Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

Analizamos el primer móvil con pantalla plegable del mercado, el Samsung Galaxy Fold, un terminal muy exclusivo que puede cambiarlo todo.

Tras muchos meses de espera el nuevo Samsung Galaxy Fold, el primer smartphone del mercado con pantalla plegable, ha llegado a nuestra mesa de análisis. Este terminal ya se puede comprar en España, aunque el precio es realmente alto, 2020 euros.

Eso sí, como ha expresado Samsung, es un dispositivo exclusivo que se venderá de forma exclusiva, en las tiendas de la empresa, y con una breve formación por parte de los empleados a cada uno de los compradores. El motivo no es baladí: estamos ante un nuevo dispositivo, con unas funciones especiales, que requieren cierto grado de adaptación.

Además, como os contamos en el unboxing, la caja de venta tiene detalles como la inclusión de una funda diseñada para el terminal o los auriculares Samsung Galaxy Buds, un accesorio que no es precisamente barato.

Características del Samsung Galaxy Fold

  • Cuerpo
    • Dimensiones: 160.9 x 117.9 x 6.9 mm (abierto) y 160.9 x 62.9 x 15.5 mm (cerrado)
    • Peso: 263 g
    • Colores: Negro y Plata
  • Pantalla smartphone | tablet
    • Tipo: Super Amoled | Dynamic AMOLED
    • Tamaño: 4.6 pulgadas en modo smartphone | 7.3 pulgadas en modo tablet
    • Resolución: HD+ 21:9 | QXGA+ 4,2:3
  • Características principales
    • Procesador: Octa-Core 7nm
    • Sistema operativo: Samsung One UI | Android 9.0 Pie
  • Memoria
    • Interna: 512 GB UFS 3.0 + 12 GB RAM
  • Cámaras
    • Cubierta: 10 Mpx f/2.2
    • Trasera:
      • 16 Mpx f/2.2 | Ultra gran angular
      • 12 Mpx f/1.5-2.4 Dual Pixel AF OIS | Gran angular
      • 12 Mpx f/2.4 PDAF OIS | Zoom óptico x2
    • Delantera:
      • 10 Mpx f/2.2
      • 8 Mpx f/1.9 | Sensor de profundidad RGB
  • Conectividad
    • WiFi 802.11ac
    • Bluetooth 5.0
    • NFC
    • A-GPS | GLONASS
    • USB 3.1 Tipo C
    • Sin puerto de auriculares.
  • Sensores
    • Lector de huellas lateral
    • Acelerómetro, giroscopio, sensor de proximidad y brújula
  • Batería
    • Doble, con un total de 4380 mAh Li-Po
    • Carga rápida e inalámbrica y carga inversa

Un diseño que cambia el uso

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

El diseño es posiblemente lo más llamativo y espectacular de este dispositivo. Samsung ha querido crear una nueva categoría de producto, algo que no es puramente un smartphone pero tampoco un tablet. Esto es algo que se ve en el día a día porque, no es que nos de la sensación de estar usando un ordenador, pero tampoco es exactamente un teléfono inteligente.

Una de las mayores pegas de este modelo es que, cerrado, su grosor es muy considerable. Eso se nota al cogerlo, aunque no molesta, pero sobre todo al llevarlo en el bolsillo. Y no, aunque en la caja venga una pequeña carcasa protectora, este terminal no creemos que sea el idóneo para ponerlo en un bolso o una bandolera.

El peso del terminal es muy notorio

También se nota el peso y es que los 263 gramos del Samsung Galaxy Fold (más de un cuarto de kilo) son considerables. No obstante, esto se percibe diferente cuando lo tenemos cerrado (se nota mucho) a cuando lo tenemos abierto (se nota menos).

En cuanto a la disposición de los elementos, hemos de decir que hay cosa que nos gustan y otras que no. Una de las que sí es la posición de los altavoces, uno en el marco inferior y otro en el superior. Cuando cogemos el terminal en vertical, sea abierto o cerrado, es imposible bloquear el sonido. Incluso cuando lo giramos podemos darle la vuelta para no tapar ninguno de los dos.

En la parte inferior tenemos el puerto de carga USB C, pero no hay jack de auriculares. Al menos Samsung ha tenido la consideración de incluir unos Samsung Galaxy Buds en la caja de venta, por lo que es un mal menor, o uno corregido.

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

En el lateral izquierdo tenemos la bandeja para una SIM. Aquí no hay ni doble ranura SIM ni una para la tarjeta de teléfono y otra para la micro SD. Al menos es compatible con eSIM con lo que podemos llevar dos números de teléfono.

En la zona derecha tenemos los dos botones de volumen en la parte superior, el botón de encendido (que tendremos que reconfigurar ya que funciona por defecto como disparador de Bixby) y el sensor de huellas, que está justo debajo.

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

Nunca me han gustado los sensores de huellas en el lateral y aunque en este caso está pensado ya que es donde pones el pulgar para abrir la pantalla principal, he optado por usar más el reconocimiento facial, aunque es menos seguro al no tener un sistema de escaneo facial en 3D.

El Samsung Galaxy Fold es una gama alta, sin pegas

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

El rendimiento de este terminal es bueno. Muy bueno. De los mejores. A un procesador que tiene ya un tiempo pero que se sigue portando bien se suma una configuración de memoria en la línea de lo que se espera con un móvil de este precio.

Tenemos 12 GB de RAM y 512 GB de memoria interna en la única configuración que se vende. Esta cantidad de memoria hace que las aplicaciones permanezcan mas tiempo abiertas, que sea más fácil editar en apps exigentes y que no nos quedemos sin memoria.

Además, al ser el almacenamiento UFS 3.0 el tiempo que tardamos en descargar o instalar aplicaciones y juegos es mucho menor, y se nota bastante, aunque en el día a día no sea algo crítico, salvo usos muy concretos. De hecho esto es algo en lo que no suelo reparar en mi uso pero en este caso olvidé restaurar un juego muy pesado (Asphalt 9) y al descargarlo de forma normal de la Play Store me extraño la velocidad a la que se instalaba… hasta que recordé esto.

La conectividad del Samsung Galaxy Fold también es buena, con GPS de dos bandas, bluetooth 5.0 o Wifi 6 de doble nada y conectividad MIMO, lo que se traduce en unas velocidades de unos 470 Mbps en una red de 600. No es la más rápida que hemos visto, pero no es un problema ni una queja.

También disponemos de NFC para pagos móviles, pero no de radio FM, jack de auriculares, ranura para la microSD o emisor de infrarrojos.

Dos pantallas mejor que una

Una de las ventajas de tener una pantalla exterior es que podemos usar el móvil con una mano. Este panel, de 4.6 pulgadas y resolución HD+ tiene una gran calidad en cuanto a color al usar los famosos paneles OLED de Samsung, pero también una pega. El tamaño de la letra es tan pequeño que en ocasiones es complicado leerlo. Por fortuna es algo que se puede cambiar.

La calidad, como decimos, es buena, y el panel tiene una sensibilidad óptima, aunque al ser tan pequeño en ocasiones ha sido complicado escribir y hemos tenido que repetir algún deslizamiento o acción. Personalmente prefiero escribir en el teclado deslizando el dedo, aunque deba elegir un teclado que tenga esa opción.

En el tiempo que he estado usando el móvil la inercia me hacía usar la pantalla externa dado que es la que mas a mano tenia. Poco a poco he intentado acostumbrarme a usar la pantalla interior y, de hecho, lo que ha pasado al final es que he mantenido el terminal abierto siempre que estoy trabajando o en el salón, para cerrarlo sólo cuando voy a la calle.

La pantalla interior del Samsung Galaxy Fold es muchísimo mayor, con 7.3 pulgadas de diagonal y resolución FHD+. La experiencia de uso es mucho más cómoda que en terminales normales, simplemente por su superficie.

Eso sí, hay situaciones en las que al tenerlo abierto el uso es algo mas incómodo, como cuando lo usamos tumbados en la cama, porque es necesario tenerlo agarrado con las dos manos y el peso tiende a hacer que sea complicado que no se caiga. Eso si, podemos usarlo en esa situación cerrado.

Como es lógico, el tacto de la pantalla es algo diferente, al ser un componente plástico, no de cristal. Pese a eso, ahora que el protector está incluido en la pantalla y no se ve, la sensación es muy similar al uso de una pantalla de cristal tanto visualmente como en a percepción táctil.

En cuanto a la arruga que aparece en algunas imágenes, es cierto que siente en ocasiones, cuando pasamos el dedo, pero es algo que pasa muy pocas veces, y que cuando estas concentrado usando un juego o una aplicación no llega a ser un drama.

Lo que sí me he dado cuenta es que a la hora de jugar, con juegos en los que los reflejos son importantes, así como la velocidad, tenía cierta aprensión a apretar mucho la pantalla, algo que la propia caja del móvil dice que no es aconsejable hacer. Esto es algo que poco a poco se va quitando pero siempre queda la duda de si será un problema con el tiempo.

Seis cámaras mejor que una

Samsung sabe que un terminal así no puede cojear en el apartado fotográfico. De hecho este es el primer móvil que he analizado que dispone de nada menos que seis cámaras. La distribución es peculiar ya que están en tres emplazamientos diferentes.

Tenemos un sensor en la cubierta, sobre la pantalla exterior, de 10 Mpx con una apertura de f/2.2. En el interior tenemos la misma cámara, acompañada de un sensor de profundidad RGB de 8 Mpx con apertura f/1.9.

Pero el módulo principal está en la parte posterior, con una cámara angular normal de 12 Mpx con apertura variable f/1.5-2.4, enfoque Dual Pixel con estabilización óptica. También tenemos un gran angular de 16 Mpx y apertura f/2.2 y un telefoto con zoom óptico de dos aumentos, enfoque PDAF y apertura f/2.4.

La experiencia haciendo fotos con este terminal es la misma que tuvimos con el Samsung Galaxy S10, es decir, una experiencia muy positiva y completa, que no obstante no destaca en demasiados aspectos. O mejor dicho, no lo hace de forma llamativa.

La calidad de los tres sensores trasero es bastante buena aunque se nota la apertura mayor en el sensor principal, logrando más luz y detalle.

Samsung ha logrado un buen equilibrio en el procesado de las fotos y la aplicación de cámara es competente y tiene las opciones adecuadas. No echamos de menos más resolución ya que tanto de día como de noche las toma que obtenemos es muy correcta. Eso sí, de noche el zoom no nos da la nitidez que nos gustaría, pero es algo normal en todos los sensores de este tipo.

Un aspecto que si me gustaría ver mejorado es el modo retrato ya que en ocasiones el recorte no es perfecto, aunque no es tampoco dramático. Detrás funciona mejor pero con baja luz la calidad no siempre es la deseada.

Delante tenemos una buena cámara, con un resultado más que bueno con luz diurna, aunque no tanto con baja luz. Además, el cambio entre la foto angular y de grupo es notorio, como podéis ver en las imágenes de la galería.

Esperábamos que en el vídeo sí que destacara este modelo, pero la estabilización es mejorable y aunque se agradece el poder pasar de una lente a otra de forma gradual, se nota el cambio de lente.

El Samsung Galaxy Fold tiene dos baterías

La batería de este modelo está dividida en dos partes debido al diseño del terminal, aunque se comporta como una sola entidad. Tiene 4380 mAh y la autonomía que nos ofrece es buena, sin ser espectacular.

En una primera prueba de batería hemos estado usando el móvil en interiores sobre todo, para jugar, ver bastantes vídeos en Youtube, hacer alguna llamada de teléfono, etc. Hemos conseguido tener 6 horas de pantalla con 30 horas totales de autonomía.

En la segunda prueba de batería hemos estado usando el móvil exclusivamente en exteriores, haciendo muchas fotos, algunos vídeos, usando apps sociales y jugando algunas partidas a HearthStone. Hemos conseguido tener 5 horas de pantalla con 20 horas totales de autonomía.

En la tercera prueba de batería hemos estado haciendo algunas fotos más, hemos jugado bastante (bajo Wifi) y hemos usando apps sociales. Hemos conseguido tener 5 horas de pantalla con 24 horas totales de autonomía.

En la cuarta prueba de batería hemos estado escuchando podcasts, hemos jugado, hemos hablado por teléfono y hemos usado apps sociales. Hemos conseguido tener 5 horas de pantalla con 31 horas totales de autonomía.

El resto de días hemos obtenido autonomías similares. es decir, podemos tener energía para una jornada entera de uso, pero deberemos cargar el móvil cada noche.

Aquí sí que podemos alegrarnos de tener carga inalámbrica, aunque no sea de las mas rápidas que hemos visto (15W) , también carga inalámbrica inversa, aunque sea anecdótica, y carga rápida por cable, en este caso de sólo 15 W, muy mejorable.

La interfaz es única, y saca partido de la pantalla

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

Samsung es una de las pocas empresas que aún no tiene ningún terminal actualizado a Android 10. Actualmente están empezando las betas, y nosotros ya hemos podido probarlas.

No obstante, el Fold es un terminal que quizás tarde algo mas en actualizarse ya que además del sistema y la interfaz de Samsung tiene algunas funciones exclusivas que también tienen que ser adaptadas.

One UI, la interfaz de Samsung, tiene la misma estética y funciones que en otros móviles, pero hay detalles extraños, como que el botón de encendido sirva para lanzar Bixby y no para apagar el móvil, aunque se puede cambiar. También podemos usar el sensor de huellas para abrir las notificaciones, algo cómodo sobre todo cuando usamos la pantalla interior.

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

Aquí sí que he echado en falta poder usar la pantalla externa de visor al hacer una foto con el móvil abierto, lo que nos permitiría hacernos selfies con las cámaras traseras, o permitir que la persona que fotografiamos se viera en esa pequeña pantalla mientras nosotros encuadramos con la interior.

Pero lo interesante son las funciones añadidas. Una de las más útiles es la continuidad, que nos permite estar usando una aplicación en una pantalla y cambiar a la hora simplemente abriendo o cerrando el dispositivo. Es posible hacerlo en las dos direcciones y con las aplicaciones que queramos, simplemente hay que configurarlo en los ajustes.

Otra función muy interesante es la multitarea real, que nos permite abrir hasta tres ventanas en una matriz en la pantalla o muchas más si las dejamos como ventanas flotantes. Me he encontrado usándola cuando buscaba una serie de webs para enviar por WhatsApp, teniendo las dos aplicaciones abiertas en pantalla.

Es práctico en ocasiones, pero hay una pega. Una función real de esto es estar escribiendo un mail, abrir la galería y arrastrar una imagen desde la misma al correo que estamos redactando. Y funciona.

La pega es que hay que preparar las aplicaciones para ello y no muchas lo están. Por ejemplo, hemos probado a hacer eso con WhatsApp, pero aunque nos permite coger la imagen y llevarla a la ventana de la app de mensajería, al soltarla no pasa nada. Es decir, que no es algo integrado en Android, sino que tiene que hacerse compatible con cada aplicación.

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

En la parte negativa tenemos la ausencia de un ajuste que nos permita ocultar el notch. Per se esto no es un problema, pero viendo que muchas aplicaciones no saben ajustarse al mismo y que hay elementos de la interfaz ocultos por error, debería ser una opción nativa, como lo es en muchos otros móviles.

Un terminal icónico, con un futuro desconocido

Análisis Samsung Galaxy Fold: este puede ser el futuro de los smartphones

Samsung ha logrado lo que pretendía, mostrar cómo será el futuro de la telefonía móvil según su punto de vista. Esto incluye, por supuesto, una pantalla de gran diagonal, que podemos doblar. Es algo único y que la gente valora cuando lo ve. Lo valora mucho.

Está claro que este terminal no está pensado para ser comprado de forma masiva, y Samsung no lo pretende. No es sólo el precio, que es muy alto, sino la capacidad de producción de las pantallas, la necesidad de aprender a usar el móvil de una forma nueva…

Por otro lado, el terminal no está exento de fallos, por así decirlo. A nivel de hardware es más grueso y pesado de lo que nos gustaría, y a nivel de software, las aplicaciones no siempre aprovechan sus posibilidades, y el notch molesta en algunas ocasiones. Esto último es algo que se puede solventar con actualizaciones, pero aún así es un fallo.

El Samsung Galaxy Fold será uno de esos móviles de los que nos acordaremos en unos años, un pionero que puede enseñarnos cómo serán los móviles en una década. Y desde luego el móvil a comprar si queremos dejar a la gente con la boca abierta. Literalmente.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Análisis del OnePlus 7T
Unboxing OnePlus 7T
Análisis de la Honor Band 5
El iPhone 11 visto desde Android
Análisis de EMUI 10
El problema del Honor Play, Android 10 y las limitaciones de hardware
OPPO y Realme tendrán un software similar a Android stock