Análisis Huawei P40 Pro: en diseño y cámaras es prácticamente perfecto

Análisis Huawei P40 Pro: en diseño y cámaras es prácticamente perfecto

Os traemos el análisis del Huawei P40 Pro tras haberlo estado usando una semana a fondo, como móvil único. ¿Merecerá la pena comprarlo?

La situación actual de Huawei es complicada, pero la compañía ha demostrado que no quiere rendirse. Para ello ha presentado una tríada de móviles de gama alta de los cuales hemos podido probar el más equilibrado, ni el más barato, ni el más caro. Es el Huawei P40 Pro.

Durante varios días hemos hecho uso de este móvil como dispositivo único, pese a los inconvenientes que eso podría significar por el software que usa. Pero ya os avanzamos que no ha sido una travesía en el desierto ni nada parecido.

Características Huawei P40 Pro

  • Pantalla:
    • Tamaño: 6.58 pulgadas.
    • Tipo de pantalla: OLED.
    • Resolución: 2640 x 1200 píxeles.
    • Relación de aspecto: 19,8 : 9.
    • Tasa de refresco: 90 Hz.
  • Rendimiento:
    • Procesador Kirin 990 5G.
    • 8 GB de memoria RAM.
    • 128 / 256 GB de almacenamiento.
      • Expansión de memoria Nano Memory 2.
  • Cámaras:
    • Sensor principal de 50 Mpx UltraVision, f/1.9 con estabilización óptica.
    • Sensor de 40 Mpx de vídeo y ultra gran angular.
    • Teleobjetivo 5x SuperSensing de 12 Mpx.
    • Sensor ToF trasero.
    • Cámara frontal de 32 Mpx f/2.2 y sensor de profundidad infrarrojo.
    • Otros: Huawei XD Fusion Engine, zoom digital de 50 aumentos.
  • Batería:
    • Capacidad: 4200 mAh.
    • Carga por cable de 40W.
    • Carga inalámbrica de 40 W.
  • Medidas: 158,2 x 72,6 x 8,95 mm.
  • Peso: 203 gramos.
  • Otros:
    • Doble SIM y Esim.
    • WiFi 6.
    • NFC.
    • GPS, AGPS. Glonass, Galileo, QZSS.
    • Bluetooth 5.1.
    • 3G / 4G / 5G.
  • Sistema operativo:
    • EMUI 10.1 basado en AOSP.

Este móvil no es bonito, es precioso

Si hay algo en lo que coinciden todas las personas que han visto el Huawei P40 Pro en el color que nosotros analizamos, un gris mate capaz de reflejar la luz de una forma bastante peculiar, es que es uno de los móviles más bonitos que han visto.

Huawei ha centrado muchos esfuerzos en el apartado de diseño de este dispositivo. Esto lo vemos claramente en esta parte trasera, conformada por un cristal con curvatura en los cuatro laterales.

Esta pieza vierte a un marco perimetral de un color gris plata bastante brillante y cuyo contraste le queda bastante bien al terminal. En la parte delantera tenemos una pantalla con, de nuevo, una cuádruple curvatura aunque en los laterales menores es el borde lo que se dobla y no la pantalla en sí misma.

Pese a eso, en la parte inferior esto hace que sea mucho más cómodo utilizar los gestos que en un móvil convencional. Los marcos están bastante contenidos y parece que el superior y el inferior por fin son simétricos. Eso sí, la doble perforación para el sistema de cámaras frontal es bastante grande, aunque teniendo en cuenta todo lo que incluye y que no tenemos notch, tampoco nos parece un error.

En la parte superior tenemos el micrófono de cancelación de ruido y el emisor de infrarrojos.  La parte izquierda está totalmente libre de elementos y la parte derecha tiene el botón de volumen, que es único e integra tanto el subir volumen como el bajarlo, y el botón de encendido con una franja roja.

En la parte inferior tenemos el puerto USB C, el micrófono principal, la ranura para dual SIM o SIM y Nano SD y el único altavoz del terminal. Este es posiblemente uno de los mayores errores del móvil y es que prácticamente todos sus competidores tienen ya dos altavoces, algunos de similar potencia.

Otros cuentan con un altavoz principal como el que tiene este móvil y un secundario en la parte del auricular, algo que en este caso no es posible ya que el audio está bajo la pantalla, como ya pasaba en el Huawei P30 Pro.

Un gran rendimiento, pero no el más espectacular

Huawei ha dicho más de una vez que sus Huawei P Series son terminales que se centran en dos aspectos, el diseño y la fotografía. Eso no quiere decir que haya descuidado el rendimiento y la conectividad, pero sí que nos vemos un salto sustancial con lo que ya pudimos probar en el Huawei Mate 30 Pro.

Este P40 Pro usa el último procesador de la marca, el Kirin 990, en su modalidad con chip 5G. Como dijimos en la toma de contacto, los 8 GB de memoria RAM y los 256 GB de memoria interna no nos parecen pocos. Son cifras dignas de la gama alta, pero empezamos a ver más de uno y dos modelos que ya apuestan por los 12 GB de memoria RAM y medio TB de almacenamiento interno. De nuevo, no es algo imprescindible, pero cuando pides 1000 euros por un móvil este es el tipo de cosas que algunos usuarios tienen en cuenta.

El rendimiento de este modelo nos ha recordado bastante a su antecesor, lo que es bueno, aunque no tenemos esa sensación de velocidad e inmediatez que si hemos visto en algunos móviles con el Snapdragon 865, como el OPPO Find X2 Pro que analizamos hace poco.

La sensación es justo la misma que hemos mencionado con respecto a las memorias.  Sí, tenemos un rendimiento de gama alta, no hemos tenido problema con ninguna aplicación, todos los juegos funcionan de forma fluida y abren excepcionalmente rápido. Pero no es el móvil más potente que hemos probado.

En cuanto a la conectividad sí que no tenemos queja ya que incluye 5G como hemos dicho, también Wi-Fi 6+, NFC e incluso emisor de infrarrojos y ranura para la expansión de memoria. Eso sí, aunque no esperábamos verlo, hay que recordar que los terminales de esta categoría hace ya mucho tiempo que no tienen jack de auriculares.

Huawei no apuesta por los 120 Hz

Entramos en el que es posiblemente uno de los aspectos más controvertidos del Huawei P40 Pro, la pantalla. No podemos decir que este modelo tenga un mal panel, que se va mal o que sea un fallo.

No obstante, cuando una marca pide 999 euros por un móvil, los usuarios nos tenemos que poner en modo extremadamente exigente. Lo digo porque aunque en 2020 Huawei ha saltado por fin a los 90 Hz de tasa de refresco, muchos rivales han optado ya por los 120 Hz, y teniendo esta empresa la fama que tiene con la autonomía (muy merecida, como veremos luego), podría haber dado el salto a esta tasa.

Lo mismo pasa con la resolución. Huawei sigue sin usar paneles 2K, cuando firmas como OPPO han demostrado que ya no son un problema para el rendimiento o la batería.

Es posible que el Kirin 990 no se pueda desenvolver tan bien con estas dos características y que sea ese el motivo por el que no se hayan usado, pero no podemos saberlo a ciencia cierta.

Usar el P40 Pro nos ha recordado al P30 Pro. La pantalla se ve bien, responde muy rápido, el brillo es suficiente aunque no especialmente llamativo y tenemos muchas opciones de configuración en los ajustes.

La cuádruple curvatura resulta especialmente cómoda a la hora de usar gestos, aunque reconozco que algunas aplicaciones, como los teclados, no acaban de adaptar su interfaz a las esquinas redondeadas y parece que cortan algunas teclas. Esto no es un problema en el uso normal, pero sí es cierto que choca un poco.

El Huawei P40 Pro supera las excelentes cámaras del P30 Pro

La fotografía es uno de los dos elementos más importantes de este terminal, como decimos en el título. Y no es baladí. Huawei usa esta familia para demostrar de qué es capaz en este aspecto, y luego lo acaba llevando a otros modelos.

Este Huawei P40 Pro no es el más avanzado del catálogo ya que el P40 Pro Plus presume de un zoom óptico de 10 aumentos, algo que no hemos visto en ningún móvil. Pese a eso, en relación calidad precio es posible que este P40 Pro tenga más sentido. Estas son las cuatro lentes que tiene en la zona trasera.

  • Sensor principal de 50 Mpx UltraVision, f/1.9 con estabilización óptica.
  • Sensor de 40 Mpx de vídeo y ultra gran angular.
  • Teleobjetivo 5x SuperSensing de 12 Mpx.
  • Sensor ToF trasero.

El sensor principal tiene 50 Mpx, aunque por defecto disparamos a 12.5 Mpx, para mejorar el comportamiento de las zonas en baja luz o de la fotografía nocturna.

Hemos hecho muchas pruebas con este sensor y la sensación general que nos da es que es capaz de lograr un equilibrio entre la fotografía llamativa y la realista. El HDR, el rango dinámico o la veracidad de los colores nos dan la sensación de que ha mejorado mucho con respecto a otros terminales de esta misma marca. La velocidad de enfoque, la de disparo, todo funciona lo suficientemente bien como para ni siquiera pensar en ello.

El gran angular se ha heredado del Huawei Mate 30 Pro y ofrece una gran resolución y una nitidez bastante elevada. Hemos mirado en varias fotos (las tenéis todas en la galería) si en algún caso se había producido un menor detalle en los laterales, o si había alguna deformación, pero no es así.

Lo que sí que hemos notado es que el angular no es tan forzado como en el S20 Ultra de Samsung, pareciéndose más al del OPPO Find X2 Pro.

Eso sí, no tiene el mismo rango dinámico ni definición que el sensor principal, pero sin duda es uno de los mejores sensores de este tipo que hemos probado.

Nos ha llamado mucho la atención la ausencia del modo macro en el móvil. No esperábamos un sensor dedicado pero es curioso que no exista siquiera la opción en la aplicación de cámara. No es una queja, no conocemos a nadie que use este modo, pero quizás en un terminal tan marcadamente enfocado a la fotografía sería algo a incluir.

El tercer sensor es un telefoto que utiliza un sistema prismático de lentes para obtener un zoom óptico de 5 aumentos, capaz de llegar a los 10 aumentos de forma híbrida y a los 50 de forma digital.

En esta ocasión Huawei ha utilizado su matriz RYYB mejorando de forma notable el comportamiento de este sensor en baja luz y de noche si lo comparamos con el del Huawei P30 Pro.

Eso sí, si miramos las fotografías realizadas con algún tipo de zoom veremos cómo el comportamiento de las luces en las farolas sigue siendo peor que el que tenemos si utilizamos el sensor principal. Pese a eso, la ausencia de grano, el buen hacer en los detalles de los carteles con texto o en la iluminación ambiental nos hacen valorar, mucho, el comportamiento de este nuevo sensor para zoom.

La mayor pega que vemos en el angular del Huawei P40 Pro es que la temperatura de color por defecto es más cálida que la que obtenemos en el sensor principal, algo que creemos se podría corregir por software sin que fuera demasiado complicado.

La videografía es otra de las mejoras con respecto al modelo de esta familia del año pasado. Al haber implementado el sensor que utiliza el Mate 30 Pro este terminal es capaz de grabar con una mayor calidad, una mejor estabilización y también permitir el zoom hasta 15 aumentos en la grabación de vídeo.

La estabilización del video llama mucho la atención y tenéis varios clips dentro de la galería.  Imaginad lo complicado que es mantener el encuadre de una paloma que se mueve de forma aleatoria por un suelo totalmente homogéneo. Pues ha sido sorprendentemente fácil.

Esta grabación de video puede ser hasta en resolución 4K a 60 cuadros por segundo, aunque no tenemos la opción de grabar a 8K.  Siendo sinceros, es algo que mencionamos porque hay modelos que ya lo hacen, pero nos parece algo totalmente irrelevante en 2020.

Donde empeora bastante el vídeo es a la hora de grabar de noche. La imagen se mueve como en tantas otras ocasiones con otros terminales y la calidad dista mucho de ser similar a la que obtenemos con buena luz. Esto pasa cuando la escena carece de luz ya que si grabamos a una calle con farolas y otra iluminación el resultado es mejor.

También vemos un gran salto en la cámara delantera. No tanto por su sensor, de 32 Mpx, sino por el sistema implementado para apoyarlo.  Disponemos de una segunda cámara de infrarrojos que permitirá tener un desenfoque más natural en los selfies.

Además, ahora podemos realizar grabación de video en 4K con la cámara delantera, lo que mejora notablemente lo que teníamos disponible en el modelo del año pasado.

Tanto el P30 Pro como el Mate 30 Pro tenían seguramente las cámaras delanteras que más me gustaron en 2019 y tengo que reconocer abiertamente que este P40 Pro las supera.

Se nota que Huawei ha mejorado notablemente su software de detección de caras y de tratamiento de elementos como la piel o el pelo. Eso sí, por defecto tenemos activado el modo belleza por lo que si no queréis una foto algo más irreal mejor es mejor apagarlo.

Pese a eso, como es lógico, de noche la calidad de la cámara de cae bastante y, aunque no aparece mucho ruido ni la foto se acuarela, el detalle es notablemente inferior. Esto se potencia demasiado en el vídeo, con unas tomas muy planas y casi sin detalle.

Eso sí, la grabación de video con la cámara delantera de día en los móviles de Huawei sigue siendo posiblemente la mejor que he visto. Tiene un gran detalle, un buen HDR y la estabilización es tan buena que asusta.

Huawei lleva dos años dando saltos de gigante en el apartado fotográfico de sus P series. Del P10 al P20 vimos un cambio increíble, el mismo que vimos del P20 al P30. En esta ocasión no estamos ante un cambio similar, lo que no quiere decir que no haya diferencias con respecto a la generación anterior. De hecho, el que haya un cambio menor es buena señal, porque significa que empezamos a acercarnos a un punto donde mejorar es tremendamente difícil.

La autonomía sigue siendo la estrella oculta

La batería fue una de las sorpresas del Huawei P30 Pro y el P40 Pro ha mantenido el nivel. tenemos 4200 mAh de batería, con una carga rápida de 40W y una nueva y espectacular carga rápida de 40W. Eso sí, no hemos podido probarla porque no tenemos un cargador compatible con esto. Lo hemos probado con dos cargadores, de 10 y 15 W respectivamente, y este sigue siendo uno de los mayores aciertos de la empresa, sin más.

En las pruebas de batería hemos estado jugando bastante, hemos usado apps sociales e incluso hemos estado haciendo algunas fotos, de manera limitada, para comprobar cómo de versátil es su cámara. también hemos hechos algunas videollamadas. La pantalla la hemos configurado con 90 Hz y resolución FHD.

Como es lógico, el uso ha sido mayoritario en interiores debido a la cuarentena que hay en España. Hemos llegado a las 6 horas de batería con unas 40 horas de autonomía total.

Estas cifras son muy similares a las que obtuvimos el año pasado en el P30 Pro, y en un día intenso llegaremos a las 7 u 8 horas de pantalla, según el brillo de la misma y el tipo de apps usadas.

EMUI 10.1 se estrena, pero seguimos sin apps de Google

Va a ser prácticamente imposible no hablar de la carencia de las aplicaciones y servicios de Google cada vez que analicemos un terminal. Por eso decidí hacer un vídeo en el que explicaba cómo había sido mi día a día con un terminal de Huawei sin estas apps durante una semana.

En esta ocasión la sensación similar, con una excepción. Como necesitaba el correo electrónico, configuré mis tres cuentas en la aplicación de correo que tiene preinstalada el terminal. Podría haber elegido otra, pero esta viene de serie y funciona. Si tenéis uno de estos modelos de Huawei sin las apps de Google, también podéis usar AppSuche.

Dejando eso aparte, EMUI 10.1 trae algunas novedades positivas, y otras que no lo son tanto. Entre las primeras está la nueva gestión de la multitarea, que pudimos probar en el Huawei Mate Xs, con una barra que aparece si deslizamos desde un lateral de forma prolongada. Ahí podemos poner accesos a las apps que más usemos.

Además, en la multitarea veremos un nuevo icono en algunas ventanas, en forma de cuadrado. Esto implica que podemos ponerla como elemento flotante en la pantalla.

También hay mejoras de software en la aplicación de cámara, como la que nos permite eliminar los reflejos de las fotos o borrar personas que no queremos que aparezcan, y que han salido por error.

En la parte negativa hay que destacar una modificación del sistema que hace que si tenemos el modo No Molestar activo se quede una notificación permanente en la cortina de notificaciones. Sé que es algo que afectará a pocas personas, pero cada vez somos más los que usamos este modo en todo momento, y esto ocupa un espacio inutilizado para otras cosas.

También hay novedades en la interacción del móvil con el PC, como la posibilidad de gestionar llamadas y videollamadas si tenemos un ordenador de Huawei, pero esto no lo hemos probado.

Huawei P40 Pro: conclusión

Analizar un terminal de Huawei hace que tengamos siempre una suerte de deja vu con respecto al modelo anterior, al menos desde hace un año.

La ausencia de aplicaciones de Google y de sus servicios hace que sea difícil recomendar un terminal de esta empresa dado el enorme mercado que hay. No son pocos los rivales que intentan arañar ventas a costa del que es uno de los mayores fabricantes del mundo.

Dicho eso, me he encontrado personas que utilizan terminales con Android en España sin usar los servicios de Google en absoluto. Es cierto, serán una minoría, pero teniendo en cuenta que yo mismo he estado una semana sin usarlos sin mayor perjuicio, creo que no hay que descartar esta posibilidad de forma instantánea.

Más allá del software, el Huawei P40 Pro tiene aún margen de mejora. El doble altavoz es ya una obligación en un dispositivo de este precio. El rendimiento, siendo muy bueno, no es el mismo que en los móviles de la competencia. Algo parecido pasa con la pantalla, que es mejor que la del año anterior, pero que no está a la altura de la de los mejores móviles de otras firmas.

Este es un móvil que destaca en los dos aspectos en los que Huawei quiere que destaque: el diseño y la fotografía. Con respecto a lo primero, estamos ante un móvil muy cómodo en la mano, no demasiado grande y justo en el límite del peso que no debe rebasar para no ser incómodo. Y el acabado trasero es llamativo y esperamos que sea copiado. Y, personalmente, también espero que lo sea la parte delantera con esa cuádruple curvatura.

En el apartado fotográfico estamos sin duda ante uno de los mejores móviles del año. Sí, Google siempre sigue siendo mejor procesando las imágenes y el vídeo de Apple es difícilmente igualable. Pero a mí me llama la atención que Huawei haya conseguido mejorar al P30 Pro y al Mate 30 Pro. Y que encima lo haya hecho en un único móvil.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Experiencia gaming al máximo
Análisis Nest Audio
Probamos Genshin Impact en Android
Análisis Samsung Galaxy Z Fold 2
Exprimiendo la cámara de vídeo del OPPO Find X2 Pro
Análisis Motorola Moto G9 Plus
Análisis Ecovacs Deebot N3 Max
Análisis Poco X3 NFC
Opinión OPPO Watch
Probamos el Samsung Galaxy Z Fold 2 5G, el mejor plegable del mundo
Análisis Nubia Red Magic 5S
10 trucos y consejos para las notas de voz de WhatsApp
Análisis OnePlus Nord
Análisis ASUS ROG Phone 3
Análisis Google Pixel Buds 2

Lo más visto

Cómo ver el historial de notificaciones en Android
Cómo hacer llamadas y videollamadas en WhatsApp usando Google Assistant