Análisis de la Samsung Galaxy Tab S4: Una televisión OLED portátil

Análisis de la Samsung Galaxy Tab S4: Una televisión OLED portátil

La Samsung Galaxy Tab S4 llega a queriendo ser la mejor en todo y se va con el honor de ser un dispositivo único para ver series y películas.

Hace unas semanas que la última Tablet tope de gama de Samsung llegó a España, la Samsung Galaxy Tab S4, y hemos podido probarla a fondo. Te contamos tras semanas de uso sus puntos fuertes, los débiles y sus entresijos.

Se trata de la cuarta tableta de la familia Tab S, pero para nada es la cuarta Tablet de Samsung. La marca coreana ha sido de las que más ha apostado a lo largo del tiempo por estos dispositivos centrados sobre todo a la multimedia con varios modelos en diversas gamas.

Este año, junto a esta Samsung Galaxy Tab S4, encontramos la Samsung Galaxy Tab A (2018), que es la apuesta por un dispositivo más modesto y barato.

La Tab S4 llega con un precio bastante elevado y unos competidores bastante fuertes en otros sistemas operativos. Aunque flojea en algunos aspectos frente a sus rivales, hay otros donde destaca con una gran ventaja.

Antes de hablar de una Tablet hay que saber: ¿para qué es una Tablet?

Las tabletas no son algo novedoso que haya llegado a nuestras vidas en estos últimos años. Ya podrían considerarse algo común en el mercado, y raro es el que no conoce lo que es una tableta. Claro, si hablamos de qué es como definición física, observable, palpable.

Pero ¿para qué sirve una tableta? Los usos son muy diversos, dependen de la persona. Y conforme estas evolucionan aparecen más formas de usarlas.

  • Centro multimedia personal y portátil: La pantalla de un móvil es muy pequeña para saciar las ansias de series, películas y vídeos de muchos. Por ello hay quien opta por una Tablet para ver, donde quiera, sus contenidos favoritos.
  • El punto de acceso familiar a Internet: Otro de los usos más comunes de una Tablet desde su existencia. La pantalla más grande permite a toda la familia navegar por Internet y redes sociales de manera más cómoda. Además, los sistemas operativos suelen incluir soporte a distintos perfiles totalmente separados.
  • Un cuaderno o lienzo del siglo XXI: Los avances en la resolución de las pantallas, y los sensores para bolígrafos digitales, han permitido que desde hace unos años podamos empezar a usar tablets tal y como si de un cuaderno o un lienzo se trataran. Escritura natural complementada con multitud de aplicaciones, servicios y herramientas. Tanto tomar apuntes como anotar PDFs es posible ahora e incluso pintar una obra de arte.
  • Iconos de la era Post-PC: La miniaturización de la tecnología y los saltos de potencia de los procesadores para dispositivos móviles están empezando a permitir a las tabletas convertirse en verdaderos ordenadores con solo conectarles una funda que haga de teclado.

Por tanto, no solo las tabletas no son un mercado muerto, sino que su evolución ha permitido que bajo este formato salgan dispositivos mucho más capaces. Usar una tableta cuan ordenador, o escribir como en un folio, era algo inimaginable con una Samsung Galaxy Tab S y dispositivos contemporáneos a ella.

Esta Samsung Galaxy Tab S4 buscar contentar a todos los usuarios posibles, hagan el uso que hagan de una tableta. Aunque claro, querer contentar a todos es difícil, puedes acabar no contentando a nadie. Y lo que no te puedes quitar es el elevado precio de querer lo mejor en todo.

Cómoda, ligera, rápida y lista para cualquier cosa

La Samsung Galaxy Tab S4 es una tableta que reluce ya desde el apartado estético. Se vende en dos configuraciones de color:

  • Cristal trasero blanco y borde de aluminio
  • Cristal trasero negro y borde de aluminio negro.

Mi favorita es la blanca y plateada, pudiendo reafirmarme en mi elección puesto que es el modelo que hemos tenido de prueba. El frontal negro, como Samsung hace desde los Galaxy S8, contrasta perfectamente con el borde de aluminio plateado cromado en su unión con el frontal pero mate en el resto.

La parte trasera no supone ninguna sorpresa: plana con un pequeño relieve para la cámara cuadrada y centrada en la parte superior que otorga la identidad de Samsung a la tablet.

La elección de materiales (cristal y aluminio) hace que la Galaxy Tab S4 no llegue al medio kilogramo de peso. Esto, junto a su tamaño y pequeño grosor (7.1 mm, más pequeño que un Galaxy S9), consigue que esta tablet sea muy cómoda de manejar en cualquier posición.

Los reducidos marcos de la pantalla pueden ser un problema según si tu mano es grande y tu forma de agarrar una tablet. Yo no he tenido problema, con un tamaño de mano normal tirando a pequeñas y apoyando la tablet en la palma.

La mayor potencia posible… en 2017

Podrías quedarte horas mirándola porque te parece muy bonita, pero es mejor usarla, créeme. Como cerebro del dispositivo está el Qualcomm Snapdragon 835. Este era el procesador de gama alta del año pasado que competía de tú a tú con el procesador de los Samsung Galaxy S8 y Note8.

Con él todo va fluido. Abre una aplicación aquí, otra allá, ahora la cámara, ahora una ventana, ahora otra ventana y otra… Hasta jugar a Fortnite es posible sin problemas gracias a la potencia gráfica de este Snapdragon (y además te regalan un traje exclusivo). Aunque eso sí, no es muy cómodo si lo juegas sujetando la Tab S4 al ser un juego de botones. Puedes apoyarla en una superficie que no deslice y jugar mejor.

Me ha llamado mucho la atención lo rápido que instala las aplicaciones desde Google Play. Mucho más rápido que en mi Samsung Galaxy S8. También arrasa a la hora de conectarse a Internet frente a todos mis dispositivos. La Samsung Galaxy Tab S4 es el que consigue mayores velocidades de conexión. Permite conectarse tanto a redes de 2.4 GHz como de 5 GHz.

Tanto si te lías a abrir ventanas y a usarlas, como si jugas a Fortnite o pruebas muchas aplicaciones, se ve en juego una especificación técnica que viene de perlas: 4 GB de memoria RAM. De la más rápida que hay para móviles: LPDDR4X. También influye su almacenamiento, 64 GB, pero UFS 2.1, de nuevo el más rápido. ¿Y conexión? USB-C 3.1, también el más rápido. ¿¡Y su carga!? Para nada la más rápida. Sigue haciendo uso de Adaptive Charge, una tecnología de 2015 a la altura de Qualcomm Quick Charge 2.0.

Tener una superficie tan grande comparada con un móvil también ayuda al rendimiento. La refrigeración es mucho mayor, y al usar la Samsung Galaxy Tab S4 no notas que se esté calentando al, por ejemplo, jugar a Fortnite, excepto si la sujetas de la parte derecha que es donde está el procesador.

De todas formas, estamos hablando de una tablet que busca la productividad y ser la mejor. Su precio es un precio de “eh, soy la mejor tablet”. Entonces, ¿por qué no un Snapdragon 845 de este año? ¿Por qué no 6 GB de RAM o incluso 8 GB? Va de lujo, pero sabe a poco.

Donde sí aparecen esas muestras de estar ante una gama alta es en el software, del que hablaremos más tarde. Por ejemplo, mientras se está cargando la Tablet podemos activar el modo “Panel Diario” que muestra fotografías junto a la hora o va cambiando entre la hora, el tiempo y la fecha.

Queda muy chulo, pero no creo que sea lo más apropiado para una pantalla OLED con riesgo de desgastarse por estar tantas horas mostrando las mismas imágenes, sobre todo en el modo sin imágenes, con fondo negro. A Samsung en cambio le encanta la idea, y hasta ha lanzado un stand para cargar la Tablet mientras muestra este modo.

La Samsung Galaxy Tab S4 prescinde totalmente del lector de huellas para sustituirlo por un reconocimiento por infrarrojos (funciona por la noche) de iris y rostro. El reconocimiento facial para desbloquear funciona bastante rápido en cualquier posición (excepto con las cámaras debajo), pero el reconocimiento de iris requiere poner la tablet en vertical.

Lo peor de no tener lector de huellas es que las aplicaciones que lo requieren no usan el lector de iris.

Multimedia sobresaliente: Pantalla y sonido increíbles

Aquellos que busquen un dispositivo para ver series y películas van a estar encantados con la Samsung Galaxy Tab S4. De arriba a abajo es un dispositivo donde acabas encantado tras una ración de Netflix.

Colocas la Tablet en su sitio y te acomodas para lo que está por venir. No tiene ningún tipo de pata que permita que se mantenga de pie, por lo que es muy recomendable contar con una funda que supla esta carencia o un accesorio que actúe de sujeción.

Ante ti, una pantalla de 10.5 pulgadas con un simétrico marco negro más fino que un dedo. Bordes redondeados y un contorno plateado del aluminio que reflejan la poca luz que queda en la habitación, como si gritara ¡aquí estoy!

Comienza el capítulo de tu serie favorita. La sintonía inicial de Netflix ya retumba ante ti por los cuatro altavoces estéreo situados a los laterales. AKG ha sido una vez más la encargada de certificar el ajuste de estos. Además, con Dolby Atmos puedes ajustarlos para vídeo, música o voz (o que cambie automáticamente). Creados para dirigir el sonido hacia el espectador lo mejor que puede, como si fueran frontales. Tapar dos al tener la Galaxy Tab S4 en tus manos no provocará más que una reducción en el volumen que escuchas. ¡Ah! Y tiene conector de auriculares.

El logo de Netflix aparece. Un fondo blanco bien brillante que se ve perfectamente hasta en la intemperie y unas letras en un rojo vivo cuan camión de bomberos. Fundido a negro. La oscuridad ocupa toda la habitación. La pantalla, Super AMOLED con HDR (colores de 10 bits), se apaga por completo. Entre la oscuridad aparece un personaje, perfectamente definido y sin perder el negro puro del fondo.

Un contraste, unos colores, una definición, a la altura de las mejores televisiones del mercado. Parece que esté contando una película, pero es que es una pantalla de película.

Una pantalla a la altura de las mejores y más caras televisiones que tu bolsillo no puede permitirse.

La resolución tampoco se queda atrás en esta espectacular pantalla: 1600 x 2560 píxeles en formato 16:10. Este formato permite ver contenido tanto 16:9 como 18:9 sin desaprovechar gran parte de la pantalla. De todas formas, las partes ocupadas por franjas negras quedarán ignoradas a la vista gracias al negro puro de la pantalla OLED.

El soporte a HDR, que permite representar más colores (y por tanto más vivos) que una pantalla convencional, puede disfrutarse ya en las principales plataformas como Amazon Prime Video o Netflix.

Y quiero hacer una mención más a este apartado multimedia. Es, a mi ver, lo mejor de esta Tablet y donde es imbatible. Las películas, las series e incluso los vídeos de presentaciones de dispositivos (o de matemáticas) que he visto aquí me han dejado con muy buen sabor de boca. Tanto por el audio estéreo como por los colores y el contraste con un negro puro en una pantalla tan grande.

Android en tabletas: mejorando gracias a Samsung Experience

Usar un dispositivo como este para navegar por Internet y las redes sociales. Quizá comprar esta Samsung Galaxy Tab S4 para solo eso sea matar moscas a cañonazos, pero no deja de ser un aspecto esencial. No vas a pasar todo el tiempo viendo series, dibujando o trabajando.

Al tener una tableta todos queremos que nos sirva también para cuando tengamos que consultar algo en Internet. También cuando queramos pasar el rato en Twitter, Instagram o Reddit. Que esté Google Assistant listo para responder nuestras dudas y que podamos confiar en ella para desestresarnos un rato en Fortnite.

La Samsung Galaxy Tab S4 cuenta con Android en su interior lo que nos da puntos a su favor y a su contra. Para solventar los puntos flacos del sistema androide Samsung ha colocado su capa de personalización: Samsung Experience.

El uso de una tableta con Android no difiere en nada con el de un móvil. Todo se encuentra en los mismos lugares, a todo se accede de la misma manera. Y lo mejor y peor a la vez: todas las aplicaciones pueden funcionar.

A la hora de usar aplicaciones te encuentras con dos casos:

  • Aplicaciones adaptadas a tabletas, que dividen los distintos contenidos en categorías o que distribuyen el contenido en tarjetas por toda la pantalla. También están las que dejan espacio sin usar para evitar que un párrafo normalmente de 3 líneas se convierta en una larga línea de lado a lado de la pantalla incomoda de leer.
    • Netflix llena la pantalla de carátulas mientras mantiene una gran portada y filas para organizar el contenido.
    • Correo de Samsung muestra tres columnas: menú, lista de correos y contenido del correo abierto. También se ve esta distribución en algunos clientes de Reddit como Now for Reddit.
    • Google deja bastante espacio a los laterales en blanco, por lo que el contenido aparece centrado y cómodo de leer. En cambio, cabrían dos columnas. El apartado notificaciones si que no está adaptado y todos los elementos ocupan el ancho entero de la pantalla.
    • Youtube se muestra muy parecido a la versión web para ordenadores. El reproductor aparece sin ocupar toda la pantalla mostrando información y comentarios debajo de este y a la derecha videos recomendados.
    • Chrome, Internet de Samsung, Edge y otros navegadores muestran un diseño con pestañas en la parte superior como si fuera un navegador de ordenador.
  • Aplicaciones sin adaptar. Estas son la misma aplicación que en el móvil pero que se extiende a toda la pantalla como si fuera un mega-móvil.
    • Twitter busca ocupar todo el ancho posible pero a la vez mantiene la escala de las imágenes provocando que en horizontal, en una pantalla de 10.5” solo estés viendo una imagen recortada y una línea de texto. Que por cierto, en iPad la aplicación sí está adaptada.
    • Inbox, una aplicación de correo creada por Google, no muestra columna. Aunque muestra márgenes el funcionamiento es el mismo que en un móvil y tienes que estar cerrando lo que abres y deslizando el menú lateral para continuar navegando.

Incomoda mucho encontrarse con que una aplicación que usas a diario en móvil no esté adaptada a tablet. Por suerte, la capa de Samsung te permite abrir como ventana flotante esa aplicación que tanto te molesta y redimensionarla a un tamaño más manejable. Esto es lo que he hecho yo en mi día a día con Twitter, pero el cliente Fenix para Twitter sí que está adaptado y deja seleccionar distinto contenido para mostrar en columnas como Tweetdeck en web.

Cuando te rodeas de aplicaciones adaptadas es mucho más cómodo y rápido usar esta Samsung Galaxy Tab S4 que un móvil.

Las ventanas de Samsung, tan sencillas de abrir como arrastrar el dedo desde una esquina, son un añadido muy cómodo para no perder de vista lo que estás haciendo mientras mantienes una conversación con alguien, por ejemplo. También tienes la pantalla dividida que te permite que dos aplicaciones compartan toda la pantalla, pero además puedes guardar un acceso directo en el escritorio que al pulsarlo abre las dos aplicaciones a la vez.

Pero lo que más me gusta que esté adaptado, gracias a Samsung, es el teclado. El teclado de Samsung incorpora mejoras sobre el de Google que vienen de lujo en una tablet como la Samsung Galaxy Tab S4.

Puedes usar el amplio espacio que ocupa para escribir a mano con el S Pen con un reconocimiento muy muy certero. En la esquina inferior izquierda tienes una tecla Control para hacer atajos como copiar, pegar, cortar o deshacer. Y en la esquina inferior derecha, dos flechas para moverte por el texto que estás escribiendo. También puedes dividir el teclado en dos partes que se quedan pegadas a los laterales: perfecto para escribir mientras sujetas la tablet en horizontal.

Batería para ratos. Muchos ratos

Una de las “preguntas del millón” siempre que se habla de un dispositivo móvil: ¿cuánto dura su batería? Pues mucho. Pero mucho mucho. A la Samsung Galaxy Tab S4 le cuesta mucho tener que abandonar mis manos para descansar en el cargador.

Más específicamente, ha conseguido llegar a estar 3 días sin pasar por el cargador tras estar usándola al llegar a casa para ver series y navegar por Internet durante varias horas cada día. También ha conseguido durar 2 días siendo usada como cuaderno para las clases y no ha habido ningún día en un mes de uso en el que haya conseguido vaciar su batería del 100 al 0% en un solo día.

Sus 7300 mAh duran bastante bien en el uso de una Tablet convencional hasta el punto de que con un 5 % de batería puedas estar tranquilo para ver un vídeo más.

En el modelo con LTE la autonomía decrece, al igual que si conectamos accesorios por el conector POGO (los pines magnéticos de la parte inferior) o por USB-C. Por tanto, una jornada intensa de trabajo en modo DeX podría bajar bastante más rápido su batería.

S Pen: Un bolígrafo incluido que transforma la tablet

S Pen es como llama Samsung a su bolígrafo digital. Un nombre ya famoso por los Galaxy Note y que no es la primera vez que vemos en tablets. Difiere de su versión móvil en que es más grande y grueso, lo que provoca que no se guarde dentro del dispositivo.

A diferencia de en otras tabletas, donde tienes que pagar cerca de 100 € por tener el bolígrafo adaptado, el S Pen viene incluido. No por ello su calidad es menor a la de otros. Está hecho de plástico, lo que le aporta un manejo ligero, pero a la vez blando, como de baja calidad. En el lateral encontramos un botón y no necesita de recarga o pilas, pues solo funciona cuando está sobre la pantalla.

La punta, junto a la pantalla de la Samsung Galaxy Tab S4, permiten reconocer hasta 4096 niveles de presión. Un amplio rango que permite a la tableta dibujar un fino trazo cuando apenas rozamos la punta o uno muy grueso si apretamos bastante. La punta es fina, lo que ayuda bastante a la hora de escribir, al igual que el cristal de la pantalla, que al ser fino la tinta se dibuja casi en la punta del boli.

El S Pen está hecho de plástico que parece blando. Su ligereza y finas punta y pantalla ayudan a escribir mejor.

A la hora de escribir tanto la forma de la punta, que ya no es endeble como en la Tab S3, como la pantalla te dan una experiencia cercana al papel. Este pequeño accesorio incluido en la caja abre un nuevo mundo de posibilidades:

  • Aprovecha tus momentos más creativos con bocetos que expliquen tu idea.
  • Abandona el papel. Con una tableta y un bolígrafo no lo necesitarás más.
  • No solo será tu cuaderno: será tu lienzo, con multitud de herramientas.
  • Más herramientas en tu Tablet. Escritura en pantalla, traducción…

He pasado muchas horas utilizando el S Pen, la mayoría estudiando, pero también alguna dibujando (aunque estoy lejos de ser un artista). Tras todo este tiempo no me ha gustado, para nada, el botón lateral. Raros son los 10 minutos de uso en los que no lo pulso accidentalmente, abriendo el menú “Air Command”. Si se pudiera desactivar sería perfecto, pero no, hay que lidiar con ello.

Air Command es un menú que se abre en un lateral al tener el boli sobre la pantalla y pulsar el botón lateral. En él puedes acceder, solo usando el S Pen, a distintas herramientas relacionadas con este como son:

  • Crear una nota o ver las creadas en Samsung Notes.
  • Usar el S Pen como lupa, ampliando la zona bajo la punta.
  • Bixby Vision: para sacar texto, buscar imágenes de cosas o QR en la pantalla.
  • Minimizar una aplicación para que se muestre al pasar el S Pen sobre una esquina.
  • Traducir texto sobre el que se encuentre el boli.
  • Copiar un trozo de la pantalla en forma libre, cuadrado, circulo o creando un GIF.
  • Dibujar sobre la pantalla para luego compartirlo.

Llevo varios años usando únicamente una tableta como cuaderno, aunque se trata de una Surface Pro. Allí, en Windows 10, utilizo OneNote, pero en Android no está a la altura. He probado varias aplicaciones para escribir en Android, las cuales son algo escasas.

  • OneNote permite organizar muy bien las notas, es sencillo cambiar entre colores, tiene distintos tipos de papel (liso, cuadriculado, renglones…) y se sincroniza con tu cuenta de Microsoft.
  • XoDo es también una aplicación gratuita y multiplataforma. A diferencia de OneNote para Android, permite importar archivos PDFs y subrayar y dibujar sobre ellos. En cambio para notas es más limitado y su forma de usarse no me pareció cómoda.
  • Nebo cuesta 8.99 € y es la mejor aplicación a la hora de escribir documentos más formales. Tiene un muy buen reconocimiento de texto escrito y permite insertar diagramas y fórmulas matemáticas para posteriormente convertirlo a formato de texto LaTeX. En cambio, es demasiado formal para apuntes de clase y por su forma de ser, no tienen cabida los PDFs.
  • Squid es mi favorita en Android. Tiene multitud de papeles, es muy cómodo anotar en ella y tiene soporte para PDFs. Puedes comprar la importación de PDFs por 5.49 € o pagar 1 € al mes o 10 € al año para desbloquear absolutamente todo. Merece la pena si vas a usar la Samsung Galaxy Tab S4 como cuaderno. Además tiene soporte a la presión y botón del S Pen, personalizable también. Eso si, solo puedes sincronizar con Dropbox y Box.

A la hora de dibujar hay más aplicaciones pero estas han sido mis favoritas:

  • SketchBook, un clásico en este tipo de aplicaciones y ahora gratuita. Es una aplicación muy completa para dibujar y pintar, con distintos pinceles y herramientas. Dispone de capas y es muy rápida de utilizar.
  • PEN.UP, creada por Samsung, es un híbrido entre red social para compartir tus creaciones y programa de dibujo. El editor no llega a la completitud de SketchBook pero el apartado social es muy interesante. ¡Hasta tiene dibujos grabados desde cero para aprender a dibujar!
  • Adobe Illustrator Draw. Si eres de dibujar con vectores y sueles usar Illustrator en PC, esto es todo lo que necesitas. Esta aplicación, compatible con la nube de Adobe, tiene todo lo necesario para dibujar de Adobe Illustrator. Es la que más me ha gustado para dibujo vectorial.
  • Adobe Photoshop Sketch. Mismo caso que la anterior, pero esta vez para un dibujo más tradicional. Contiene todo lo necesario de Adobe Photoshop para dibujar y con una interfaz sencilla y rápida de utilizar mientras dibujas.

A todo esto se añade que si conectas la Samsung Galaxy Tab S4 a un monitor y activas el Modo DeX (modo escritorio) podrás usar el dispositivo como una tableta gráfica.

Tablet + Teclado + Samsung DeX. Otra transformación

Samsung DeX: Desktop Experience. Este es el “modo escritorio” que estrenó el Samsung Galaxy S8. Por entonces, al igual que con el Galaxy Note8 y Galaxy S9, se requería una base sobre la que dejar el móvil para refrigerarlo mientras se usaba este modo.

DeX muestra una interfaz de escritorio con una distribución muy parecida a Windows. Podemos colocar aplicaciones y archivos en el escritorio, acceder a la lista de todas las aplicaciones en la esquina inferior izquierda y ver la hora, notificaciones y ajustes rápidos en la esquina inferior derecha.

Todas las aplicaciones se abren como ventana y se pueden redimensionar. Algunas, como Word, Excel y Power Point están adaptadas, aunque eso supone tener que pagar la suscripción de Office 365. El navegador de Samsung, bastante completo y con una interfaz que imita la de

La Samsung Galaxy Tab S4 cuenta con la potencia de un Samsung Galaxy S8 pero con un mayor tamaño que ayuda a refrigerarse mejor. Por ello, al igual que ocurre con el Galaxy Note9, ya no se requiere de una base. Con conectar la Tablet a una pantalla a través de un cable HDMI (y un adaptador USB-C a HDMI) ya puedes usar este modo.

Pero no solo eso. Dado que la Galaxy Tab S4 tiene una amplia pantalla de 10.5 pulgadas, puede utilizar el modo DeX sin conectarlo a nada. Puedes usarlo con solo la pantalla táctil, que sigue siendo cómodo, aunque no tanto como el modo tradicional. Aunque también puedes conectar un ratón y teclado ya sea por Bluetooth o un adaptador USB-C a USB-A.

Aunque la mejor opción podría parecer la funda teclado que se vende como accesorio. Permite guardar el S Pen, tener un teclado siempre disponible, mantener la Tablet en vertical, proteger la pantalla y activarse automáticamente el Modo DeX. Ahora viene lo malo de la funda teclado:

  • No tiene touchpad, por lo que no puedes mantener las manos siempre en el teclado.
  • Pesa 363 gramos, elevando el peso total a 845 gramos.
  • No tiene distribución en español. Esto significa que no tiene “ñ” o “ç”.

De todas maneras, nuestra unidad de pruebas no incluía la funda-teclado por lo que no puedo contar mucho más.

Encontronazo con la competencia: ¿sale ganando?

Android no está solo en el mundo de las tabletas. iOS, el sistema del iPad, está ahí, muy presente, haciendo competencia a toda tableta con Android. Windows acecha desde la oscuridad del potente mundo de las Tablet-PC. ¿Cómo queda la Samsung Galaxy Tab S4 en este panorama de lucha de sistemas?

La Samsung Galaxy Tab S4 tiene un aspecto único e inigualable por el resto de las tabletas en el mercado: multimedia. La pantalla de 10.5” OLED HDR con sonido estéreo Dolby Atmos es una delicia.

Frente a otras tablets con Android, la Samsung Galaxy Tab S4 cuenta con un muy conocido S Pen y un modo escritorio Samsung DeX. Gracias a la fama del S Pen, algunas aplicaciones tienen funciones especiales para este (además viene incluido en el precio). Con Samsung DeX puedes usar la Tablet con un ratón y teclado en una pantalla muy cómodamente, aunque al final estás limitado a las aplicaciones de Android.

La Tablet de Samsung flojea ante iOS en dos aspectos clave: soporte de actualizaciones y calidad de aplicaciones. El sistema de los iPad recibe actualizaciones durante varios años más y las aplicaciones creadas para este, donde abunda un tipo de usuario con un poder adquisitivo mayor, son más caras pero de mucha mayor calidad. Se puede notar la diferencia en las aplicaciones de diseño, dibujo y cuaderno, por ejemplo.

Ante una Tablet-PC/convertible con Windows 10 como es una Surface Pro gana por goleada en autonomía, pues Windows la administra de una manera menos eficiente. En cambio, pierde por goleada en aplicaciones potentes y completas. Al fin y al cabo hablamos de tabletas que son un PC completo.

¿Y Chrome OS? El otro sistema operativo de Google, basado en el navegador Chrome para portátiles, ahora es compatible con aplicaciones de Android y pronto lo será con Linux. Este sistema está llegando ahora a las tabletas y ofrece una misma experiencia de escritorio como la Samsung Galaxy Tab S4 con DeX pero con las extensiones de Chrome y Linux como añadido. Esto gana mucho interés entre desarrolladores.

También se espera, desde que el Galaxy Note8 fue anunciado, “Linux on Galaxy”, la posibilidad de ejecutar Linux sobre Samsung DeX, pero todavía no se sabe nada.

Una televisión portátil con el lastre de Android

La Samsung Galaxy Tab S4 no es “una tableta más”. No es otro dispositivo sin sentido que un fabricante se saca de la manga solo para mostrar que puede abarcar todo.

Un año más Samsung va a por todas. Quiere una tablet que sea la mejor en todo: multimedia, productividad, día a día y hasta dibujo. ¿Lo consigue?

La mejora desde la Samsung Galaxy Tab S3, que tuve la oportunidad el año pasado de probar, se nota:

  • El S Pen es de mejor calidad. Su punta ya no es endeble y se escribe muy cómodamente.
  • El diseño mejora bastante, con un frontal muy bien aprovechado y un ratio 19:10 mucho mejor para multimedia sin descuidar la productividad.
  • Samsung DeX. Un dispositivo así lo pedía a gritos y ya.
  • Más autonomía. Algo que nunca sobra.

Este año se reafirma en el galardón de “televisión portátil”. Conseguir esta calidad de pantalla en un móvil es posible, pero conforme aumentamos el tamaño a algo más cómodo de ver durante horas, solo la Samsung Galaxy Tab S4 está presente. Sin irnos a los televisores OLED que fácilmente cuestan el triple que esta tablet.

La Samsung Galaxy Tab S4 ofrece en un formato más cómodo la calidad multimedia de algunos móviles y de televisores que cuestan el triple que la tablet.

Si quieres una Samsung Galaxy Tab S4 para ver películas, series y videos o incluso para dejarla reproduciendo música no te va a decepcionar. Será difícil que encuentres algo mejor. ¿Pero en lo demás? Ahí es donde la tablet se encuentra con trabas.

Por un lado tenemos el ciclo de actualizaciones que ofrece Samsung y todos los fabricantes Android (a excepción de Google en los Pixel y Nvidia en las Shield TV). 2 años de actualizaciones. Tras ese tiempo dejarás de recibir novedades de software como nuevas funciones o aplicaciones que aprovechen estas (aunque las actuales seguirán funcionando igual).

Por otro lado están las aplicaciones de Android. En una tablet de tan alta gama lo suyo es poder aprovecharla al máximo. Esto no puede hacerse cuando no hay aplicaciones de calidad disponibles ni aunque estés dispuesto a pagar. Sí que hay aplicaciones de calidad en Android, pero son escasas, sin competencia que las haga mejorar.

Samsung DeX es una idea genial para trabajar en ofimática o en un trabajo de redacción como puede ser escribir un análisis como este que estás leyendo ahora. El problema vuelve a estar en lo mencionado en el párrafo anterior: aplicaciones de calidad. ¿Dónde están esas aplicaciones adaptadas? Hay una sección en la Galaxy Store pero la calidad está ausente. Mismo con las aplicaciones adaptadas a tablet. Que aplicaciones como Twitter o Inbox no estén adaptadas… cuando además Twitter sí lo está en iPad dice mucho.

Conclusión

Al final todo se reduce a nuestro querido Android. La Samsung Galaxy Tab S4 es una tablet muy buena. De hecho, si quieres una para multimedia no existe una mejor.

Pero cuesta 699 € en España (sin red móvil LTE). Al no haber nada mejor en calidad de visionado hasta los 1800 € de una TV OLED se entiende que sea buena para multimedia.

¿Pero para lo demás? Para tener una experiencia estable, necesitas aplicaciones buenas para todos los ámbitos. También necesitas saber que ese dispositivo de 699 € no va a ser abandonado por el fabricante en dos años.

En los 700 € compite directamente con pesos pesados del mercado, como iPad Pro, rey de las aplicaciones para tablet, o la Surface Pro, rey de la productividad como PC. Además, ambos te ofrecen también una buena escritura y dibujo.

La Samsung Galaxy Tab S4 no es una mala tablet, ¡para nada! Pero la recomendación acabada reducida a una pregunta clave:

¿Cuánto peso tiene para ti el contenido multimedia?

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Google ROMPE con Huawei: cómo te afecta
Cómo crear tu propio ROBOT
Cómo ver HISTORIAS de Instagram SIN SER VISTO
Análisis Black Shark 2
Análisis OnePlus 7 Pro
Samsung, los Galaxy A y el futuro de la compañía
Las mejores apps de RADIO en el móvil
BlackShark 2: Unboxing y toma de contacto
Análisis del Huawei P30: el equilibrio hecho móvil
Análisis Pixel 3a XL
Unboxing Google Pixel 3a XL
Samsung Galaxy A50 vs Xiaomi Mi 9 SE
Huawei P30: unboxing y primeras impresiones
Personaliza los botones de tu móvil Xiaomi sin instalar nada
Convierte tu Smartphone en un Kindle con estas apps

Lo más visto

Huawei da la sorpresa: habrá un Mate 20X especial para gamers
Google pone fin al acceso innecesario a los SMS y registro de llamadas