Análisis del Huawei Mate 20X 5G: un móvil enorme

Análisis del Huawei Mate 20X 5G: un móvil enorme

Analizamos el móvil más grande de Huawei, el Huawei Mate 20X, en su variante con conectividad 5G que es más potente que la normal.

A principio de verano Huawei trajo a España el primero de sus móviles con 5G, una variante del Huawei Mate 20X que tenía algunas diferencias con su antecesor. El Mate 20X 5G es un terminal grande, pensado para jugar y para ver vídeos y fotos, con unas prestaciones de potencia, cámara y conectividad a la altura de la gama alta.

Características Huawei Mate 20X 5G

  • Procesador – Huawei Kirin 980.
    • 2 x Cortex A76 a 2.6 GHz.
    • 2 x Cortex A76 a 1,92 GHz
    • 4 x Cortex A55 a 1.8 GHz.
    • Proceso de fabricación en 7 nm.
  • Memoria RAM: 8 GB.
  • Almacenamiento.
    • Interno: 256 GB.
    • Expansión de almacenamiento: mediante tarjetas NM (exclusivo de Huawei).
  • Gráfica: ARM Mali-G76 MP10.
  • Pantalla.
    • Tamaño: 7.2 pulgadas.
    • Resolución: 2244 x 1080 píxeles.
    • Tecnología OLED.
    • Relación de aspecto: 19,5:9.
  • Cámara trasera.
    • Resolución: 40 Mpx Color | 8 Mpx Telefoto | 20 Mpx Gran angular
    • Otros: LED Flash de doble tono.
  • Cámara delantera.
    • Resolución: 24 Mpx.
  • Conectividad: 5G, Dual SIM, Bluetooth, WiFi 802.11a/b/g/n/ac, NFC…
  • Otros:
    • Conector USB C.
    • Compatible con Huawei M-Pen.
    • Sensor de huellas.
    • Certificación IP68.
  • Batería: 4200 mAh con carga súper rápida de 40 W.
  • Sistema:
    • Versión de Android: 9 Pie.
    • Interfaz del fabricante: EMUI 9.

Un diseño conocido en un tamaño descomunal

El tamaño de los móviles ha crecido desde que los smartphones modernos se inventaran. El concepto todo pantalla se lleva a un nuevo nivel con los terminales con bordes mínimos y diagonales enormes y eso, en el Huawei Mate 20X 5G, es llevado al extremo. Hablamos de un dispositivo que tiene un tamaño no apto para todos. Si los iPhone Plus te parecen grandes es que no has usado ni visto un Mate 20X.

El Mate 20X 5G no es grande, es enorme

Sus 7.2 pulgadas son una gozada para jugar y para ver videos. Ha sido una de las pocas veces que he querido alejarme el móvil de mi cara para verlo mejor. Esto hace que sea algo incómodo llevarlo en un pantalón, tanto en el bolsillo delantero como en el trasero, y siempre tiendo a ponerlo en la mesa cuando me siento.

También se nota en el peso y es que 233 gramos son muchos, por muy equilibrado que esté el terminal, que lo está. En algún momento ha llegado a molestar en la mano, como es lógico, pero la verdad es que menos de lo que creía.

El diseño no es especialmente reseñable dado que es una versión XL del Huawei Mate 20, con una triple cámara trasera en un elemento cuadrado en la zona posterior, el sensor de huellas bajo ese elemento y un acabado agradable al tacto. Eso sí, no suele ser un imán de huellas, lo que se agradece.

Por miedo a que se me cayera lo he usado en ocasiones con funda y eso empeora un poco la experiencia táctil al crear un reborde en los cantos de la pantalla. La misma tiene unos bordes pequeños y sólo hay una ligera concesión al notch en la zona superior, sobre el cual está el auricular, que además es el segundo altavoz.

En la parte superior tenemos el sensor de infrarrojos y el micrófono de ruido ambiente y en la inferior el conector de carga, el altavoz principal y el micrófono. Y no, no hay jack de auriculares. Los botones son los tres normales, los de volumen y el de encendido.

Un rendimiento con luces y sombras

Sobre el papel, la potencia del Huawei Mate 20X 5G está fuera de toda duda. Usa el mismo procesador y configuración de memoria que los Huawei P30 Pro que tan bien van. Lo que pasa es que, en la realidad, no lo hemos notado tan fluido. Nos explicamos.

A la hora de usar aplicaciones como Instagram o redes sociales exigentes, el terminal va muy rápido. También la gestión de la multitarea se nota solvente, con juegos en segundo plano durante un rato sin que tengan que ser cerrados por la falta de RAM.

Incluso los tests de benchmarks nos arrojan cifras muy altas que, si bien no son las mejores, sí que son muy buenas.

El problema ha venido a la hora de jugar. Este terminal está diseñado para ello, entre otras cosas, pero la fluidez de juegos sencillo y otros muy exigentes no ha sido, para nada, la esperada. Lo hemos comparado con el Huawei P30 Pro y parecían móviles con diferente configuración de hardware.

Lo hemos solucionado casi totalmente (no tenemos la misma experiencia aún) cambiando el modo de procesamiento a Alto Rendimiento, algo que no habíamos tenido que hacer previamente en un móvil de gama alta de Huawei. Eso sí, no nos ha pasado en todos los juegos y títulos como HearthStone, Asphalt 9 o Wonder Boy 3 funcionaron sin problemas.

Mención especial al sonido y es que, al contrario que el P30 Pro, este móvil tiene dos altavoces, uno en el marco inferior y otro en el auricular superior, lo que hace que tengamos una experiencia más inmersiva jugando y viendo vídeos, aunque nos hubiera gustado que fueran dos altavoces igualmente potentes.

La conectividad no tiene problemas

La mayor diferencia de este modelo con su antecesor, es la inclusión del módem Balong 5000 de Huawei que hace que podamos conectarnos a redes 5G. Lo hemos probado en Sevilla y nuestra sorpresa ha sido ver que las velocidades que se alcanzan eran superiores (un 20% aproximadamente) a las que habíamos visto en móviles como el Xiaomi Mi MIX 3 5G o el Samsung Galaxy S10 5G, ambos con el módem de Qualcomm.

Pese a eso, hemos tenido que desplazarnos a una zona concreta para poder usar esta conectividad, y seguimos manteniendo que si bien la diferencia de velocidad es muy notoria, sólo hay unos pocos casos en los que compensaría pagar la diferencia de dinero de este móvil con su hermano 4G.

La conexión Wifi también es muy rápida, pero no es la misma que hemos visto en otros Mate o en los P Series. Llegamos a tener velocidades de bajada de 370 Mbps en una red de 600 Mpbs.

Una pantalla que no es grande, es gigante

En 2019 nos hemos acostumbrado ya a tener móviles de más de seis pulgadas gracias a las relaciones de aspecto de pantalla alargadas, con proporciones 18:9, 19:9 o incluso 21:9.

Pero Huawei no ha querido limitarse a esos tamaños y con el Huawei Mate 20X, y también con el modelo 5G, ha sobrepasado las 7 pulgadas de pantalla, en concreto 7.2 pulgadas. Esta cifra podría invitar a pensar que tendríamos una resolución QHD, pero no es así. Nos quedamos en FHD+, con 2244 x 1080 px.

La tecnología de la pantalla es OLED, con unos brillos buenos, un color configurable y realista si así lo queremos, pero unos ángulos de visión que tiran al verde si inclinamos el panel, Eso si, es algo que tenemos que forzar mucho, en un uso normal no apreciaremos nada.

Pocos móviles disponen de un lápiz pensado para ellos y el Mate 20X es uno de ellos. El Huawei M Pen es un accesorio que tenemos que comprar por separado y que no hemos podido probar, pero que nos permite interactuar con el terminal de formas muy diferentes, como escribiendo o dibujando.

Triple cámara trasera

 

Llevo usando el Huawei P30 Pro medio año como móvil principal y saltar al Huawei Mate 20X 5G ha supuesto un cambio, pero no excesivo. Me ha hecho recordar los meses que estuve con el Mate 20 Pro y es que usan el mismo sistema triple de cámaras.

El sensor principal es un angular de 40 Mpx y apertura f/1.8, el equivalente a 27 mm, tamaño de sensor de 1/1.7″. El segundo es un gran angular de 20 Mpx y apertura f/2.2, equivalente a 16 mm, ambos con un tamaño de sensor de 1/2.7″. El tercero es un zoom óptico de 3 aumentos de 8 Mpx y apertura f/2.4 (equivalente a 80 mm). Todos tienen enfoque dual por láser y detección de fase.

En este último también tenemos un zoom híbrido de 5 aumentos y uno digital de 10 aumentos, lo mismo que teníamos en los Mate 20 del año pasado.

La calidad de las imágenes es muy buena, tanto de día como de noche, tanto en modo automático como manual y si bien los últimos modelos de la firma, como el P30 Pro, han superado a esta generación previa, puedo decir que no he lamentado llevarme este móvil durante la semana larga que he estado usándolo habiendo aparcado el P30 Pro.

Eso sí, hay una excepción y es que la cámara delantera en baja luz no rinde tan bien como debería considerando el precio de este modelo. Con luz sí que tenemos buen resultado.

En la galería podéis ver vídeos y fotos realizadas en muchas situaciones y sólo el modo retrato me parece ligeramente mejorable en cuanto a realismo, pero como siempre digo, podemos tirar del modo apertura y cambiar el enfoque a posteriori, algo que permite el software de Huawei y que no muchos saben.

Aquí destaca especialmente el modo noche, que en este móvil, al contrario que en el P30 Pro, tiene mucho sentido al usar un sensor RGB convencional y no uno RYYB. Hay algunas fotos hechas con modo noche y luego sin él, apreciaréis la diferencia para bien.

Esperábamos más autonomía

En la primera prueba de batería hemos usado el móvil sólo bajo Wifi, para jugar y usar apps sociales. Hemos llegado a las 6 horas de pantalla con 36 horas de batería.

En la segunda prueba hemos hecho un uso mixto, haciendo fotos en exteriores y usando aplicaciones como Uber, Google Maps, Instagram y similares. En interiores hemos jugado mucho a HearthStone y Honkai Impact Third. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 24 horas de batería.

En la tercera prueba hemos estado usando el móvil también en interiores y exteriores, haciendo fotos y jugando, y también instalando aplicaciones pesadas, además de probando la red 5G. Hemos llegado a las 4 horas de pantalla con 40 horas de batería.

La menor batería de esta variante hace que la autonomía, si bien no es mala en absoluto, no es tan buena como podríamos esperar de un móvil grande, que suelen tener mejor batería que sus rivales de menor tamaño.

Se echa en falta la carga inalámbrica pero podemos presumir de carga rápida, con la tecnología de 40W por cable de la firma china.

La interfaz que ya conocemos

En cuanto a la interfaz, Huawei sabemos que va a cambiar su diseño con EMUI 10, pero por ahora este móvil está en EMUI 9. La versión, que lleva Android 9 por debajo, funciona de forma correcta, tiene muchas opciones que permiten configurar el sistema y en general no tenemos queja, pero sí que, dado el enfoque de la capa, echamos de menos alguna función propia para este móvil.

No es lo mismo usar un dispositivo de 5 pulgadas que uno de 7 y nos hubiera gustado ver algo más parecido a lo que hace Samsung con los Note, usar la misma capa que en el resto de modelos pero con algunos detalles de software que intentan exprimir más su tamaño.

Conclusión

El Huawei Mate 20X 5G es un móvil peculiar. Su variante con 4G cuesta lo mismo que la que tiene 5G, pero no es exactamente igual. Podríamos pensar que a igualdad de precio merece más la pena la 5G, pero en este caso eso implica una reducción de la batería y no tenemos claro que, para la mayoría de la gente, eso compense.

Por otro lado, el precio de este modelo es elevado, nada menos que 899 euros, mucho más que el Huawei P30 con el que se puede comparar en muchos aspectos, o al Huawei Mate 20 Pro.

Claro, este terminal es 5G, y eso justificaría la elección siempre que esto sea relevante para nosotros. Por otro lado, el tamaño es muy diferente al de otras opciones y eso es algo que tenemos que mirar, y mucho, antes de comprarlo.

No es este un terminal para las masas, es más un ejercicio de posicionamiento de Huawei. Pero no quiere esto decir que sea un mal móvil. Tiene una gran cámara, un buen diseño, una pantalla cómoda y una autonomía aceptable. No todos pueden decir eso.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
2019 acaba fuerte
Android 10 es oficial
Análisis del Huawei Mate 20X 5G
Análisis de la Xiaomi Mi Smart Band 4
Análisis del Samsung Galaxy S10 5G
LG Q60: triple cámara y alta resistencia
Análisis del Xiaomi Mi A3
4 motivos que justifican dar el salto al 5G en 2019
Análisis del Samsung Galaxy A80
Análisis de Samsung Galaxy Tab A 10.1 2019
Guía de compra para móviles Xiaomi
Controla tu móvil SIN TOCARLO – SÓLO CON LA VOZ!
Nuevas tablets Lenovo Tab M7, y M8: sencillas y muy baratas
Google pagará por descubrir fallos en las apps de Google Play Store