Análisis del Samsung Galaxy Note 10+ y experiencia de uso

Análisis del Samsung Galaxy Note 10+ y experiencia de uso

El nuevo Samsung Galaxy Note 10+ es el móvil más capaz de Samsung, y lo demuestra con una excelente experiencia de hardware y software.

Hemos pasado algunos días utilizando el nuevo Samsung Galaxy Note 10+, un móvil que no solo aspira a ser el mejor y más gran móvil de Samsung hasta el momento, sino que además sigue apostando por herramientas que lo convierten prácticamente en el mejor móvil para usuarios de un perfil más profesional.

Características del Samsung Galaxy Note 10+

  • Pantalla:
    • Tecnología Dynamic AMOLED con certificación HDR10+ y 1200 nits de brillo.
    • Resolución QHD+ (3040 x 1440 píxeles, 498 ppi).
    • 6.8 pulgadas en ratio 19:9.
  • Rendimiento:
    • Samsung Exynos 9825 fabricado a 7nm.
      • CPU: 2 núcleos a 2.8 GHz, 2 núcleos a 2.4 GHz y 4 núcleos a 1.8 GHz.
      • GPU: Mali-G76.
      • Unidad neuronal para IA.
    • 12 GB de memoria RAM DDR4X.
    • 256 GB o 512 GB  de almacenamiento UFS 3.0.
    • MicroSD de hasta 512 GB en el hueco de la segunda tarjeta SIM.
  • Cámaras:
    • Frontal:
      • 10 Mpx con apertura f/2.2 y autoenfoque con 80º de angular.
    • Traseras:
      • Cámara principal (77º de angular) de 16 Mpx con apertura variable entre f/1.5 y f/2.4, autoenfoque y estabilizador óptico. Dual Pixel.
      • Cámara gran angular (123º) de 12 Mpx con apertura f/2.2 y autoenfoque. Dual Pixel.
      • Cámara telefoto de (45º de angular) de 12 Mpx con apertura de f/2.4, autoenfoque y estabilizador óptico. Dual Pixel.
      • Cámara DepthVision para medición de profundidad en la escena con resolución VGA, apertura de f/1.4 y 72º de angular.
    • Conexiones:
      • Puerto de carga (rápida a 45 W) y datos (USB 3.1) con conector USB-C.
        • Cargador incluido de 25 W.
      • Zona de carga inalámbrica Qi en la parte trasera:
        • Capaz de cargar el móvil a 15 W.
        • Capaz de cargar otros móviles y accesorios a 9 W.
      • Compatibilidad con Ethernet con un adaptador USB-C y WiFi a/b/g/n/ac/ax (Wi-Fi 4/5/6). Wi-Fi Direct. ANT+. NFC. Bluetooth 5.0.
    • Tamaño y peso:
      • 3 x 77.2 x 7.9 mm.
      • 196 g.

El Galaxy Note 10+ ofrece lo máximo a nivel técnico

Tras los consecutivos retrasos del Galaxy Fold, el Galaxy Note 10+ tenía la máxima responsabilidad de demostrar de lo que es capaz de hacer Samsung. El Galaxy Note es una oportunidad para lucir prestigio a nivel técnico, y parece ser que una vez más, lo han conseguido.

Tenemos el procesador Exynos 9825, el cual es una mejora sobre el ya excelente Exynos 9820 que tenían los Galaxy S10. Tenemos 12 GB de memoria RAM y un almacenamiento interno UFS 3.0, con unas velocidades demenciales y unas capacidades de 256 y 512 GB, ampliables por tarjeta microSD. Puedes pensar que quizás sea demasiada memoria, pero dado su precio, incluir alguna cifra que no fuese lo mejor de lo mejor habría sido un insulto.

Todo esto se traduce en un rendimiento sin ningún tipo de duda, para el presente, pero también para el futuro. Otras tecnologías que no podían faltar son el WiFi 6, una tecnología que pocos móviles han incluido a día de hoy, carga inalámbrica y carga rápida, aunque para conseguir la máxima carga tendremos que apostar por un cargador que se vende por separado.

Otro aspecto tecnológico que nos ha gustado mucho de este terminal es el escáner de huellas dactilares integrado en pantalla. Prácticamente todo el mercado de dispositivos móviles ha decidido apostar por lectores de huellas con tecnología óptica en pantalla, mientras que Samsung decidió apostar por los ultrasonidos. Esta tecnología no nos convenció del todo en nuestro análisis del Galaxy S10+, ya que en aquellos momentos era una tecnología muy lenta (que mejoró en actualizaciones). En el Galaxy Note 10+ nos encontramos con una tecnología que ya está madura y funciona genial.

La carga inalámbrica inversa es otro aspecto técnico que no vemos en la mayoría de móviles. Huawei fue pionera en esta tecnología, pero Samsung ha entendido mejor el valor de una tecnología que no es lo suficientemente eficiente para cargar el móvil de otra persona, pero si lo es con los accesorios. Por ejemplo, si me voy de viaje puedo llevar mi viejo Samsung Gear S3 y no tener que llevar su cargador porque puedo cargar el reloj con el propio móvil. Lo mismo si tuviese unos Galaxy Buds.

La carga inalámbrica inversa es una delicia para cargar accesorios.

Samsung da una vuelta de tuerca a su icónico diseño

Uno de los mayores desafíos de Samsung como fabricante está en seguir siendo relevante en términos de diseño mientras se adaptan a las tendencias del mercado. Ya con la llegada del S6 la firma acertó con un diseño basado en metal y cristales curvos que han ido perfeccionando año tras año sin importantes cambios.

El cristal sigue siendo el material de preferencia para la trasera de un smartphone, pero dentro de la elección de un cristal cada vez tenemos opciones más llamativas. No solo en la elección de los colores, sino también de los efectos cuyos móviles muestran cuando la luz incide sobre ellos.

Es precisamente Aura Glow el modelo más llamativo, el que supone una vuelta de tuerca a un diseño que ya está lo suficientemente perfeccionado. De base es un modelo plateado, pero según incide en él la luz vemos reflejos de rojo, amarillo, verde. Parece un arcoiris y nunca lo ves de la misma manera.

Son colores que inciden también en la propia curva. Es muy vistoso.

Aura Glow es el modelo más llamativo y la mayor novedad en términos de diseño, pero si prefieres un color más sobrio que no capte tantas miradas, tienes variedad para elegir.

Otro cambio destacable en el Samsung Galaxy Note 10+ reside en la ubicación de las cámaras. Durante años, Samsung ha mantenido estoicamente una ubicación única y concreta, para pasar a la tendencia actual, y es que hoy en día la mayoría de móviles apuestan por la ubicación que vemos en el Note 10+.

Si vemos el propio despiece del Galaxy Note 10+, tenemos la sensación de que la ubicación de la cámara es más óptima a nivel interno. (Fuente: iFixit)

Más allá del cambio estético, entendemos que esta configuración permite conseguir un diseño interno más óptimo, o al menos es la sensación que nos deja si vemos el despiece de iFixtit.

Hablando de detalles de diseño, el agujero de la cámara no está ubicado ahí por casualidad. Si se ha escogido esta ubicación es porque no hay otro tipo de móviles que hagan uso de ella. A día de hoy, en un mercado en el que todos los móviles son una pantalla en casi todo el frontal, son estas decisiones las que hacen que uno sea indistinguible de otro. No lo consideramos una ventaja o desventaja, sino simplemente un punto diferencial.

Por lo demás, el mayor logro en términos de diseño quizás resida en que más allá como luzca el terminal, a pesar de su gigantesca pantalla es muy cómodo de manejar en el día a día. En mi opinión es lo más importante, ya que al final cuando utilizamos el móvil no lo utilizamos viendo la parte trasera.

Quizás un detalle que puede llegar a ser más controvertido en este diseño sea la ubicación de los botones. El botón de encendido pasa a ocupar la ubicación que tenía el botón Bixby en otros Galaxy, y desempeñando esa doble función. Cuesta un poco acostumbrarse (especialmente si eres de los que accede a la cámara haciendo doble pulsación en el botón de encendido) y creo que habría sido mejor mantener este botón en el lateral derecho, aunque tampoco lo consideramos un problema mayor.

Una delicia para consumo multimedia

Si tuviésemos que destacar un elemento en el que Samsung no tiene rival, sería claramente la pantalla. Aquí no nos referimos únicamente a los Galaxy, ya que Samsung ha logrado convertir su división de pantallas en una referencia de excelencia, y es que prácticamente todos los fabricantes que presumen de tener las mejores pantallas, estas son fabricadas por Samsung.

Y son los propios móviles de la compañía los que alimentan ese prestigio, con paneles que año tras año consiguen ser la mejor pantalla en su momento de lanzamiento. Y la del Samsung Galaxy Note 10+ no es una excepción.

La pantalla de 6,8 pulgadas (en relación de aspecto de 19:9) con tecnología Dynamic AMOLED es enorme. En términos de color, resolución y brillo es capaz de alcanzar las mejores cifras de excelencia que hemos visto nunca en un panel, ofreciendo una experiencia de visionado magnífica en prácticamente cualquier situación.

No obstante, hay un detalle que no podemos dejar pasar por alto, y es que si bien es la mejor pantalla en términos de calidad, Samsung aquí se ha dejado un punto donde si que tiene margen de mejora. Hablamos de la tasa de refresco, es decir, el número de imágenes por segundo que es capaz de ofrecer el panel. Cada vez más fabricantes están apostando por pantallas que muestran mayor fluidez que las convencionales, y nos habría encantado que Samsung hubiese dado el salto a este tipo de pantallas.

En términos de configuración de la pantalla, tenemos dos modos: natural (donde tenemos la mejor precisión de colores) e intenso (colores más vivos y posibilidad de alterar el balance de blancos). Los niveles de brillo mínimo y máximo ofrecen un rango satisfactorio, ya estemos en exteriores o en la más absoluta oscuridad, y el modo nocturno que filtra la luz azul es satisfactorio.

Un extra que nos ha gustado del modo nocturno es que más allá del filtro de luz azul, el sistema pasa al modo oscuro. Este modo oscuro adapta la interfaz y aplicaciones del sistema, pero también aquellas aplicaciones que aprovechan el modo oscuro integrado de forma nativa en Android, algo en lo que Google trabajaba para Android Q pero que no será necesario esperar a la actualización para tenerlo. Y lo mejor es que este modo se puede programar para que se active o desactive de forma automática según se haga de día o de noche.

Para completar la experiencia multimedia, tenemos un sonido estéreo magnífico. Suena potente y claro, y si activamos Dolby Atmos desde los ajustes la experiencia es aún más espectacular.

Quizás el sabor más agridulce para aquellos amantes de la música es la desaparición del jack de auriculares. Si usas audio Bluetooth o piensas utilizar los auriculares AKG que funcionan por el puerto USB C (y que para venir incluidos en el dispositivo son de gran calidad) quizás no tengas problemas, pero si pensabas utilizar tus auriculares tradicionales tendrás que optar por un adaptador. Y tendrás que optar por él porque en la caja no tenemos adaptador jack incluido.

La razón por la que un Galaxy Note es un Galaxy Note: el SPen

Si no vas a utilizar el lápiz no estás comprando un Galaxy Note 10+, sino que simplemente estás adquiriendo un Galaxy S10++. En ese caso particular, ¿no sería mejor apuesta a futuro hacerte con un Galaxy S10 5G. Porque el Galaxy Note 10+ es un gran móvil sin considerar su lápiz, pero es el SPen lo que hace que sea un móvil único.

Este lápiz está integrado en el propio dispositivo, en la zona inferior derecha. Para sacarlo basta con apretar ligeramente y saldrá una pestaña. Tira de la pestaña y el lápiz saldrá sin dificultad.

En el momento que extraemos el lápiz nos saldrá un menú. Es un acceso rápido con las aplicaciones más destacadas para utilizar el propio lápiz, como apps de notas, hacer capturas de pantalla concretas o escribir en la propia pantalla.

Una de las características que más me ha gustado del SPen es su integración en la aplicación de calendario de Samsung. Desde la propia vista del mes puedes utilizar el lápiz y escribir a mano, como si de un calendario físico se tratase. Además de este añadido, el calendario también funciona como una aplicación de calendario, por lo que el uso del Spen no sustituye tu flujo de trabajo con la aplicación, sino que lo amplifica.

Otra de las herramientas más útiles del uso del SPen es la posibilidad de tomar notas con la pantalla apagada. Simplemente saca el lápiz y escribe en la pantalla en negro. Una vez hayas finalizado puedes guardar el lápiz y la nota se guardará en la aplicación de notas.

O podemos pulsar el botón del pin y mantener la nota en la pantalla Always on. Es la unión perfecta entre lo analógico y lo digital y es útil para no olvidar cosas que no debes olvidar pero que siempre terminas haciéndolo. Ya sea lo más importante de la lista de la compra, una llamada importante, lo que sea.

Las notas que tomemos en la aplicación tienen un interesante añadido, ya que Samsung ha añadido reconocimiento de la escritura a mano, por lo que una nota que tomemos escrita en lápiz podrá ser traducida a caracteres.

También nos gusta mucho que el sistema tenga integrado una herramienta de retoque de PDFs, para facilitar el resaltado o edición de documentos. Ideal para firmar.

El SPen también sirve como controlador remoto, y es que algunas aplicaciones nos permitirán realizar acciones al pulsar el botón físico del lápiz o realizar gestos. En mi experiencia, los usos más útiles de esta tecnología son como disparador remoto para la cámara o para avanzar o retroceder diapositivas en Powerpoint. Todo esto también podríamos hacerlo con cualquier móvil por medio de accesorios, pero tenerlo en el propio lápiz que siempre va con nosotros hace que sea más útil.

Por último, un añadido de Samsung para usar el lápiz como herramienta de ocio está en la herramienta de dibujo Penup, útil para entretenerte un rato pintando y coloreando.

Samsung DeX ahora es también una app

Hace ya un tiempo que Samsung presentó Samsung DeX, una aplicación que nos permitía conectar el móvil a una base para convertirlo en un ordenador con su interfaz de escritorio, pero con las aplicaciones de Android.

Con el tiempo, esta herramienta ha continuado evolucionando, haciendo que ya no hiciese falta una base, sino un simple adaptador para conectar el móvil a la pantalla. Con el Samsung Galaxy Note 10, Samsung ha añadido una nueva opción más para usar este modo.

Si tienes un ordenador con Windows o Mac OS, puedes descargarte una aplicación llamada Samsung DeX, la cual nos permitirá acceder al modo PC de Samsung conectando el móvil al ordenador a través de un cable USB.

Lo he utilizado unas cuantas veces desde su lanzamiento inicial, y si bien mi primer juicio estaba basado en que es una herramienta que no tiene sentido, he aprendido a verle un valor con el paso del tiempo.

Si estás en casa, convertir tu móvil en ordenador conectándolo a tu ordenador no parece gran cosa, pero cobra sentido cuando nos vamos fuera y queremos utilizar nuestros datos y aplicaciones en un ordenador que no es el nuestro. Aquí cobra un valor añadido especial.

Poco a poco, Samsung DeX es un modo que va mejorando poco a poco, y la reciente posibilidad de tener Linux dentro de Samsung DeX puede ser tremendamente útil para usuarios de un perfil técnico, como un administrador de sistemas o un programador. Es poco frecuente que una compañía piense en estos casos de uso, y dado que el Galaxy Note es un móvil que aspira a ser la mejor herramienta profesional, es algo que agradecemos y queremos que siga evolucionando. Hay que tener en cuenta que el Galaxy Note 10+ aún no tiene soporte, pero no debería tardar en recibirlo

Un todoterreno en fotografía

Samsung ha apostado mucho para conseguir que la cámara del Galaxy Note 10+ esté entre las mejores, añadiendo una configuración de cuatro sensores: el principal, uno para fotografía de gran angular, telefoto de dos aumentos y sensor ToF.

Más allá de lo que ofrece la cámara en resultados brutos (algo que podéis juzgar en la galería) quizás habría que hablar de todo lo que es capaz de ofrecer este móvil en fotografía y vídeo. Y por ello, podemos hacer un resumen de sus modos principales:

  • Modo Instagram: un modo muy útil para los aficionados a esta red social, tomas la foto y puedes subirla directamente a la red.
  • Comida: Un modo especializado en hacer fotografías a la comida.
  • Noche: Uno de los modos más imprescindibles, ya que nos permite conseguir resultados más nítidos en situaciones de poca luz. Requiere pasar varios segundos moviendo el móvil lo menos posible, pero consigue buenos resultados.
  • Panorámica: un detalle que me ha gustado del modo panorámico es que puedes aprovechar el sensor gran angular para conseguir excelentes panorámicas.
  • Pro: el modo para expertos donde poder controlar todos los aspectos, incluso la apertura focal del sensor principal (que puede modificarse entre f/1.5 y f/2.4). Si configuramos los ajustes de la aplicación, desde este modo podemos capturar fotografías en formato RAW.
  • Enfoque dinámico: el «modo retrato» de Samsung nos permite desenfocar el fondo o aplicar filtros únicamente al fondo de la fotografía.
    • Hay un modo de enfoque dinámico también para la grabación de vídeo.
  • Grabación de vídeo: tenemos cámara rápida, cámara lenta y cámara superlenta a 960 imágenes por segundo. En las funciones de prueba también tenemos la posibilidad de grabar vídeo en HDR10+.
    • Otros detalles importantes en la grabación de vídeo están en poder grabar hasta en 4K a 60 imágenes por segundo o que cuando hagamos zoom, la grabación de sonido se enfoque también en la zona que ampliamos.

Fotografías tomadas por el Samsung Galaxy Note 10+

¿Piensas que son demasiados modos para ti? ¿Que están en un orden que no es favorable para ti? A mi personalmente también me ha pasado, y quizás aquí vemos como Samsung no solo es capaz de añadir un montón de funciones, sino además ser conscientes que la mejor experiencia es la que tenemos cuando somos nosotros quienes decidimos como debería ser la experiencia.

En los ajustes de la cámara podemos elegir el orden en el que están los modos de fotografía y vídeo, y si piensas que hay alguno que no quieras utilizar (como yo con el modo Instagram) simplemente puedes esconderlo. Si, quizás eso signifique que no vamos a sacar el máximo provecho de todo, pero en estas circustancias siempre es mejor que sobre algo, a que falte.

Y en las ausencias, lo único que echamos de menos en esta cámara es un zoom que vaya más allá de las 2x.

Lo que nos enamora del Samsung Galaxy Note 10+

  • Un aspecto que realmente me irritaba de los Galaxy Note 8 y 9 era la presencia de la pantalla curva, hasta el punto que escribí un artículo donde opinaba que el Galaxy Note 10 debería tener pantalla plana. Si bien sigue teniendo curvas, el aumento del tamaño del panel hace que me sienta menos limitado de lo que me sentía en anteriores generaciones. Sentirse más cómodo escribiendo es una mejora importante, a pesar de que no se pueda medir con un número.
  • A pesar de no disponer mucho tiempo para ocio, reconozco que todas las películas o series que consumo a día de hoy las hago desde el smartphone (más concretamente, durante mis sesiones de elíptica en el gimnasio). Mientras más tiempo he pasado usando el Galaxy Note 10+, más me he podido enamorar de esta gran pantalla.
  • Ya había probado One UI en el Galaxy S10e, pero esta es la primera vez que lo puedo probar en un Note. En su día consideré Samsung Experience como una desventaja, pero el trabajo de Samsung con esta capa de personalización es fantástico. Es una pieza de software que suma valor sobre Android.
  • La integración con Windows 10 y la posibilidad de usar Samsung DeX como aplicación de ordenador mediante un cable USB es una jugada muy inteligente. Tiene margen de mejora, y sigo creyendo que es más útil conectar el móvil directamente a una pantalla para usar DeX, pero esta aplicación no es un sustituto, sino un extra. Mientras más opciones, mejor.
    • Sé que esta parte quizás no sea del todo valorada por muchos, pero sé que aquellos con un perfil más técnico lo van a apreciar. Linux para Samsung DeX es impresionante, es un Linux real que siempre está contigo, y aunque aún no esté disponible, pronto lo estará.
  • La vibración táctil es un aspecto del que no se suele hablar o considerar, y en parte se debe a que la mayoría de usuarios no usan la vibración táctil porque generalmente es mala, lo que incita a los usuarios a dejarla de lado. En Android parece que únicamente Google y Samsung se toman en serio este aspecto (y recientemente OnePlus en el 7 Pro parece que va en la dirección correcta). En estos momentos, diría que el Galaxy Note 10+ tiene la mejor vibración táctil, siendo prácticamente igual de buena que la del iPhone.
    • Eso si, mi sensación con ella es agridulce, ¿por qué Samsung incluye un sistema tan genial pero después está deshabilitada por defecto en el software? Incluso si la habilito, hay un montón de elementos de software donde estaría genial recibir una respuesta táctil, como al pulsar un elemento físico. Siento que aquí los equipos que diseñan hardware y software pueden coordinarse mejor.
  • La versatilidad de la cámara es fantástica a niveles de modos. Lo único que necesita este móvil para ofrecer la mejor experiencia de fotografía es ofrecer zoom al nivel de Oppo o Huawei. Parecía que Samsung se quedaría atrás en fotografía, pero visto lo que están ofreciendo parece que aún queda mucho que decir.

Los pequeños detalles que podrían mejorar el Galaxy Note 10+

  • Hablar del abandono al jack de auriculares parece casi un punto a abordar. A nivel personal no es algo que me moleste, ya que hace años que suelo usar dispositivos Bluetooth. No obstante, abandonar el conector de auriculares era algo que ya habían hecho todos los grandes fabricantes salvo LG y Samsung. No sé si deberíamos criticar que siga la misma senda que el resto de fabricantes, pero si de años anteriores halagamos que el Note 9 era el móvil más completo, aquí debemos mencionar que es menos completo.
  • El Galaxy Note 10+ es un móvil de precio alto, y tener que hacer un desembolso extra para disfrutar de su mejor carga rápida no nos parece correcto.
  • Algo que me gustaba mucho del Note 9 era el sensor de presión para ir a inicio cuando la barra de navegación estuviese oculta. Seguramente la transición a los gestos sea la razón para eliminar esta utilidad.
  • Que el botón de encendido y volumen estén todos a la izquierda no termina de parecerme cómodo, aunque supongo que conforme pasen los meses me acabaré acostumbrando.
  • Tenemos nuestras dudas en cuanto a actualizaciones de Android. Sabemos que Samsung cumple perfectamente en cuestiones de seguridad, pero nos gustaría que diesen un paso al frente.
  • La batería es buena, pero esperábamos aquí una gran revolución. En un uso intenso con niveles altos de brillo puede darnos hasta unas 6 horas de uso. Aguantará una larga jornada de trabajo, pero esperábamos que lo pudiera hacer de forma más holgada.

Un móvil imprescindible para su público, y muy bueno para los demás

Al margen de las especificaciones, el Galaxy Note 10+ es un móvil que no solo ofrece grandes números, sino que ofrece soluciones, elimina la fricción entre nosotros y la tecnología, algo que es muy valioso si pensamos utilizar el dispositivo como herramienta de trabajo.

Pero si no piensas utilizar el móvil como herramienta de trabajo, sino más centrado al ocio, sigue siendo excelente. Es un móvil colosal que sirve para casi todo lo que le eches, genial en fotografía, en multimedia, en diseño, en juegos, como herramienta creativa…

Es un móvil de precio alto, pero esto no es ninguna sorpresa. Si tienes unos requisitos concretos, apostar por el Samsung Galaxy Note 10+ es una inversión que merece totalmente la pena. Y si simplemente quieres el mejor móvil de Samsung, también lo recomendamos.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
Esta es la aplicación perfecta para encontrar gente para viajar
Usa Android sin las aplicaciones y servicios de Google con estas alternativas