OnePlus 5, análisis: la historia de la marca que se convirtió en lo que odiaba

OnePlus 5, análisis: la historia de la marca que se convirtió en lo que odiaba

Analizamos el nuevo OnePlus 5 al detalle: especificaciones, rendimiento, cámara y más. Un teléfono que convierte a OnePlus en lo que odiaba.
Error

Analizamos el nuevo OnePlus 5 al detalle. Comprobamos cómo funciona el último teléfono de OnePlus, y analizamos la trayectoria de OnePlus hasta ahora.

OnePlus siempre ha sido una de las marcas más polémicas del ecosistema Android. Desde que nacieron han sido una marca muy agresiva en sus campañas de publicidad. Y esto no ha gustado a todo el mundo, sin depender de lo buenos o malos que hayan salido sus dispositivos con el tiempo.

En cualquier caso, la marca china no ha dejado indiferente a nadie con el lanzamiento del OnePlus 5. Con un énfasis especial en la fotografía, OnePlus quiere que su nuevo smartphone acierte en todo lo que le podemos pedir a un dispositivo móvil.

Y sobre el papel parece cumplir, dejando aparte todas las polémicas que han surgido desde su lanzamiento. ¿Pero cumple en un uso diario? Nos hemos hecho con un OnePlus 5 y lo ponemos a prueba en nuestro análisis.

OnePlus 5

6,8
  • Pantalla de 5.5"
  • Snapdragon 835
  • Cámara de 16 Mpx
  • Más especificaciones
PVP 499€
562,88€
Comprar
Comprar
Nos gusta
  • Cámara muy competente
  • Memoria para parar un tren
  • Diseño cómodo y estiloso
No nos gusta
  • Batería que deja mucho que desear
  • Innumerables errores y bugs
  • Similitudes evidentes con el iPhone 7

OnePlus 5, hoja técnica y especificaciones

Hoja técnica y especificaciones del OnePlus 5

El OnePlus 5 tiene pocas carencias sobre el papel. Tenemos memoria suficiente para parar un tren, tenemos el procesador más potente disponible ahora mismo, y el resto de especificaciones están a la par. No han quitado el jack de 3.5 milímetros, aunque han apostado por la tendencia de colocar una cámara doble. Y la pantalla está bien, pero la resolución Full HD hace que este OnePlus 5 se quede fuera de campos como la realidad virtual.

En la hoja técnica, sobre los papeles que nos ha presentado OnePlus, es difícil encontrar carencias en el conjunto. Quizás su precio de salida, 499€, ha sido de lo más criticado entre los usuarios en su lanzamiento. ¿Pero este precio valdrá la pena cuando está en nuestra mano? ¿El cómo funciona el OnePlus 5 en la vida real justifica esa etiqueta de precio? ¿Valdrá la pena?

Hoja técnica del OnePlus 5

  • Pantalla | 5.5 pulgadas Optic AMOLED con resolución Full HD
  • Procesador | Qualcomm Snapdragon 835, ocho núcleos a 2.35GHz
  • Procesador gráfico | Adreno 540
  • Memoria RAM | 6GB / 8GB
  • Memoria interna | 64GB / 128GB
  • Cámara trasera | Dual, con un sensor Sony primario de unos 16 megapíxeles con una apertura focal f/1.7 y sensor secundario Sony de 20 megapíxeles con teleobjetivo f/2.6.
  • Cámara delantera | 16 megapíxeles
  • Batería | 3 300 mAh con carga rápida ‘Dash Charge’
  • Conexión USB tipo C con entrada de jack 3.5 mm, Wi-Fi, GPS, GLONASS, NFC y Bluetooth 5.0
  • Android 7.1.1 Nougat con actualización asegurada a Android 8.0
  • Colores Midnight Black y Slate Grey

Diseño y construcción: para qué negar lo evidente

La parte frontal del OnePlus 5 tiene la pantalla como protagonista, con el lector de huellas debajo y el altavoz interno y cámara frontal por delante. El teléfono viene con un protector de pantalla ya instalado de fábrica, y no es difícil retirarlo. Además, el cristal tiene relieve en los bordes, dando la impresión de que se hunde en los bordes del teléfono.

En la parte trasera sólo nos encontramos la cámara doble, el flash, un micrófono auxiliar y el logo de OnePlus. Merece la pena destacar que la parte trasera es un imán de huellas, es casi imposible mantenerla limpia en el acabado negro. Al lado derecho tenemos la bandeja para las tarjetas SIM y el botón de encendido, y al lado izquierdo tenemos los botones de volúmen y el botón deslizante. El marco superior no tiene nada, y en el marco inferior nos encontramos los elementos que faltan: jack de 3.5mm, USB tipo C, micrófono principal y altavoz único.

Por supuesto, es difícil obviar lo evidente. El diseño es idéntico al del iPhone 7. No es que se hayan podido inspirar en ciertos detalles, como con el OnePlus 3. Estamos hablando de que son iguales. El logo está en la misma posición, la cámara ocupa el mismo lugar, el lector de huellas es frontal, los botones de los marcos tienen la misma disposición. No sabemos qué ha pasado por las mentes del equipo de diseño de OnePlus para tirar la creatividad por la borda y hacer esto.

El OnePlus 5 es cómodo en la mano, pero las comparaciones son inevitables

Dicho esto, el OnePlus 5 es cómodo en la mano, no resbala en ningún momento y se puede usar con facilidad. Los marcos siguen siendo algo grandes arriba y abajo, pero están contenidos en general, no es algo exagerado. Y el cristal con relieve en los bordes le da un toque muy estiloso al teléfono, aunque no sea tan pronunciado como en teléfonos como el Galaxy S8.

Prefiero que el lector de huellas esté en la parte frontal, por lo que se hace bastante cómodo en este OnePlus 5. Los botones táctiles responden bien, y los botones de los marcos están bien puestos, aunque es complicado acostumbrarse al botón deslizante. También le podemos sacar pegas por ese precio, como que la cámara sobresalga o que no tenga resistencia al agua y polvo.

Pantalla: sin grandes novedades, pero…

Mucho se ha hablado de la pantalla AMOLED de 5.5 pulgadas y resolución Full HD que lleva el OnePlus 5. Algunos lo consideran más que suficiente, mientras que otros piensan que por ese precio podría estar una pantalla 2K. Y esto abriría algunas puertas, como la de la realidad virtual con Daydream.

La pantalla Full HD aporta una calidad más que suficiente

Lo cierto es que en un uso diario, sin meternos en todo eso de la realidad virtual y otros usos exigentes, el 2K se hace innecesario. La pantalla Full HD aporta una calidad más que suficiente para las 5.5 pulgadas que tiene. Además, la pantalla AMOLED aporta unos negros bastante puros, algo que OnePlus aprovecha permitiéndonos activar un modo oscuro en todo el sistema. Y podemos personalizar los tonos (cálidos o fríos) que emite la pantalla.

El “pero” viene cuando conocemos el dato de que el OnePlus 5 parece ser el primer Android que tiene el panel puesto al revés. Es decir, y según XDA-Developers, el panel estaría dado la vuelta para hacer espacio al conector. Y esto causaría los problemas con el scroll que los usuarios están sufriendo. En nuestra unidad de pruebas ocurre, aunque no es demasiado acusado.

Sistema y rendimiento: una de cal y otra de arena

En el apartado del sistema nos encontramos Android 7.1.1 Nougat, la última versión disponible (si obviamos las versiones beta de Android O). OnePlus, como viene siendo habitual, no sólo ha dejado Android sin más: lo ha personalizado para introducir funciones nuevas y modificar el funcionamiento de Android. Es lo que llamamos Oxygen OS, y es parte del valor añadido que OnePlus quiere darle al OnePlus 5.

Y las mejoras que vienen con Oxygen OS son varias. Además de una aplicación que es un acceso directo a los foros de OnePlus, tenemos:

  • Launcher propio con opciones de personalización adicionales
  • Aplicación del tiempo con alertas
  • Gestor de archivos
  • Galería propia
  • Aplicación de cámara
  • Grabadora de voz
  • Ajustes propios mezclados con los de Android
  • Modo lectura (regula la temperatura de la pantalla) y modo juego para ciertas aplicaciones

Lo cierto es que Oxygen OS aporta funciones interesantes. Podemos cambiar la barra de estado, hacer que todo el sistema se muestre en colores oscuros, o activar el modo lectura en diferentes aplicaciones. Son funciones que están bien, que aportan un buen valor añadido. Y me alegra ver que Oxygen OS sigue añadiendo cosas nuevas, que no se queda estancado como pasó con el OnePlus 3.

Oxygen OS, un trabajo a medio hacer

Uno de los grandes problemas del OnePlus 5 es Oxygen OS: está lleno de errores

Sin embargo, esto también supone uno de los grandes problemas del OnePlus 5. Oxygen OS está lleno de errores y bugs que desesperan a la semana de estar usando el teléfono. Por ejemplo, la conexión a Internet falla una barbaridad, haciendo que nada que necesite conexión funcione aunque la tengamos. Por no hablar de cuando las notificaciones extendidas no muestran las acciones. O de cuando el brillo automático baja al valor mínimo porque sí.

OnePlus ya ha actualizado el teléfono dos veces para arreglar estos fallos, pero muchos siguen aún presentes. Y pagar 500€ por un teléfono que no funciona en ocasiones enfurece a cualquiera. No son fallos aislados, errores como el de desconectarse aún teniendo conexión pasan todo el rato. Esperemos que las actualizaciones terminen de arreglar todos estos problemas, pero no deja de ser un deseo.

Benchmarks del OnePlus 5

Pensamos que los benchmarks no son representativos del rendimiento de un smartphone; preferimos comprobar cómo funciona en nuestras manos. Pero sabemos que algunos utilizáis estos datos como referencia, o para comparar el rendimiento con otros dispositivos. Así que os mostramos las puntuaciones que ha obtenido nuestra unidad de pruebas.

Aunque tened en cuenta que OnePlus hace trampas en los benchmarks aumentando el rendimiento. Hemos hablado con Futuremark, creadores de 3DMark y PCMark, para averiguar si sus benchmarks están afectados. Mientras que estas trampas no servirían de nada en PCMark, en 3DMark no han detectado su uso, por lo que los resultados en sus benchmarks serían legítimos.

  • 3DMark for Android | Sling Shot Extreme | 2898 puntos
  • PCMark for Android
    • Work 2.0 | 6564 puntos
    • Computer Vision | 3414 puntos
    • Storage | 5003 puntos
  • AnTuTu Benchmark | v.6.2.7 | 178273 puntos (con trampas)

Batería: el aspecto más decepcionante

La batería apenas llega a las 4 horas de pantalla con un uso normal

Pero la batería, con capacidad de 3 300 mAh y carga rápida, es el aspecto que más decepciona. Mi uso suele ser normal y variado: música y podcasts en segundo plano con uso de aplicaciones de mensajería y redes sociales, con juegos de vez en cuando. Y, bajo ese uso, apenas llega a las 4 horas de pantalla.

Es decir, no llega a durar todo el día ni en broma, a menos que nos contengamos mucho con el uso que le damos. Necesitará un paso por el cargador si necesitamos usarlo más tiempo. Como está mencionado en el apartado de sistema y rendimiento, el OnePlus 5 ya ha recibido dos actualizaciones que prometen mejoras en este sentido, pero no he notado una mejora mayúscula.

Por suerte, la carga rápida compensa en cierta parte esta deficiencia. Dash Charge, la tecnología propietaria de OnePlus, es capaz de cargar un 10% de la batería en 5 minutos. En 15 minutos tendremos un 30% de batería, y si esperamos 45 minutos nos quedaremos con un 75%.

Funciona bien, pero tiene una contra evidente: al ser una tecnología propietaria de OnePlus, sólo podemos aprovecharla con los cargadores de OnePlus. Nada de comprar un cargador compatible por cuatro duros en Amazon. Aunque los cargadores del OnePlus 3 y OnePlus 3T siguen funcionando sin ningún problema con el OnePlus 5.

Cámara: progresa adecuadamente, a pesar de todo

La cámara ha sido una de las grandes novedades del OnePlus 5. Mucho se ha hablado de ella desde antes de que se presentase. Incluso se suponía que DxOMark estaba colaborando con OnePlus en este sentido (aunque ahora no quede ni rastro de esa unión, ¿qué ocurrió?). Una cámara doble con dos objetivos de 16 y 20 megapíxeles, respectivamente, que trabajan juntos para hacer zoom y activar el modo retrato.

¿Y por qué “a pesar de todo”? Recordemos que OnePlus ha estado promocionando un enfoque 2x, como el del iPhone 7 Plus o el Xiaomi Mi 6. Incluso la interfaz de la cámara tiene un botón de 2x. Pero la lente secundaria de la cámara dual no es de dos aumentos, tiene 1.6 aumentos en realidad. Los 0.4x que faltan es zoom digital, de menor calidad que el zoom óptico. Y, aunque los resultados no sean malos, siempre te queda la espina de que el teléfono te hace pensar que es 2x cuando no lo es, y de que podría ser mejor.

Foto tomada de día a 1x y 2x en modo automático. Redimensionada para su publicación, pulsa para ver la original.

Y las fotos que obtenemos con el OnePlus 5 no están nada mal. Quizás el procesamiento automático tira demasiado hacia los colores cálidos, pero en resolución y detalles no tiene ningún problema. Se puede hacer zoom y ver los detalles sin problemas.

La cámara frontal y la grabación de vídeo también funcionan bien, aunque quedan en un segundo plano ante la captura de fotos. Las fotos que saca la cámara frontal son bastante buenas, mientras que la grabación de vídeo se puede colocar en 4K, 1080p (30 y 60 frames por segundo) y 720p.

Foto tomada de noche a 1x y 2x en modo automático. Redimensionada para su publicación, pulsa para ver la original.

Las fotos de noche no salen mal mientras tengamos algo de iluminación presente. Por ejemplo, saldrán bien si tenemos algunas farolas o fuentes de luz, aunque tengamos algo de inevitable ruido presente.

Si estamos casi en la oscuridad plena aparecerá mucho ruido y trepidación en los elementos de la imagen, algo normal. El modo retrato se defiende con poca iluminación, aunque no funcionará si no hay suficiente luz.

Foto tomada de día con el modo retrato (automático). Redimensionada para su publicación, pulsa para ver la original.

Hablando de los retratos, el modo retrato funciona bien a la hora de conseguir ese desenfoque o efecto bokeh. No esperéis unos resultados a la altura de una cámara profesional con un objetivo f/1.8, en el OnePlus 5 es un efecto más “artificial”. Pero, si hay suficiente luz y no hacemos cosas raras al disparar, es un desenfoque que queda bien.

Para ver las fotos originales acceded a este álbum de Google Fotos. Todas las fotos están sin ningún tipo de edición y en modo automático; es lo que es capaz de sacar el teléfono por sí mismo.

Sonido: haciendo los deberes… o no

Por último, no tenemos muchas novedades en el apartado del sonido. Además de un jack de 3.5 milímetros, todo un detalle que OnePlus no haya retirado el conector de su buque insignia, tenemos un único altavoz en el marco inferior del dispositivo. Quizás estaría bien otro altavoz, pero nos quedamos sin espacio para el jack.

Con el jack de 3.5 milímetros no hemos tenido ningún problema, suena perfectamente con auriculares de alta gama y de gama baja. Respecto al altavoz, la verdad es que su volumen máximo sorprende. Es inevitable que en los decibelios más altos distorsione, el volumen es alto de verdad. Y el ecualizador integrado en el sistema merece una mención especial, aunque no está disponible si no conectamos los auriculares.

Pero si pensábais que ya no hay más errores, sorpresa: los sigue habiendo. Resulta que el teléfono, cuando reproduce vídeos en horizontal con los auriculares conectados, confunde los canales de sonido. Es decir: pone el sonido que debería ir al auricular derecho en el auricular izquierdo, y el sonido del auricular izquierdo en el derecho. Se solucionará en una actualización futura, pero tiene delito que esto ocurra.

Conclusiones: ¿qué te ha pasado, OnePlus?

Después de usar el OnePlus 5 me llevo un sabor muy agridulce. Después de cuatro generaciones esperaba un teléfono capaz de cumplir en todos los aspectos. Un dispositivo que dejase atrás todos los problemas que han arrastrado dispositivos como el OnePlus 2 o el OnePlus 3. Y no sólo sigue arrastrando varios de esos problemas: OnePlus también ha perdido la personalidad por el camino.

El OnePlus 5 deja un sabor agridulce; también ha perdido la personalidad por el camino

El OnePlus One original fue un teléfono que no sólo destacó por enfrentarse a la gama alta a precios de risa: también llamó mucho la atención por ser original. Ese diseño con el acabado trasero en arenisca, la colaboración con CyanogenMod, una postura abierta respecto a la comunidad… supuso un soplo de aire fresco ante un mercado que no paraba de darnos más de lo mismo.

Mientras, el OnePlus 2 intentó mantener esa seña de identidad mientras se adelantaba a la competencia. El USB de tipo C, el lector de huellas frontal y la grabación de vídeo en 4K eran cosas nuevas en ese momento. Y OnePlus se adelantó, aunque terminase siendo un teléfono con más sombras que luces. Todo con un precio algo superior.

El OnePlus 3 intentó poner remedio a todas esas sombras, pero se dejó por el camino buena parte de esa originalidad. El diseño tan propio empezó a quedarse en meras carcasas que ponerle encima al metal. Pero mantenía la apuesta por Oxygen OS y por el precio competitivo (aunque mayor al del OnePlus 2 ya subido), algo que compensaba en cierto modo estas pérdidas.

El OnePlus 5 es más caro que los buques insignia de los fabricantes tradicionales

Con el OnePlus 5 nos encontramos un teléfono que convierte a OnePlus en lo que tanto odiaban cuando nacieron. Apartados como el diseño son como si OnePlus se hubiera rendido por completo y hubiese copiado sin remedio. Y encima han aprovechado para subir el precio aún más. Porque ya ni siquiera podemos decir que tenga un precio mucho mejor que los buques insignia de los fabricantes tradicionales.

Ahora mismo el Huawei P10 cuesta 478€ en Amazon, y el LG G6 se queda en 480€. El OnePlus 5 sería más caro en comparación, costando 499€. Incluso el nuevo Samsung Galaxy S8 ya ha bajado hasta los 600€, siendo una opción mucho mejor si tenemos los 100€ extra. Por no hablar del Honor 9, su competencia más directa, que cuesta 449€.

Ya no vale el argumento de que el OnePlus ofrece algo similar por menos dinero. Su competencia directa en las gamas más altas incluso tiene un mejor precio en comparación.

Si la originalidad y el precio han dejado de ser opciones en el OnePlus 5, ¿qué nos queda? Tenemos una cámara que, aunque no llega a la altura de los mejores, sí es muy competente. Tenemos un diseño que, si obviamos de donde viene, resulta muy cómodo y estiloso a la vista. Y tenemos detalles, como el lector de huellas rapidísimo o la carga rápida, que suponen un gran añadido.

El OnePlus 5 es un teléfono con buenos puntos que quedan sepultados por muchos errores

Pero, conociendo sus carencias, y sabiendo que los buques insignia de las marcas tradicionales están a la par en precio, no puedo recomendar el OnePlus 5. No es un mal teléfono, pero se queda demasiado lejos de ser la gran oferta que suponía hasta ahora. Además, problemas como los muchos errores de Oxygen OS, la pantalla invertida con problemas en el scroll, el sonido mal distribuido o la corta duración de la batería no lo colocan en buena posición.

Quizás es buena idea si te gusta cacharrear, si estás muy interesado en la comunidad y en las ROMs. Pero eso es algo que sólo hace una minoría de usuarios. Por desgracia, el OnePlus 5 es un teléfono con buenos puntos que quedan sepultados por muchos errores.

El OnePlus 5 es un teléfono con buenos puntos sepultados por muchos errores y un precio alto

El OnePlus 5 está disponible en todo el mundo a través de la página web de OnePlus. La versión con 6GB de memoria RAM y 64GB de memoria interna cuesta 499 euros, mientras que la versión con 8GB de RAM y 128GB internos sube hasta los 559€.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis del PocoPhone F1
Análisis del Xiaomi Mi 8
Análisis Xiaomi Mi A2
Análisis del Xiaomi Mi 8 SE
Todas las posibilidades fotográficas del Samsung Galaxy S9+
Análisis OnePlus 6
Análisis Xiaomi Redmi Note 5
Análisis Honor 10
Análisis Xiaomi Mi MIX 2S
Portátil y tablet al mismo tiempo: Yoga 920
Samsung Galaxy S9+, análisis y opinión
Unboxing del Samsung Galaxy S9
Probamos los Sony Xperia XZ2 y XZ2 Compact
Samsung Galaxy S9 y S9 Plus: pre análisis
Inauguración de la tienda de Xiaomi en Barcelona
3 formas seguras y rápidas de pasar contactos entre móviles
Los Nokia 6, Nokia 5 y Nokia 3 tienen precio y fecha de lanzamiento en España