VSCO se ha vuelto mi aplicación de retoque tras años abandonada

VSCO se ha vuelto mi aplicación de retoque tras años abandonada

Durante un año estuve usando VSCO como herramienta de edición fotográfica. Tras abandonarla durante años he vuelto a usarla como aplicación preferida.

A lo largo de los años cambiamos las aplicaciones que usamos para realizar determinadas acciones del mismo modo en que dejamos de jugar a algunas propuestas y nos apetece probar otras. Esto es lo que me ha pasado con VSCO, una de las mejores aplicaciones de edición para Android.

Hace cuatro años decidí pasarme a iPhone durante doce meses para ver cómo era usar un dispositivo con iOS de forma intensiva. En ese experimento pude probar muchas cosas y una de ellas fue una aplicación de edición de fotos que me encantó, VSCO.

Esta aplicación también está disponible en Android aunque era la calidad de la cámara del iPhone lo que me invitaba a intentar perfeccionar esas tomas antes de publicarlas. En Android he usado decenas de móviles desde entonces, puede que más de cien, y pocos me han impactado tanto a nivel fotográfico.

VSCO se ha vuelto mi aplicación de retoque tras años abandonada

Pero hace unas semanas pude analizar el Xiaomi Mi 6 y como ya conté cambió mi forma de hacer fotografías. Ahora disparo más retratos y con el OnePlus 5 me está pasando algo similar. Gracias a estos móviles he decidido volver a usar VSCO como herramienta principal de edición.

Sus filtros son los mejores

Aunque llevo usando Instagram como red de fotografía personal, y aunque suelo editar ahí las fotos cuando por algún motivo tengo prisa es cierto que las herramientas de aplicaciones como VCSO y Snapseed son mucho más potentes.

Pero en concreto el motivo por el que he elegido VSCO es por la calidad de sus filtros. Tengo descargados varios y si lo deseara podría aplicar aún más el catálogo comprando algunos, o incluso pagando por el servicio de tarifa plana VSCO X, que cuesta 19.99 dólares al año.

La calidad de la red social

VSCO se ha vuelto mi aplicación de retoque tras años abandonada

Aunque no dedico mucho tiempo a navegar me he dado cuenta de que la calidad de las fotografías que se suben a VSCO está a años luz de las que aparecen en Instagram. No es sólo una cuestión de seguir a la gente adecuada, algo que siempre importa, sino de que VSCO se toma como una herramienta más seria y profesional que divertida.

Instagram lo era antaño pero actualmente se usa como quien usa WhatsApp o Facebook. Y eso no es malo, pero personalmente hecho de menos cuando sólo había buenas fotos (o intentos de ellas).

VSCO se ha vuelto mi aplicación de retoque tras años abandonada

Potentes herramientas

Pese a eso si la aplicación no tuviera herramientas de procesado adecuadas no serviría. Opciones como Fade o el recorte en proporciones fijas me hacen más fácil el procesar las fotografías de formas que antes no contemplaba.

Es llamativo que la uso siempre que el móvil me invita a hacer fotografías pero no la instalo en cualquier smartphone que esté probando, sobre todo si la cámara no es tan buena como la de los mencionados.

Si queréis probarla se puede descargar de forma gratuita en el Googl Play Store:

Versión: 59
Autor: VSCO
Requiere 4.1 y versiones posteriores
Tamaño: Varía según el dispositivo.
Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Aprende idiomas viendo Netflix
Xiaomi filtra su Mi 9 con cuatro cámaras
Juegos ocultos en Google
Análisis Huawei P Smart 2019: el heredero de un súperventas
Google Maps en REALIDAD AUMENTADA
Cómo adaptar el móvil Android si tienes problemas de vista
Cómo descargar vídeos fotos e historias en tu móvil
Xiaomi Mi A2 vs Xiaomi Redmi Note 6 Pro: comparativa
Cómo sincronizar la Mi Band con Google Fit
15 trucos para Telegram (Parte II)
Cómo clonar aplicaciones: usar dos WhatsApp en el mismo móvil
15 trucos para Telegram (Parte I)
Cómo proteger tus aplicaciones con la huella dactilar
Análisis OPPO RX17 Pro
Los planes de Mark Zuckerberg para Whatsapp

Lo más visto

La ley y la cámara de tu móvil: ¿dónde están los límites?
Telegram no está instalando servidores ni en Irán ni en Mordor