Análisis Huawei Mate 30 Pro: una bestia herida

Análisis Huawei Mate 30 Pro: una bestia herida

Analizamos el nuevo Huawei Mate 30 Pro, el primer smartphone de la empresa que se vende sin aplicaciones y servicios de Google en España.

Este es, sin duda, un análisis realmente particular. Durante la mayor parte del año hemos estado siguiendo el caso del veto de Estados Unidos a Huawei que ha impedido que la compañía china pueda tener relaciones comerciales con las empresas estadounidenses, al menos tenerlas sin la aprobación expresa del gobierno.

Lo que parecía una situación que se podría arreglar en unas semanas se ha prolongado ya durante medio año, y las consecuencias para Huawei ahora son más relevantes que nunca.

La compañía china sigue vendiendo de forma holgada en su país natal, pero en Europa las cosas se empiezan a complicar. Mucho.

El Huawei Mate 30 Pro es el primer smartphone de la empresa que se va a vender sin la certificación de Google y, como os vamos a contar en el apartado del software, eso implica más cosas que no tener la tienda de aplicaciones Play Store.

Características del Huawei Mate 30 Pro

  • Cuerpo
    • Dimensiones: 158.1 x 73.1 x 8.8 mm
    • Peso: 198 gramos
  • Pantalla
    • Tipo: OLED
    • Tamaño: 6.53 pulgadas | 19.5:9
    • Resolución: 2400 x 1176 px
  • Características principales
    • Procesador: Huawei Kirin 990
      • 2 x 2.86 GHz @ Cortex-A76
      • 2 x 2.09 GHz @ Cortex-A76
      • 4 x 1.86 GHz @ Cortex-A55
    • GPU: Mali G76-MP16
    • Sistema Operativo: EMUI 10 basado en Android 10 AOSP
  • Memoria
    • Interna:
      • 128 GB + 8 GB RAM
    • MicroSD: Nano Memory hasta 256 GB
  • Cámaras
    • Trasera:
      • Cine: 40 Mpx f/1.8 PDAF
      • SuperSensing Cinema Gran Angular: 40 Mpx f/1.6 OIS
      • Telefoto: 8 Mpx f/2.4 OIS x3 Zoom óptico
      • Sensor de profundidad 3D
    • Delantera:
      • Principal: 32 Mpx f/2.0
      • Sensor de profundidad 3D
  • Conectividad
    • WiFi 802.11ac
    • Bluetooth 5.1
    • Puerto de infrarrojos
    • A-GPS | GLONASS | GALILEO
    • NFC
    • USB 3.1 Tipo C
  • Sensores
    • Lector de huellas bajo pantalla
    • Gestos
    • Acelerómetro, giroscopio, sensor de gravedad, sensor de proximidad, barómetro y brújula
  • Batería
    • 4500 mAh Li-Po
    • Carga rápida: 40W
    • Carga inalámbrica: 27W
  • Protección
    • IP68 resistencia al agua y polvo durante 2:30 minutos

Un diseño de primer nivel

La estética de los móviles de Huawei ha ido ganando enteros año a año, eso parece indiscutible. Pero en el Mate 30 han llegado a un punto en el que incluso personas ajenas a la tecnología se fijan en ello.

A lo largo de la semana que he estado usando este móvil he hecho mi vida normal, como es lógico, y en una visita a casa de mis padres me llamo, y mucho, la atención que mi madre se fijara en el móvil que llevaba. Normalmente es mi padre el que me suele preguntar sobre qué dispositivo ando usando, pero la estética trasera de este Mate 30 Pro hizo que mi madre dijera «Ui, pues este sí que me gusta, no me importaría tenerlo».

Huawei ha llamado The Halo al elemento que integra las cámaras en la zona posterior, y lo ha rodeado de un acabado en cristal que hace que el móvil tenga una apariencia única.

En esa zona negra están los cuatro sensores de las cámaras, con los sensores de apoyo, como el flash, en un lateral. Llama la atención que desde esta posición se vea el botón de encendido, en rojo, pero es que Huawei lo ha movido tan hacia atrás por culpa de la pantalla.

Esto hace que tengamos que hablar de los bordes. La pantalla en cascada del dispositivo hace que el botón de encendido esté en una posición algo incómoda y la ausencia de botones de volumen no nos ha gustado tanto como creíamos. A la hora de modificar el sonido hemos tardado más que en móviles más convencionales.

En la parte superior tenemos el micrófono de cancelación de ruido y el emisor de infrarrojos, y en la zona inferior tenemos el conector de carga USB C, el altavoz, el micrófono principal y la bandeja dual para las SIM o la tarjeta de memoria.

El peso es un problema en este móvil, y es que sus casi 200 gramos hacen que cuando lo sujetemos tengamos la sensación de que es pesado, y al ser tan extremadamente resbaladizo (no lo hemos probado con funda ya que no venía en la caja) hemos sido demasiado conscientes de su uso, no tanto de lo que hacíamos con el mismo.

El Huawei Mate 30 Pro es una BESTIA en potencia, con mayúsculas

Huawei desarrolla cada año un nuevo procesador de gama alta. El de 2019 es el Kirin 990 y el Mate 30 pro es, por el momento, el único dispositivo que lo usa.

Si ya en los móviles que usaban el procesador de la generación anterior decíamos que no teníamos lags ni cierres en aplicaciones, que todo iba fluido y que la sensación de velocidad era más que buena, aquí solo podemos reincidir en esta idea.

No hay mucha diferencia con el Kirin 980 en cuanto a los juegos, las apps y la multitarea, pero sí que la hay en las capacidades fotográficas, por ejemplo, de lo que hablaremos más adelante.

Como veis, los test de benchmarks dan fe de esa potencia bruta y en el día a día también se aprecia que estamos ante un smartphone de primer nivel. Sin más.

La velocidad de conexión a internet usando la red Wifi es de 440 Mbps en una red de 600. Y la velocidad de subida ronda la misma cifra. La conexión bluetooth también funciona muy rápido y el emparejamiento y uso de los auriculares y demás dispositivos no da problema.

En teoría podemos pagar con el móvil usando el chip NFC pero como veremos en el apartado del software, al no tener los servicios de Google, Google Pay no funciona.

En cuanto a sensores, tenemos un GPS Dual que posiciona rápido, un emisor de infrarrojos para usar el móvil de mando a distancia, ranura para tarjetas NMCard (que no microSD), y algunos echarán en falta la radio FM, el jack de auriculares o el doble altavoz, algo a lo que Huawei no le está prestando la suficiente importancia.

La seguridad biométrica viene dada por un sensor de huellas en pantalla que funciona bien, rápido y de manera precisa. Huawei ha sabido evolucionar sus fantásticos sensores traseros y, salvo en algún modelo como el Nova 5T, ha implementado a la perfección el sistema bajo la pantalla.

Además, en el más que notorio notch del Huawei Mate 30 Pro tenemos un sensor ToF que nos permite tener un desbloqueo facial avanzado, como el del Mate 20 Pro, Pixel 4 o iPhone 11. Hay detalles novedosos como el poder realizar scroll o capturas de pantalla con gestos con la mano, pero no acaban de ser realmente prácticos, como no lo son en los móviles de Google o LG.

Un sonido bueno pero no destacable

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Huawei ha optado por usar en este móvil el mismo sistema de sonido bajo la pantalla que se implementó en el Huawei P30 Pro. Parece que el volumen es mayor y no tenemos problemas a la hora de hablar por teléfono. Eso sí, subir el volumen no es algo instintivo al no tener botones físicos.

Ademas, aunque el altavoz se comporta bien y nos da un sonido potente y sin fallos, el no tener un segundo altavoz en el otro extremo del terminal se acaba notando. He estado usando antes que este móvil un OnePlus 7T y el salto en este apartado es demasiado notorio.

Una pantalla única, pero con fallos

Aunque Huawei siempre ha dicho que los Mate son sus terminales enfocados a la productividad, en esta ocasión nos hallamos con un modelo que destaca, sobre todo, en diseño, y aquí la pantalla tiene mucho que decir.

Al contrario que en otros Mate y en la mayoría de móviles de gama muy alta y precio similar a este Mate 30 Pro, el panel que nos encontramos aquí es FullHD+, con una resolución de 2400 x 1176 px. Al tener una diagonal mayor a las 6.5 pulgadas, se aprecia una diferencia con otros modelos, aunque tampoco podemos decir que la nitidez sea baja, no se ve mal. Eso sí, no tenemos las resoluciones de terminales como el OnePlus 7 Pro, el Sony Xperia 1 o el Samsung Galaxy Note 10.

Análisis Huawei Mate 30 Pro

La tecnología que usa es OLED, lo que permite implementar el sensor de huellas bajo el panel, pero aquí tampoco se ha echado el resto y no se ha usado una tasa de refresco de 90 Hz, algo que hemos visto incluso en móviles que cuestan menos de la mitad, como el realme X2 Pro. Nos quedamos en los 60 Hz.

Pero lo que de verdad llama la atención del panel es su extremada curvatura, que hace que mirándolo de frente parezca que no hay bordes laterales. Esto hace que cogerlo sea algo extraño y aunque no molesta cuando lo sostenemos de manera normal, sí que es algo menos cómodo cuando lo ponemos encima de la cara, como cuando estamos tumbados en la cama.

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Huawei sabe que muchos usuarios reniegan de los bordes curvados porque les hace más difícil escribir e interactuar con el móvil, por lo que tenemos una nueva sección en los ajustes de pantalla donde podemos escoger qué apps queremos que no se extiendan hasta el lateral.

Gboard hasta el borde / Gboard sólo en zona no curvada

Como veis en la imagen superior, en mi caso he optado por desactivar esta opción en Gboard, que es el teclado que uso, ya que el que viene por defecto en EMUI 10, Swiftkey, no es de mi agrado (y no se puede desinstalar).

Un punto a favor del software de la pantalla, que hace uso de los sensores delanteros, es que podremos hacer que la interfaz de una aplicación gire en función de la posición de nuestra cara, no de la inclinación del móvil.

Siempre he dicho que no me molestan las pantallas curvadas, y hasta ahora era así. Me da la sensación que este caso es diferente. Me he encontrado con mas problemas que ventajas, por mucho que estéticamente el terminal gane con este diseño.

No hay botones de volumen en el Huawei Mate 30 Pro

Aquí tenemos que hacer otro inciso y es que Huawei ha apostado por eliminar los botones de volumen como hemos comentado antes, implementando un sistema háptico de control que nos obliga a tocar dos veces en la pantalla para subir o bajar el volumen.

El sistema en sí no es que funcione mal, aunque hay que acostumbrarse, pero hace que la interacción sea menos natural. Además, no es posible modificar el volumen con el móvil bloqueado y hacerlo en horizontal no es para nada cómodo.

Nos parece un paso en falso a la hora de lanzarse a un futuro en el que los móviles no tengan botones físicos. Podría ser así, pero aún no vemos que eso vaya a ser más cómodo, ni mejor.

Una cámara muy versátil… que recuerda al P30 Pro

Las cámaras se están convirtiendo en los elementos más relevantes de los móviles, sobre todo en la gama alta. Esto es algo que Huawei sabe y ha querido mejorar bastante desde los Mate 20 del año pasado. Ahora tenemos cuatro cámaras, que nos dan una versatilidad muy decente, aunque no haya cinco sensores, y es que esa parece ser la moda de final de año.

  • Cine: 40 Mpx f/1.8 PDAF.
  • SuperSensing Cinema Gran Angular: 40 Mpx f/1.6 OIS.
  • Telefoto: 8 Mpx f/2.4 OIS x3 Zoom óptico.
  • Sensor de profundidad 3D.

El sensor principal usa un patrón RYYB similar al de los Huawei P30 Pro. Esto hace que las fotos sean algo más cálidas pero que tengan menos ruido y más detalle en situaciones complicadas, como la baja luz.

Además tenemos un sensor gran angular de nada menos que 40 Mpx, que está estabilizado y nos permite grabar de una forma pocas veces vista.

El telefoto tiene una resolución menor, 8 Mpx, y nos da un zoom óptico 3x, un zoom híbrido 5X y un zoom digital de 30 aumentos. Es lo que teníamos en el Mate 20 Pro y parece que se ha optado por no usar un periscopio o mayores alcances para no eclipsar al P30 Pro.

Análisis Huawei Mate 30 Pro

La calidad con buena luz es la esperable en un terminal de esta categoría. Tenemos un HDR bien conseguido, un rango dinámico amplio y un detalle correcto. El zoom, de 3 aumentos, se comporta de forma correcta, con un contraste y saturación ligeramente superior al sensor principal, pero sin llamar demasiado la atención. Y el zoom híbrido, de 5 aumentos, sigue siendo plenamente usable, como lo era en el P20 Pro y Mate 20 Pro.

Esto también pasa en el gran angular, que sin ofrecer una temperatura de color o detalles diferentes al sensor principal, sí que muestra un ligero cambio. Eso sí, hay que mirar y fijarse para notarlo.

La inteligencia artificial sigue haciendo acto de presencia, dando diversos procesados a las fotos en función de lo que estemos mirando. Y el modo retrato sigue siendo algo artificial, nos recuerda mas al del Mate 20 Pro que al del P30 Pro.

De noche es cuando este móvil brilla especialmente. Al igual que el P30 pro, al tener un sensor RYYB no nos hace falta usar el modo noche especial, que nos da imágenes algo más irreales.

El detalles bastante bueno, salvo en el telefoto, donde se nota la menor resolución y apertura. Además, el rango cromático es diferente en las fotos con el angular y el gran angular, dando este último imágenes más anaranjadas.

En cuanto a la cámara delantera, tenemos un sensor de 32 Mpx, con un comportamiento muy bueno y salvo en algunas ocasiones donde el HDR ha jugado una mala pasada, se comporta bien.

El video es la estrella en el Mate 30 Pro

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Huawei ha querido seguir centrando la serie P en la fotografía, y para los Mate se ha centrado en la videografía, algo que no se suele tener muy en cuenta en móviles Android.

Para ello ha integrado un módulo de cámara llamado SuperSensing centrado en grabar vídeo con mejor calidad que sus rivales.

Entre las funciones que destacan de este móvil están la posibilidad de grabar vídeos con muy poca luz, cámara lenta, el time-lapse o el poder grabar con el gran angular con 4K.

De esas funciones sin duda la más llamativa es la cámara ultra lenta. En un momento en el que la mayoría de móviles de gama alta se ha plantado en la grabación a 960 fps con calidad HD, Huawei ha llevado esto a otro nivel dando calidad FHD, algo que llevábamos tiempo pidiendo y que sólo algún modelo de Sony nos daba.

Pero lo más espectacular es la cámara ultralenta a 7860 fps que es capaz prácticamente de congelar el tiempo. Eso sí, aquí nos limitamos, por temas relacionados con la memoria, a una resolución de 1280 x 720 px, y la calidad se nota que no es muy alta cuando vemos el vídeo en una pantalla FHD o superior.

La calidad de la grabación es muy buena, y podemos grabar (por fin) a 4K 60 fps. Además, tenemos una grabación bien estabilizada y un sensor que se ajusta muy rápido a los diferentes entornos en función de la luz.

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Podemos cambiar de sensor cuando estamos grabando, sin pausar el vídeo, pero la transición entre ellos se nota demasiado y no es, como nos gustaría, invisible. Ademas, la estabilización de noche sigue siendo un punto a mejorar, como pasa en absolutamente todos los terminales que he probado.

Con la cámara delantera tenemos una experiencia mixta. El enfoque es algo que creemos podría mejorar, y si bien la estabilización es correcta, sin mas, nos da la sensación de que otros modelos de esta marca lo hacen mejor. Además, al contrario de lo que pasa a la hora de hacer fotos, cuando grabamos el recorte es tal que hace que tengamos que alejar la mano mucho de a cara, y teniendo en cuenta lo sumamente resbaladizo que es el móvil, no parece una buena idea.

La autonomía es demencial, en el buen sentido

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Uno de los aspectos más impresionantes de Huawei en todos sus terminales de gama alta es la autonomía. El Huawei Mate 30 Pro no sólo tiene una gran capacidad, con 4500 mAh, sino que además dispone de una carga rápida de 40W e incluso tiene carga carga inalámbrica de 27 W. Y sí, tiene carga reversible, más rápida que la de sus antecesores, pero no es algo que hayamos usado de forma continuada.

En la primera prueba de autonomía hemos estado jugando a HearthStone, Honkai Impact Third, hemos usando Instagram, configurado muchas aplicaciones… y lo hemos usado mayormente en Wifi. Hemos llegado a las 6 horas y media de pantalla con mas de 48 horas de batería total.

En la segunda prueba de autonomía hemos hecho fotos en exteriores, algunos vídeos, un par de llamadas y algunas partidas a Honkai Impact Third y Golf Battle, aunque no a HearthStone. Hemos llegado a las 7 horas y media de pantalla con casi 40 horas de batería total.

En la tercera prueba de autonomía hemos estado mucho tiempo en exteriores, haciendo fotos y jugando en interiores, además de usando Instagram. No obstante, lo hemos usado menos que en anteriores pruebas pero de forma más cercana a la realidad de la mayoría de usuarios. Hemos llegado a las 6 horas de pantalla con 35 horas de batería total.

La última prueba que hemos medido (hemos estado usando casi dos semanas el terminal) ha sido singular porque hemos usado el móvil una jornada entera de 13 horas, habiendo llegado a las 6 horas de pantalla… y aún nos sobraba un 43% de batería.

Pues eso, demencial.

El software daña la experiencia con el Huawei Mate 30 Pro

Y llegamos a la parte mas importante del análisis, y es extraño porque en muchas ocasiones es la que menos miramos, dado que todos los móviles Android se parecen mucho.

Huawei ha sido valiente al lanzar su Mate 30 Pro en Europa pese a no tener la licencia de Google para usar sus aplicaciones, pero eso nos da más de un dolor de cabeza.

Tiene Android, pero no Google Play

Lo primero que tenemos que dejar claro es que el Huawei Mate 30 Pro usa Android 10, así como EMUI 10. En estética y funciones se parece mucho a lo que ya analizamos en fase de pruebas en el Huawei P30 Pro y que podéis leer en su análisis.

El problema viene cuando queremos hacer uso de las aplicaciones de Google ya que no tenemos los servicios instalados, ni tampoco las aplicaciones. Como os hemos contado ya, es posible instalar los servicios de Google de forma más o menos sencilla, pero sigue habiendo inconvenientes.

Sin pagos móviles con Google Pay

Una de las pegas es que pese a tener acceso a la Google Play Store, a Google Maps o Gmail, servicios como Google Pay no están operativos, dado que Google no ha certificado estos terminales.

La aplicación en sí sí que funciona, y podemos usarla como gestor de billetes de avión, por ejemplo, pero no podemos usarla para su función principal, pagar.

Problemas con el asistente de Google

Al iniciar el móvil, tras instalar los servicios de Google, nos dimos cuenta de que el asistente no estaba instalado, algo normal porque no había ninguna app de los dueños de Android. Así pues, nos descargamos la aplicación y la configuramos, y funciona casi con total normalidad.

La excepción, al menos en nuestro caso, la da la configuración de los Contactos Favoritos, que no nos permite añadir unos nuevos, algo que sí es posible si lo hacemos en otros móviles. Si lo intentamos la app nos manda de nuevo a la pantalla de los ajustes.

Netflix también da problemas en el Huawei Mate 30 Pro

Análisis Huawei Mate 30 Pro

De forma colateral, también tenemos problemas con Netflix y es que el servicio de streaming hace ya dos años que dejó de dar soporte para móviles que no estuvieran certificados por Google. Esto hace que si la buscamos en la Play Store no la encontremos.

La solución pasa por seguir los pasos de este artículo, pero ya os avanzamos que os quedaréis sin funciones como la descarga de contenido offline.

La realidad aumentada está limitada

Aunque no es un tipo de juegos al que le preste mucha atención, mientras realizaba el análisis de este dispositivo salió para Android un juego basado en realidad aumentada, Angry Birds: Isle of Pigs.

Cuál no fue mi sorpresa al ver que el Mate 30 Pro no lo mostraba como compatible. Pensé que se sería por no tener los servicios de realidad aumentada de Google de serie, así que fui a instalarlos… pero no estaban.

Usando enlaces externos logré abrir las fichas correspondientes en la Google Play Store y ahí estaba el mensaje: «Tu dispositivo no es compatible con esta versión«. Decidí descargar los APKs de forma manual e instalarlos y si bien conseguí hacerlo, no he logrado arrancar el juego.

Otros fallos extraños

Análisis Huawei Mate 30 Pro

A estos dos problemas importantes tengo que sumar otro muy raro. Me he dado cuenta de que cuando tengo activo el modo No Molestar y entro en las historias de Instagram, no funciona el audio de las mismas. En otras aplicaciones como Youtube no hay problema, y si desactivo este modo las escucho sin problema, por lo que parece ser un fallo del software.

Como veis, aunque Huawei deja claro que este es un móvil para usuario avanzados (y no le falta razón), la cantidad de fallos que tenemos en el apartado del software hace que nos planteemos incluso si para ellos es una buena elección.

No se garantiza la actualización a Android 11

Otra duda que nos quedaba es si este móvil se actualizará dentro de unos meses a Android 11. Hemos hablado con Huawei y nos han informado de que no es algo que se pueda garantizar, porque no depende de ellos.

Google podría cambiar las reglas de la actualización de Andrid AOSP y Huawei quizás no pudiera cumplirlas, por el veto de Estados Unidos. También podrían quedarse las cosas como están y sí podrían actualizar, pero como decimos, no hay garantías.

Posible luz al final del túnel

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Al hablar con algunos responsables de Huawei, nos han indicado que, de ser posible legalmente, ellos podrían lanzar una actualización de los Mate 30 Pro con un nuevo software en el que se incluyeran de serie las aplicaciones y servicios de Google.

Esta OTA haría que el interior del Mate 30 Pro fuera casi idéntico al de los P30 Pro, sin los problemas mencionados.

El problema es que esa decisión no depende de Huawei, sino del gobierno estadounidense, que sigue estudiando las cientos de solicitudes de empresas que quieren realizar negocios con la firma china, pero que debido a la inclusión de esta en la Entity List, necesitan una aprobación expresa del gobierno americano..

Un móvil difícil de recomendar

Análisis Huawei Mate 30 Pro

Huawei tenía todas las papeletas para lograr que el Huawei Mate 30 Pro fuera el mejor móvil del año. Aunque la pantalla no estuviera al nivel de sus rivales, el resto de sus especificaciones luchaban de tú a tu y en algunos casos incluso ganaban de forma abrumadora.

Sólo hay un problema. El problema.

Aunque Huawei ha dejado claro que este smartphone está pensado para esas personas que quieren ensuciarse las manos, cacharrerar, trastear y modificar cosas sin miedo de su teléfono, nosotros no lo tenemos claro.

Obviamente, siempre ha habido geeks que han importado dispositivos de China, que hemos instalado ROMs, instalado los servicios de Google en móviles que no lo permitían, que hemos modificado Android más allá de lo que hacía la gente normal… pero no conozco ninguno de ellos que no valorara mucho el coste que se ahorra al hacer eso.

¿Recomendaría este terminal? Honestamente, es difícil.

Si Huawei pone en algún momento a la venta este dispositivo a un coste más cercano a la gama alta económica como los Xiaomi Mi 9, realme x2 Pro o OnePlus 7T, quizás tenga alguna oportunidad. Si estamos hablando de competir con el iPhone 11 Pro, Samsung Galaxy Note 10 o Pixel 4, no.

Obviamente, si el problema con el gobierno americano se solventa y finalmente el Mate 30 Pro puede venderse, o actualizarse, con las aplicaciones de Google, la conclusión podría ser otra.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Review del Roborock S5 Max
Análisis Xiaomi Mi TV 4S 55″
Análisis LG G8x
Así es el Motorola Razr
Análisis Huawei Mate 30 Pro
Las televisiones de Xiaomi llegan a España
Análisis del Netbot S15: robot aspirador que también friega
Cómo instalar la Play Store en el Huawei Mate 30
La estafa del móvil de 40 euros
Análisis Samsung Galaxy Fold
Análisis Huawei Nova 5T
Unboxing Samsung Galaxy Fold
Análisis realme X2 Pro
Análisis realme X2
realme en España
Google Fotos mejora su panel de información y datos
Cómo guardar un chat de WhatsApp fuera de la aplicación