sea todo lo bueno que sería un altavoz dedicado. Distorsiona cuando le metemos volumen, y resulta algo incómodo tenerlo ahí. Por contra, esto puede serviros para tener un volumen más alto de la cuenta cuando hagáis una llamada, así que podría ser una ventaja y todo según vuestro caso.

Respecto al sonido que saca el jack de 3.5 milímetros, no hay mucho que comentar, Con buenos auriculares, y canciones sacadas de buenas fuentes, hemos conseguido una buena calidad de escucha. No es lo mejor que hemos escuchado nunca, pero tampoco lo peor. Se coloca justo en la media, perfecto para escuchar nuestra música mientras nos movemos.

Conclusiones:

Motorola nos tiene ya acostumbrados a que el Moto G encaje de lleno en la gama media. Es un teléfono que funciona muy bien en el apartado del sistema operativo, un dispositivo en el que la optimización es el aspecto más fuerte. El diseño sigue en la línea de la compañía de Lenovo. Y aspectos como la batería o la pantalla cumplen sin demasiadas dificultades. Pero esto no se cumple en todos los aspectos: detalles como el sonido o la cámara siguen dejando mucho que desear.

Respecto al Moto G5, sólo la presencia de aspectos como la carga rápida, la batería algo más grande y un poco más de pantalla hacen que merezca la pena. Si tienes el dinero, no te arrepentirás de ir a por el Moto G5 Plus en vez del Moto G5. Pero tiene un gran rival al frente. El BQ Aquaris X nos ha sorprendido mucho por todo lo bueno que tiene, y la versión básica se encuentra en el mismo rango de precios. Es una decisión complicada, pero yo me terminaría decantando por el teléfono español.

El Moto G5 Plus ya se puede comprar en los medios habituales. En Amazon lo podemos encontrar por 279€ la versión con 3GB de memoria RAM, con envio gratuito si tenemos Amazon Prime.

Moto G 5ª Generación Plus - Smartphone libre Android 7 (pantalla de 5.2'' Full HD, 4 G, cámara de 12 MP Dual Pixel, 3 GB de RAM, 32 GB, Qualcomm Snapdragon 2.0 GHz), color gris - [Exclusivo Amazon] width=
Moto G 5ª Generación Plus - Smartphone libre Android 7 (pantalla de 5.2'' Full HD, 4 G, cámara de 12 MP Dual Pixel, 3 GB de RAM, 32 GB, Qualcomm Snapdragon 2.0 GHz), color gris - [Exclusivo Amazon]
129.9 €
Antes: 279 €
Encuéntralo en Amazon.es
Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
Test Android: ¿cuánto sabes de Google?
WhatsApp se consolida como fuente de noticias en países como España