Análisis del Black Shark 3: uno de los mejores móviles para jugar

Análisis del Black Shark 3: uno de los mejores móviles para jugar

Analizamos el Black Shark 3, uno de los últimos móviles gaming en llegar a España. Merece la pena este terminal incluso si no somos jugones.
7/06/2020 a las 19:33 UTC · Ivan Peñalba Solís

Hemos pasado varias semanas jugando con el Black Shark 3, uno de los últimos móviles gaming en llegar a España, un móvil que es de los mejores especializados en videojuegos, pero que por sus características técnicas tienen mucho más que ofrecer.

Dadas sus características y precio, este móvil puede incluso ser una gran opción si no juegas en el móvil, aunque requiere comprender mejor sus virtudes y defectos. Te contamos nuestra experiencia de uso.

Características técnicas Black Shark 3

  • Procesador – Qualcomm Snapdragon 865 de ocho núcleos.
  • Memoria RAM: 8/12 GB.
  • Almacenamiento.
    • Interno: 128/256 GB.
  • Gráfica: Adreno 650.
  • Pantalla.
    • Tamaño: 6.7 pulgadas.
    • Resolución: 2400 x 1080 píxeles.
    • Tasa de refresco 90 Hz.
    • Tipo: AMOLED
    • Soporte HDR10+
  • Cámara trasera.
    • Resolución:  64 Mpx + 13 Mpx (gran angular) + 5 Mpx (sensor profundidad)
    • Otros: LED Flash.
  • Cámara delantera.
    • Resolución: 20 Mpx
    • Apertura: f/2.0
  • Puertos:
    • Conector USB Tipo C.
    • Sensor de huellas óptico en pantalla.
    • Jack de auriculares.
  • Conectividad: 5G, 4G,  WiFi 6, Bluetooth 5.0, GPS, GLONASS…
  • Otros: Cuatro zonas sensibles en la pantalla, altavoces estéreo, sistema de refrigeración líquida
  • Batería:
    • 4.720 mAh
    • Carga rápida de 65 W
    • Carga magnética de 18 W
  • Sistema:
    • Versión de Android: Android 10.
    • Capa: JoyUI, basada en MIUI 11.

Un diseño deportivo que combina lo mejor de ayer y hoy

Una de las características que definen a los móviles gaming son los diseños de carácter llamativo. En este tipo de terminales no es una prioridad conseguir un diseño fino, elegante y ligero. La razón se debe a que para conseguir ofrecer horas y horas de juego sin inconvenientes se requiere un mayor sacrificio en términos de componentes.

Esto hace que de primeras, los móviles de estas características se sientan más grandes y pesados. Esto se nota en el primer momento que utilizamos el terminal, el cual se siente como un gran bloque.

Más allá de las consecuencias ocasionadas por los singulares requisitos, tenemos también líneas agresivas. Sus marcos metálicos no son circulares, sino planos con aristas que dan uno toque más industrial.

La parte traseta es singular, al combinar crisal con líneas metálicas y un diseño simétrico entre las cámaras y el puerto de carga magnético. También se aprecia el logo de la compañía con un led retroiluminado que puede cambiar de color o directamente apagarse.

Además del puerto de carga no olvidamos el puerto USB C.

Algo que destaca de su diseño es la parte frontal, y es que tenemos dos altavoces: uno de ellos se encuentra en el borde inferior.

Y el otro en el superior con una gran sorpresa, y es que este móvil no intenta llevar el mayor porcentaje de pantalla a cualquier coste. Aquí no tenemos experimentos extraños como un notch, cámaras motorizadas susceptibles de averías o agujeros en la pantalla. Un marco ligeramente mayor y espacio para la cámara y un segundo altavoz de calidad. Un diseño que si bien sigue menos las tendencias, aquellos que busquen disfrutar de la pantalla para jugar y multimedia lo van a agradecer mucho.

Lo único que no nos gusta del diseño es que al usar el mando diseñado en exclusiva para este móvil perdemos acceso a los botones y jack de auriculares. Un fallo que puede llegar a molestar cuando juguemos con mando.

La máxima potencia y un software diseñado para el gaming

El Black Shark 3 cuenta con el procesador Snapdragon 865, 8 o 12 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno. A nivel técnico no se le puede reprochar nada, y es que no sólo cuenta con el procesador más potente que se puede tener actualmente en Android, sino que además cuenta con un sistema de disipación térmica especial para mantener una temperatura más fresca.

La mayoría de juegos los mueve sin despeinarse a su máxima fluidez, con excepción de Fortnite. A pesar de que el hardware está preparado para llegar a las 90 imágenes por segundo (como por ejemplo, el OnePlus 8) y es más potente que muchos móviles capaces de jugar a 60 imágenes por segundo, pero en este terminal está limitado a 30. La razón se debe más a una certificación de la propia Epic que las capacidades técnicas del dispositivo.

Respecto al software, Black Shark ha realizado un importante cambio en su sistema operativo, y es que si bien en las dos primeras generaciones disfrutábamos de una versión limpia de Android con algunas modificaciones, con este móvil han decidido dar un cambio radical que para nada nos esperábamos.

Ahora JoyUI no está basada en Android puro, sino en MIUI. Se trata de un movimiento muy extraño, ya que insisten de forma continua que no son una marca de Xiaomi, y en cierta medida el uso de una versión limpia de Android marcaba esa diferencia. Si te gusta la capa de personalización de Xiaomi, esta capa tiene todas las funciones que podrías esperar, además de un añadido extra de interés.

El añadido más importante sobre el sistema es el propio espacio de juegos, donde en cada título podremos acceder de forma granular a una serie de opciones con una herramienta llamada Gamer Studio. Este modo cuenta con 6 secciones para configurar nuestra experiencia de juego.

  • Rendimiento: Podremos gestionar cuantos recursos quieres que el sistema destine a los juegos. Dependiendo del tipo del juego, podremos utilizar la máxima potencia o bien mantener un rendimiento más moderado. No existe una única opción correcta, ya que en el máximo rendimiento gastaremos más batería, mientras que otros modos nos permitirán jugar más horas a cambio de renunciar a la máxima potencia. Según el juego y la cantidad de horas que queramos jugar sin pasar por el enchufe elegiremos un modo u otro.
  • Pantalla: Podemos elegir la tasa de refresco y ajustes de calidad para que el juego se vea mejor.
  • Sensibilidad táctil: Podemos anular los toques involuntarios en el borde, además de ajustar otros parámetros táctiles.

  • Audio: Aquí personalizaremos la experiencia de los altavoces, además de tener la opción de silenciar el micrófono de juego mientras estamos en llamada.
  • Red: Ajustes para dar prioridad en la red a los juegos y evitar el tan temido lag.
  • Otros: Efectos de iluminación LED en la parte trasera.

Incluso si no vas a jugar, todas estas características te interesan

Los móviles especializados en los videojuegos suelen apuntar a un sector que no piensa en la elegancia o en las características premium, sino que lo apuestan todo al motor, a lo técnico. Si puede mejorar la experiencia de juego, debe estar en la lista de deseos.

Puesto que los videojuegos son una tarea demandante en recursos, el móvil debe de ser potente, pero además debe estar bien refrigerado para que el rendimiento no decaiga y la batería debe de ser excelente para no quedarnos fuera de juego a mitad de tu partida. La pantalla tiene que ser de gran calidad, los altavoces deben de ser excelentes y no podemos renunciar a la calidad de sonido y latencia con auriculares, por lo que aquí el jack es imprescindible.

Todos los requisitos que hacen que un móvil tenga una experiencia magnífica en los juegos contribuyen directamente al resto de aplicaciones y uso que puedas tener con un smartphone. Si en las tareas más demandantes cumple sobradamente, en el resto de tareas es excepcional. Como puntos extra:

  • La calidad de la pantalla es magnífica: Tenemos un panel AMOLED muy bien calibrado en colores, brillo y contraste, además de contar con una tasa de refresco de 90 hercios y herramientas para reproducir vídeos a este nivel de fluidez.
  • Los altavoces enamoran: Son dos altavoces frontales con una de las mejores calidades que puedes esperar.
    • Más datos sobre el sonido: Tenemos jack de auriculares con soporte para Hi-Res Audio, un gran punto a favor para los entusiastas de la música.
  • La batería dura los días más exigentes: Puedes pasar más de 5 horas jugando y seguir teniendo carga para lo que queda del día.
    • El cargador incorporado de 65 W es capaz de cargar la batería del 15 al 100% en aproximadamente media hora.
    • El cargador magnético de 18 W se acerca más a la hora y media, aunque emite menos calor y es más apropiado para jugar mientras cargas el móvil.

  • Las cámaras son lo suficientemente buenas como para que no sientas que estás renunciando a una buena cámara por tener un buen rendimiento. Entre el sensor de 64 Mpx y las capacidades de las cámaras de MIUI, los resultados son satisfactorios, con gran nivel de de detalle. Al igual que muchas cámaras de Xiaomi, los colores verdes de las plantas y el azul del cielo es a veces exagerado.

Un elenco de accesorios que amplían la experiencia de juego

Una parte crucial en la experiencia de los móviles gaming son los propios accesorios que el fabricante o incluye o vende por separado, caso de este Black Shark 3. El punto fuerte de los accesorios diseñados por el fabricante es la propia integración que tiene el móvil con ellos.

El más importante sería el mando, un mando que ya habéis podido ver en varias fotografías durante la review, pero que merece la pena hablar más sobre él. Incluye 4 botones, un joystick y los botones L y R. Son algo más pequeños que los de un mando convencional de consola. La sensación al utilizarlos es excelente, botones de muy buena calidad.

El mando tiene un raíl para acoplarse y desacoplarse a un clip. Si bien la mayoría de ocasiones va a estar acoplado al clip, es un punto positivo para poder usarlo en la mano mientras el móvil está en una base.

El botón verde que incluye es un acceso rápido al modo de configuración del mando. Para cada juego podemos establecer que el joystick o los botones toquen una parte de la pantalla táctil, ideal para aquellos juegos que tienen botones en pantalla pero no aceptan el uso de mandos.

Algo que no nos ha gustado del mando del Black Shark 3 es que sólo incluye mando izquierdo y no derecho. Teniendo en cuenta que se trata de un controlador de 60 euros, nos parece que lo justo sería que incluyese dos mandos. El equipo de Black Shark indica que en sus análisis los jugadores preferían utilizar únicamente el izquierdo, pero en ese caso puedes tener los dos y simplemente no conectar el derecho.

Otro accesorio que nos ha llamado la atención es el ventilador Pro. Este ventilador tiene la particularidad de funcionar por alimentación de corriente a través de un puerto USB C, lo cual exige estar cerca del enchufe. Si enchufamos el ventilador por un cable al móvil este le dará alimentación para funcionar, incluso el propio software lo reconocerá, por lo que habría sido genial que la caja incluyese un cable muy corto para conectarlo al móvil, un gran error.

En cuanto está encendido, el ventilador emite luz LED RGB y empieza a moverse. El propio flujo de aire hace que su base de goma pase a estar muy fría, base que es la que entrará en contacto con la superficie del móvil, manteniendo una temperatura óptima.

Por último hemos podido probar un cargador magnético. Es mas lento cargando que el cable USB C incluido, pero la conexión es más conveniente si quieres jugar y cargar el móvil a la vez, dejando el puerto USB C libre y calentar menos el móvil durante las partidas.

Un gran móvil para jugar y mucho más que jugar

En un momento en el que la mayoría de móviles insignia han subido el precio, el Black Shark 3 se posiciona entre los móviles más baratos con la máxima potencia. Se trata de un móvil que no solo es excelente para jugar, sino que sus características principales contribuyen a tener una gran experiencia multimedia o una batería muy buena para aquellos que buscan exigir lo máximo al móvil durante el día.

No es un móvil perfecto, ni mucho menos. Su tamaño y peso hacen que no todo el mundo vaya a poder manejar el móvil con la máxima comodidad, aunque tampoco se aleja mucho de otros terminales del estilo.

En términos de diseño es un móvil con aspecto deportivo que tiene varios aspectos diferenciales, como un gran porcentaje de pantalla sin experimentos de notch, agujeros o cámaras retráctiles, así como mantener características como el jack de auriculares en un equipo de alta gama. Son detalles de carácter conservador que siguen teniendo un público, y si estas preferencias tienen importancia para ti, el Black Shark 3 es un móvil a considerar.

Como aspectos que no nos han gustado tanto está el cambio del sistema a MIUI (que por mucho que le den un nombre propio, es MIUI con algunas características enfocadas al juego) o las cámaras, que tienen un nivel de calidad que está muy bien para ser un equipo que no está especializado en fotografía pero que dista de la calidad de terminales como los Pixel o Galaxy que se pueden encontrar en este rango de precios.

El Black Shark 3 es un móvil único con sus más y sus menos, y ese factor hace que merezca ser considerado. Si cumple con tus criterios no te vas a arrepentir.

Black Shark 3 128 GB por 579 euros en Amazon.

Nota: Algunos de los enlaces a tiendas de este artículo contienen código de afiliación. Con ellos apoyas nuestro trabajo a la vez que confirmamos que son tiendas fiables y con garantías. Tu no pagarás más y tampoco comprometemos nuestra neutralidad en las elecciones de enlaces.

Mostrar comentarios
Vídeos El Androide Libre
Análisis Zepp E
Experiencia gaming al máximo
Análisis Nest Audio
Probamos Genshin Impact en Android
Análisis Samsung Galaxy Z Fold 2
Exprimiendo la cámara de vídeo del OPPO Find X2 Pro
Análisis Motorola Moto G9 Plus
Análisis Ecovacs Deebot N3 Max
Análisis Poco X3 NFC
Opinión OPPO Watch
Probamos el Samsung Galaxy Z Fold 2 5G, el mejor plegable del mundo
Análisis Nubia Red Magic 5S
10 trucos y consejos para las notas de voz de WhatsApp
Análisis OnePlus Nord
Análisis ASUS ROG Phone 3

Lo más visto

Mi móvil se descarga rápido: cómo solucionarlo
Xiaomi Redmi 9: todo lo que sabemos antes de su presentación