add_circle_outline
Tablets Android
    Trucos Android
      Vídeos EAL Vertical
        Timeline

          Qué es el WiFi 6 y cuáles son las ventajas para tu móvil Android

          Iván Linares

          A la hora de adquirir un nuevo dispositivo conviene estar al tanto de qué trae incluido y de todo el potencial que posee cada uno de los componentes. Y es que la tecnología evoluciona a tal velocidad que resulta muy difícil conocerlo todo, también saber las prestaciones que trae cada nueva especificación. ¿Te suena el WiFi 6? Hoy aprenderemos un poco más sobre él.

          Si las redes móviles inalámbricas han adquirido un concepto que aspira a ser revolucionario, el famoso 5G, las redes domésticas, también inalámbricas, poseen un estándar que también aporta un gran salto evolutivo con respecto a la anterior. Dicho estándar es el 802.11ax, el que se ha llamado WiFi 6. Aún no está demasiado extendido, pero ya hay routers que disponen de compatibilidad con este WiFi 6. Y móviles, como los Samsung Galaxy S10.

          Llevo varias semanas con un router Asus RT-AX88U y con un Samsung Galaxy S10+. Ambos poseen una tecnología que aún no está implementada a nivel mayoritario: el estándar 802.11ax o WiFi 6. Basta con activarlo en el router, y conectar el móvil al punto de acceso inalámbrico, para que en el Samsung Galaxy S10+ aparezca un «6» en la barra de indicación del WiFi. Esto no solo es llamativo, también posee multitud de mejoras con respecto a las conexiones WiFi tradicionales.

          ¿Qué es realmente el WiFi 6?

          Como todos los estándares de comunicaciones, el 802.11ax supone una mejora con respecto a la anterior denominación, la 802.11ac o WiFi 5. El encargado de administrar las características de los protocolos de comunicación es la WiFi Alliance, una organización que se encarga de velar por la marca (Wi-Fi está registrado) y de evolucionar el estándar para que los dispositivos se conecten mejor entre sí alcanzando mayores velocidades de transmisión. Entre otras características.

          Como suele ocurrir siempre que se crea un nuevo estándar, el WiFi 6 supone una mejora en las tasas de transferencia, tanto de subida y de bajada. También ofrece un importante cambio ya que permite mantener mayor estabilidad en las conexiones al tiempo que se amplía el número máximo de dispositivos que se puede conectar a un punto de acceso.

          El principal cambio se logra con el 1024-QAM, un aumento en el rendimiento de los dispositivos conectados que se logra codificando más datos en la misma cantidad de espectro. Esto permite mantener una alta tasa de transferencia incluso a pesar de que haya una gran cantidad de dispositivos conectados.

          Además, el WiFi 6 permite una menor latencia, lo que disminuye la diferencia entre estar conectado con cable RJ-45 o conectarse utilizando la red inalámbrica. También mejora el consumo energético, especialmente en los dispositivos móviles. Y puede aplicarse en las redes de 2,4 GHz además de en las de 5 GHz.

          Resumiendo: sobre el papel tenemos un aumento de las tasas de transferencia, más dispositivos conectados, menor latencia (perfecto para juegos online), más estabilidad y un menor consumo. Todo bueno; al menos hasta que vemos el precio de los routers compatibles y la escasa compatibilidad actual de smartphones y otros dispositivos móviles.

          ¿Se notan las ventajas del WiFi 6 a nivel práctico?

          Activador del WiFi 6 en la interfaz de administración de Asus

          Como decía al principio, llevo varias semanas probando el Samsung Galaxy S10+ en combinación con el router Asus RT-AX88U. A la hora de conectarme por WiFi en casa aparece un pequeño «6» en el área de estado, señal de que el nuevo estándar está en pleno funcionamiento. Y, como estás imaginando, tampoco supone una diferencia sustancial con respecto al estándar anterior.

          Utilizar un móvil en WiFi 6 aporta un poco más de transferencia si el smartphone se encuentra descargando contenido en local. A nivel de reproducción de contenido a través de un disco duro USB 3.0 conectado al router no he apreciado diferencias: desde vídeos en 1080p a 4K, el streaming se reprodujo sin saltos de ningún tipo. Tampoco he notado una disminución apreciable en el consumo de batería estando conectado en WiFi 6, esta me ha durado lo mismo que desactivando el estándar 802.11ax del router.

          Dado que en casa tengo un único dispositivo compatible con WiFi 6, que es el Samsung Galaxy S10+, las ventajas del estándar no suponen algo apreciable. Cuando todos los dispositivos del hogar sean compatibles con WiFi 6, y también los vecinos dispongan de routers compatibles, el salto sí será más considerable. Como suele suceder en todo el ámbito tecnológico, ser el «early adopter» en tecnología inalámbrica supone un gasto extra de dinero que tampoco aporta una mejora inmediata y notable en el uso.

          A pesar de que actualmente no sea tan ventajoso, no cabe duda de que el estándar 802.11ax supondrá una mayor calidad en las conexiones. Ahora es el momento de los fabricantes de móviles: quiero que, como mínimo, todos los de gama más alta salgan al mercado siendo compatibles con WiFi 6. Samsung lo ha hecho, Huawei no se ha arriesgado con los P30. Y es una lástima: solo si apuestan por mejorar las conexiones estas se harán lo suficientemente accesibles como para que lleguen a todos los usuarios.