El procesador del Samsung Galaxy S9 es oficial: Exynos 9810

El procesador del Samsung Galaxy S9 es oficial: Exynos 9810

Samsung presenta un nuevo procesador, el Exynos 9810, con mejor procesador de imágenes e inteligencia artificial. Será el usado en el Samsung Galaxy S9.

Hace dos meses tuvimos la primera confirmación de que Samsung había terminado, al menos de forma general, la creación del nuevo procesador Exynos. Este chip sería el encargado de controlar sus nuevos móviles de gama alta, entre los cuales está el futuro Samsung Galaxy S9.

Hoy ese producto se ha oficializado y la empresa ha explicado cuales son las ventajas, centrándose en las capacidades de procesamiento de imagen y de inteligencia artificial que tendrá el nuevo Exynos 9810.

Ocho núcleos de hasta 2.9 GHz

Este procesador contará con tecnología FinFET de segunda generación con un tamaño de 10 nm. Cuatro de los núcleos serán Exynos M3 y otros cuatro serán ARM Cortex A55.

La GPU que usarán será la Mali G72Mp18 y tendrá un módem LTE Cat 18 capaz de realizar descargas a 1.2 Gbps y subidas a 200 Mbps. Este módem soporta 4×4 MIMO y el esquema 256-QAM (Quadrature Amplitude Modulation).

A la hora de la verdad el rendimiento del procesador, comparado con su antecesor, se ve duplicado en las pruebas con un núcleos y aumenta también, en un 40%, en las pruebas multinúcleo.

La inteligencia artificial no falta

Samsung Galaxy S9 - Exynos 9810

Cuando Huawei presento el Kirin 970 ya nos imaginábamos que el resto de fabricantes irían en la misma línea. El que un chip pueda realizar tareas de inteligencia artificial sin requerir una conexión a la nube es un plus importante y Samsung lo sabe.

El Exynos 9810 es capaz de usar aprendizaje por redes neuronales y reconocer personas, objetos o elementos.

Escaneo facial

También se puede usar para escanear rostros en 3D y usarlos en la identificación biométrica. Esto nos da ya una pista de que la firma podría implementar un sistema parecido a FaceID en el futuro.

Otra función para esa tecnología es la de poder detectar los movimientos que hacemos con nuestra cara para poder usar filtros de realidad aumentada o de otro tipo.

Toda la información de seguridad relacionada con nuestro rostro quedará almacenada en una unidad de procesamiento propia que también guardará los datos del escaneo de iris y de la huella dactilar.

Procesado independiente de imágenes

La calidad de las imágenes que obtenemos en un móvil no sólo dependen de la lente o el sensor del mismo. El procesado es una herramienta clave y aquí el 9810 puede ayudar mucho.

Dispone de un sistema de procesamiento de imágenes más rápido y potente que permite estabilizar tanto fotos como vídeos incluso en resolución UHD. También ayuda a enfocar en tiempo real las imágenes y a mejorar el comportamiento de las mismas con poca luz, evitando el ruido.

La reproducción y  grabación de vídeo será posible hacerla en UHD a 120 fps.

El rango de colores también aumenta y en vez de los típicos 16.7 millones que tienen la mayoría de modelos el Exynos 9810 puede representar hasta 1024 tonos diferentes de cada color primario, lo que implica un total de más de 1000 millones de colores posibles. Esto implica que el nuevo chip permitirá grabar y reproducir en HDR.

Ya en producción

Este procesador ya se encuentra en producción masiva para poder llegar a tiempo al siguiente flagship de la marca, que presumiblemente será mostrado o bien en el MWC de 2018 o bien pocas semanas después.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Huawei Freebuds 3
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
Android aún tiene para mejorar y esto es lo que le pido para este 2018
Android está afectado por Spectre y Meltdown, los nuevos fallos de seguridad